Una reunión de amigos tras años distanciados. ¿Qué podría salir mal?

Pero, ¿y si esos amigos son de la conocida generación de los “millenials”? El 50% de los miembros de esta generación se describen a sí mismos como políticamente independientes, y cerca del 30% declara no estar afiliado a ninguna religión.

No obstante, esta “des afiliación” no significa apatía cívica: se involucran en los temas de debate candente sobre las políticas de gobierno en curso, emiten su opinión comprometida y la difunden en las redes sociales, y representan un gran número de activos votantes en los comicios cuando llega la hora de sufragar.

Una generación que soñaba y soñaba, pero que todo sueño lo arrebató la crisis económica y ahora no saben dirigir su futuro. Se les ha ido de las manos.

Una reflexión sobre esta generación a través de la historia de 5 amigos, que tras cinco años sin verse se reúnen en lo que en principio será una “simple cena de reencuentro”. La historia está dividida en 5 actos (cómo no) y un epílogo final de la mañana siguiente a la reunión, a la fiesta, mejor dicho.

Sus vidas han cambiado, sus cuerpos también…y sus pensamientos aún más si cabe. Una embarazada que no sabe qué hacer cuando nazca su pequeño, un escritor homosexual enamorado de su amigo, un amigo indeciso y muy sexual, una empresaria en bancarrota, y una cornuda muy divertida.

Una “bienvenida” algo desconcertante en la que todos parecen esconder algo, el “vermut”, la “sobremesa”, la “procesión”…pero todo “se le va de las manos”.

Sus sueños se han truncado y sus problemas pueden más que las ganas de cambiar el mundo, pero ¿qué futuro vamos a dejar a las próximas generaciones?

“Todo va bien”, “todo va bien” pero la verdad es que ya nada es lo que parece, y sus sueños ya se han convertido en pesadillas, truncadas por la cruda realidad.

Me dio por escribir sobre este tema en 2012, con 26 años, un momento en el que personalmente (por mi mismo y mis amigos) empezó a hacer mella el efecto de la crisis y tenía esa necesidad vital de hacer un repaso. Quería saber hacia dónde iba y hacerme eco de la situación que veía en mi entorno. Estábamos perdidos laboralmente y no sabíamos cómo adaptarnos a este mundo”, explica Víctor Sánchez, director de la obra y dramaturgo.

Se estrenaba ayer, 15 de Febrero en el Teatro Lara “Nosotros no nos mataremos con pistolas“, una obra que te invita a reflexionar sobre los problemas del mundo, problemas que “hay que mirar a la cara” aunque pienses que quizá no vayan a cambiar, porque las cosas son como son…Y que podrás disfrutarla del 15 de febrero al 30 de marzo, de lunes a miércoles, lunes a las 20h y martes y miércoles a las 22h.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.