Llegó el estreno de “Rabia” y el consecuente caos. Para muchos una nueva forma de hacer ficción en España. Arriesgando. Venciendo miedos. Para otros, un error con mayúsculas. Y es en estos casos en los que uno debe plantearse si la crítica llega por ser un producto que nos venden desde Mediaset o porque sencillamente estábamos hablando de una serie española. Con eso de lo malogrado que está el ser un producto de ficción español. Lo peor que ese sentimiento de ‘basura’ sigue llegando desde la época del destape. No somos capaces de superar nuestro pasado y valorar positivamente todo lo que estamos haciendo.

RABIA-PATRICIA VICO4 [MEW Magazine]

“Rabia” no es lo mejor de nuestra ficción. Tampoco lo peor. Es un producto arriesgado que toca muy bien las teclas necesarias para plantear abiertamente que sí, que podemos ir más allá de lo que estábamos haciendo. Podemos arriesgar y vencer aquello que creíamos inalcanzable. Que hay cosas a mejorar, por supuesto. Quizá podemos mejorar el guión, los efectos especiales, el atrezzo, el maquillaje o el casting para tener una mejor selección de actores. Pero, quizá, lo que haya que valorar es el esfuerzo común de todos ellos de apostar por algo que ni siquiera los canales televisivos estaban dispuestos a desarrollar. Porque nos cuesta confiar. Sobre todo en nosotros mismos.

RABIA-GRUPO [MEW Magazine]Pero la crítica del público, esa parte que se jacta de ver solo producto norteamericano y aprovechan los estrenos de nuestra televisión para ponerla a caldo, fue un tanto avasalladora, colocando el espejo de lo extranjero, de aquellos que lanzan superproducciones y que cuentan con presupuestos diez veces mayores que los nuestros. Y que conste que esto no es un alegato por lo patrio, sino por intentar ensalzar los cambios que queremos hacer. Por dar ese toque en la espalda que resulta tan necesario. La apuesta del futuro. La nuestra.

¿’Cuatro’ el mejor canal para ello? Seguro que sí. Un canal diferente. Un espacio que muestra algo más de lo que tenemos. Va más allá de la ficción cómoda. Esa que vemos que triunfa claramente en países como el nuestro y hacemos lo mismo. Incluso esa copia barata de enganchar idea, modificar cuatro aspectos y vender que la idea llevaba años en nuestros bolsillos. Que de esas haberlas hay las.

Luego ya si la audiencia acompaña o no es otro cantar. “Rabia” quiere tocar esa tecla de tema diferente, de lo que se mueve en masa en Norteamérica pero aquí, el público aún sigue siendo más fiel a lo antiguo, a esa época perdida de TVE y su “Cuéntame” .

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.