El auditorio de Starlite Festival se entregó por completo anoche a una de las voces más importantes de la música popular, Art Garfunkel, el que fuera una de las mitades del mítico dúo Simon & Garfunkel. El artista norteamericano, en plena forma a pesar de sus casi 76 años, desplegó un amplio repertorio con la misma personalísima y desgarradora voz que envuelve de magia y calidez todas sus letras.

Los acordes de “The Boxer” sirvieron para arrancar el concierto y para comenzar una historia musical que se sucedió en escena con “Perfect Moment”, “A heart in New York” y la tan conocida “All I know”, para después seguir con temas como “Side of a hill”, “Bright eyes”, “For Emily” o “Kathy’s song”, entre otros.

El veterano artista, quien confesó que donde verdaderamente se siente a gusto es “sobre el escenario”, salpicó sus interpretaciones con poemas escritos por él mismo a lo largo de toda su vida. Así repasó momentos entrañables de su existencia como cuando vivió en Londres y París y actuaba de músico callejero o cuando se iba a dormir siendo un joven estudiante escuchando el tema “Good night my love”, con el que emocionó al auditorio de Starlite.

Uno de los momentos más especiales que se vivieron en el auditorio de Starlite fue cuando sonó “Sound of silence”: “Aquí está la canción que cambió mi vida entera”, adelantó en español un entregado Garfunkel.

Con más de 40 años de carrera a sus espaldas y muchas tablas sobre el escenario, Garfunkel –a quien Neil Strauss describió como “bello contratenor” en The New York Times- desarrolló un concierto muy especial que trasladó al público a las décadas de los 60 y 70.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.