A ratos nos acompaña la suerte y un día cualquiera, de esos en los que nuestra agenda no está remarcada, aparece en tu puerta un nuevo libro, de un escritor nobel. Revisas un poco la información que te adjuntan y ves que se trata de un chico joven que ha cosechado un buen público por redes sociales y un blog muy personal.

el chico de las estrellas_ilustracion

De primeras te da un poco de miedo adentrarte en la lectura porque no sabes qué es lo que te vas a encontrar. Si es de esos nuevos autores que llegan al mercado por moda o si es uno de esos autores que llegan al mercado porque tiene en su escritura cierto duende.

Chris Pueyo lo tiene. Es de los segundos. De esos escritores que te enganchan con la primera frase y no abandonas el libro hasta leer la última palabra. Y cuando llega esa última palabra… desearías dar marcha atrás en el tiempo y volver a leerlo con esa pequeña incertidumbre de lo que será para volver a terminar conquistado.

‘el chico de las estrellas’ es un canto a la honestidad. A la transparencia. A mostrar el corazón tal cual es. Sin utilizar un lenguaje confuso. Ni mucho menos complicado. Se trata de un texto claro, rápido y divertido. Y, en ocasiones, doloroso.

«No te puedo pedir que no llores, pero espero que sonrías muy pronto.»

Nos habla de emociones. De sentimientos. De los recuerdos malos, de los errores que cometimos a sabiendas que eran un error y de esas personas buenas que siempre nos acompañan. Que nos sobrarán dedos de una mano para confiar pero que valen un tesoro.

el chico de las estrellas [MEW Magazine]‘el chico de las estrellas’ nos hace un recorrido por su vida. Detalla sus miedos, la ausencia de una madre, el temor a reconocer quienes somos en realidad, el calvario de ser diferente en un colegio que se hace pasar por ciego, la amistad, la suerte de contar con un ángel de la guarda o ‘La Dama de Hierro’, que viene a ser lo mismo. Nos planta con lágrimas en los ojos el sufrimiento de un niño maltratado, bejado y olvidado. Nos busca la sonrisa con instantes inolvidables junto a ‘La Arquitecta de Sonrisas’ y ‘La Chica del Reloj de Pulsera’. Y nos deja muy claro que este libro es para valientes. Para los que son capaces de finalizar el libro reconociendo que todos hemos pasado alguna vez por alguna de esas situaciones complicadas de la vida. Que tenemos miedo al futuro, a la soledad, y que no cuesta tanto decirlo y gritarlo. Que es mucho más fácil si reconocemos quienes somos y a donde queremos ir. Reconocer nuestros sueños, afrontar nuestras inquietudes y pelear por un futuro que no nos lo pondrá nada sencillo. Y que nadie consigue nada, sentado en un sofá, esperando a la vida.

Pero lo que más te llamará la atención es la inteligencia que muestra Chris Pueyo para mostrar su relación con ‘La Mujer de las Velas’. El equilibrio descrito entre el dinero invertido en una psicóloga y la capacidad de ir reconstruyendo un puzzle del cual se han arrancado ciertas piezas que amedrentran y no le permiten continuar. Adentrándose en el interior, rascando aquello que duele y exponiéndolo con valentía hasta ese instante en el que debe volver a caminar solo.

‘el chico de las estrellas’ es auténtica pureza, sin disfraces que atenúen el miedo a enfrentar nuestros temores, nuestras debilidades.

Chris Pueyo te pedirá que seas su duende y terminarás agradeciendo ser su confidente.

«El primer día que nos conocimos te pedí algo… te pedí que me recordaras solo si me lo merezco. Te pedí que me leyeras despacito y fugaz. Que me dejaras entrar, pero no me invitaras a dormir…»

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.