Simple Minds, la banda británica formada a finales de los 70, salió anoche al escenario, rodeada por una iluminación cuanto menos psicodólica, para mostrar ante un público entregado que la energía que le caracteriza no se ha apagado con el paso del tiempo. La formación, sobresaliente en la vertiente del rock, sorprendió a los asistentes, que desde el primer tema no dudó en levantarse para acompañarles con cada melodía.

El público pudo disfrutar de sus grandes clásicos que durante décadas además de deleitarlos con temas tan delirantes como “Don´t you ( forget about me)” en el que la gente coreó y movió los brazos de principio a fin, o “Sanctify youself” y“ Alive and Kicking”.

// IMÁGENES //

Fuente | Avory International

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.