Tres conciertos rockearán Barcelona a principios de marzo a golpe de metal y decibelio. Con riff power y gesto fiero. Tres conciertos coproducidos entre Houston Party y To Be Confirmed.

A saber y empezando por el final: Baroness (8 de marzo, Apolo), Deafheaven (2 de marzo, Apolo) y Marching Church (1 de marzo, Fredonia). Baroness (estadounidenses de Savannah, Georgia, formados en 2003) y su ecléctica manera de entender el metal, abrazando tonos afilados de las tendencias del siglo XXI, así como el rock progresivo, el stoner y la sinuosidad melódica, tienen identidad propia. Y sobre todo en 2015 la han atrapado.

Se palpa de principio a fin y mejor que nunca en su nueva entrega, “Purple”, donde el heavy muestra un carácter cósmico pero con un sentido del drama muy convincente, de pies en el suelo. Álbum de grandes ambiciones, como si fuera su equivalente a los Metallica de “Black”, y que también contiene sus riffs más complejos hasta la fecha y apela a la épica sin olvidarse de lo emotivo. Dicho de otro modo: diez canciones que apuestan por lo grandioso pero no ofrecen ni una nota ni un gesto de más.

Por su parte, Deafheaven, californianos de San Francisco, aterrizarán en Barcelona con un black metal experimental que se sale del canon establecido. Formados como dúo en 2010, se han colocado al frente de esa estampida musical y lo han hecho con tics que se apropian del shoegaze, desprendiendo una calidez poco habitual en el terreno que transitan. En sus canciones se percibe un barniz emocional que contrasta con la temática de muerte y desesperación habitual en sus colegas de partida. Debutaron con un EP sin título el mismo año en que se crearon y al siguiente, convertidos en quinteto, sacaron su primer LP, “Roads To Judah”. Para el segundo, nuevo cambio de formación, pasando a trío. Se tituló “Sunbather” y vio la luz en el verano de 2013.

Su tercer álbum, “New Bermuda”, ha salido en octubre de 2015 en el sello Anti. Más feroz y endemoniado, ha bajado el listón experimental para subir el de la intensidad. Su obra más arrolladora. Finalmente,Marching Church, originalmente un proyecto en solitario de Elias Bender, el cantante de Iceage. De ahí ha derivado en una banda al completo, uniéndose a Elias dos componentes de Lower (Kristian Emdal y Anton Rothstein), uno de Choir Of Young Believers (Cæcilie Trier), uno de Hand Of Dust y Sexdrome (Bo. H. Hansen) y otro de Puce Mary (Frederikke Hoffmeier). Currículums contrastados. Vendrán a presentar el álbum “This World Is Not Enough”, que se publicó en marzo de este año.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.