Llenar el Palacio de los Deportes de Madrid según están las cosas es muy dificil y solo está al alcance de muy pocos. Siempre que se hacen conciertos en recintos tan grandes como lo es el recién nombrado BarclayCard Center de la capital, siempre nos esperamos grandes shows con unas puestas en escena y cambios de vestuario inimaginables. Todo esto era así hasta que llegó la magía de Ed Sheeran y lo cambió por completo.

El pasado martes, el cantante inglés se subió el sólo al escenario con su guitarra, su voz y un juego de pedales con los que iba grabando y lanzando los ‘loops’ a medida que el mismo se grababa para hacerse los coros e ir lanzándolos con sus pies mientras cantaba encima de ellos.

Con este show y canción tras canción, dejó al público madrileño hipnotizado. Alrededor de 11.000 personas coreaban sus canciones, miles de voces en las que se veían reflejadas las historias con las que él, iba coloreando con su voz.

Ed se desprendió de su coraza de chico timido en ‘Give Me Love’, dónde ejerció de rapero mientras que con los pies cambiaba a su gusto la base y hacía enloquecer a las fans de las primeras filas cada vez que se subía a los altavoces más próximos al público.

 

Nadie quería que aquel chico pelirrojo abandonara el escenario, pero todo lo bueno tiene un final, asi que Sheeran puso la guinda y deleitó al público con ‘Sing’, uno de sus temas más conocidos y así, abandono el escenario mientras la gente seguía coreando uno de los temas más sonados.

En el mundo habrá cientos de miles de chicos y chicas con sus guitarras componiendo y cantando pero solo uno tiene la valentía de ir recorriendo escenarios de toda Europa, subirse  solo e ir haciendo verdadera música en directo y él es: Ed Sheeran.

Redacción: Nuria Arévalo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.