La banda vallisoletana hizo temblar el recinto ferial de San Nicasio el pasado viernes 14 de octubre ante los  leganenses que celebraban alegres unas de sus fiestas locales.

Celtas Cortos nació hace ya treinta años como respuesta a las tantas injusticias sociales de las que la población era testigo. Esta banda decidió dar voz a toda la gente que, aun sabiendo lo que ocurría, sentían impotencia ante la incapacidad de cambiar las cosas. ¿Su objetivo? Ellos mismos nos lo explican en su canción No nos podrán parar: “Seguiremos insistiendo en que el mundo hay que cambiar. Si siguen así las cosas, la tierra va a reventar”. Poco a poco consiguieron que cada vez más gente se sintiera identificada con sus letras, siempre teniendo como armas principales la ironía y el buen rollo.

celtas-cortos-10Y estas mismas armas son la que usaron para conquistar a su público en esta ocasión. Comenzaron con un tema instrumental con su característico estilo celta para irnos concienciando de que Celtas Cortos venía con más fuerza que nunca, y nos iban a hacer bailar hasta no poder más. Con su segundo tema, El marinero borracho, dejaron claro que pensaban darlo todo durante las dos horas siguientes de concierto. Y para rematar su entrada triunfal, el tercer tema no fue nada menos que Haz turismo, una de las canciones con más fuerza y espíritu reivindicativo de la banda. Le siguieron temas de su último disco, Contratiempos.

Jesús Cifuentes, el cantante del grupo, no sería él si no fuera por sus característicos discursos de denuncia social, y de esta forma esta vez quiso llamar la atención sobre la barbaridad que estamos cometiendo dando la espalda a los miles de refugiados que llegan a Europa a diario con el objetivo de huir de las guerras. Así fue como introdujo El emigrante  que, aunque compuesta hace dos décadas, desafortunadamente sigue siendo el pan de cada día. “Un dios maldijo la vida del emigrante, serás mal visto por la gente en todas partes. Serás odiado por racistas maleantes y la justicia te maltrata sin piedad.”

Le siguieron muchas otras canciones que ya resultan clásicos en la trayectoria del grupo, como Tranquilo majete, Retales de una vida o Skaparate nacional. Cifuentes hizo hincapié en lo triste que es que 25 años después de componer estas canciones sigan teniendo tanta vigencia. También resaltó que no podemos conformarnos con echar la culpa a los políticos, porque a fin de cuentas somos nosotros los que los elegimos.

20161014_234824A lo largo del concierto los músicos estuvieron acompañados por cuatro bailarinas que consiguieron provocar la envidia del público con sus ágiles y coordinados pasos de baile celta que muchos intentamos imitar sin demasiado éxito.

El punto álgido del concierto llegó con su conocidísima canción 20 de abril, que hizo saltar y gritar a todos sin excepción de edad o condición. Para finalizar el concierto con la misma fuerza con la que había comenzado la banda tenía reservada dos de sus canciones más famosas, La senda del tiempo y, finalmente, Cuéntame un cuento. Como es tradición, los Celtas se despidieron del público bailando con ellos al ritmo de la música disco. Habían demostrado una vez más su talento, esfuerzo y fuerzas inagotables que les han hecho permanecer en el panorama musical desde hace treinta años.

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.