Al llegar al cine mis expectativas eran más bien bajas. Una historia dramática cuyo protagonista era uno de los personajes más destacados del panorama humorístico español. Eso no podía acabar bien. Sin embargo, me equivocaba. Ya sea por el increíble papel de los actores, las horas de trabajo que se podían entrever en la elaboración del guión, la manera en la que la historia había sido narrada o quizá el hecho de que se trataba de una historia real. No sé exactamente qué fue, pero algo captó mi atención desde el primer momento y antes de que me pudiera dar cuenta sentía en mis propias carnes la impotencia ante la enfermedad, el espíritu de lucha y la tensión que vivían los personajes de esta historia.

Sinopsis

100 metros es una historia de superación que guarda un mensaje muy claro en su interior: rendirse no es una opción. Basada en la historia real de Ramón Arrollo, la trama narra la vida aparentemente normal de un trabajador que pasa los días entre la oficina y su casa con total monotonía. Un día, su cuerpo empieza a traicionarlo y, tras un primer ataque, los médicos le diagnostican esclerosis múltiple. Lo que al comienzo supone un shock tanto para él como para su familia acaba convirtiéndose en un verdadero reto personal. Cuando todo el mundo parece convencido de que en un año no podrá caminar apenas 100 metros, Ramón se propone algo totalmente absurdo: hacer un Iron Man, una de las pruebas deportivas más duras del planeta. Como dijo Einstein: “No sabía que era imposible, así que lo hice”.

El director

“El mundo está lleno de gente extraordinaria capaz de hacer cosas inimaginables”. Son palabras del director y guionista de esta película, Marcel Barrena. Un día se propuso dar voz a alguna de esas historias que, aunque reales, parecían pura ficción. Impulsado por este propósito realizó su primer documental, “Món Petit” (Mundo pequeño), que narra la historia de un joven que, en silla de ruedas y sin dinero, viaja por el mundo solo desde los 14 años con el objetivo de llegar a Nueva Zelanda.

Tras darse cuenta de que este film ayudaba a la gente y les hacía contemplar el mundo de otra manera, a Marcel se le ocurrió enzarzarse en un proyecto mucho más ambicioso. Con ayuda de la productora Filmax se propuso llevar a la gran pantalla la historia de Ramón Arrollo. Como él mismo dice, el resultado fue “un director novel trabajando con una productora especialista en terror con los dos actores más famosos de la comedia actual haciendo un drama, con toques de humor, sobre una enfermedad degenerativa”.

Una historia real

Ramón Arrollo acogió este proyecto con las manos abiertas. Desde 2012 él y su familia habían intentado dar visibilidad a la llamada “enfermedad de las mil caras”, pero nunca pensaron ser capaces de llegar tan lejos. “El que hagan una película inspirada en nuestra historia no puede menos que superarnos”, dice Ramón. Él siente que este director y la productora eran los únicos capaces de transmitir su historia de manera real, sin tragedias pero sin caer en la frivolidad.

Además, Filmax acudió a ellos para pedirles consejo y opinión y dejándoles, en definitiva, que participaran de manera activa. Ramón afirma que gracias a 100 metros han podido sobrellevar los malos momentos, ya que han recibido la mejor de las medicinas por parte del equipo: el respeto y el amor.

Los actores

534472Dani Rovira es el encargado de dar vida al personaje de Ramón. Tras llegar muy alto en el mundo de la comedia, Dani apuesta por un giro radical en su carrera artística. Si hasta entonces había conseguido arrancarnos carcajadas hasta el punto de hacernos llorar de la risa, ésta vez conseguirá que derramemos lágrimas, pero utilizando para ello una herramienta muy distinta. Aunque sin perder del todo su espíritu cómico, Dani Rovira consigue demostrar mediante este drama que es capaz de llegar más allá.

Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, Dani comenzó su carrera artística habituando bares y cafeterías, donde se dedicaba a contar monólogos. Más tarde consiguió subir a las tablas de los escenarios, hasta llegar a colaborar en programas televisivos como Estas no son las noticias o El Club de la Comedia. Su verdadero reconocimiento llegó con su papel protagonista en la que sería su primera película, 8 apellidos vascos. Debido al éxito y la acogida que recibió este filme, Dani fue galardonado con el Goya al mejor actor revelación de 2015. A partir de ese primer impulso, comenzó a formar parte de más proyectos cinematográficos, como es el caso de Ahora o Nunca.

Encargada del papel de Inma, la mujer de Ramón, encontramos a Alexandra Jiménez. Esta actriz zaragozana comenzó destacando como bailarina de ballet, convirtiéndose en una profesional a los 15 años y llegando a formar parte del Ballet Nacional de Cuba. Sin embargo, debido a una lesión en el tobillo, Alexandra decidió probar suerte en el mundo del arte dramático. Comenzó a ser conocida por su papel como África en la serie Los Serrano. Ha formado parte de gran cantidad de series y películas españolas, entre las que destacan Spanish Movie y Las brujas de Zugarramurdi. Además, ha sido presentadora de El club de la comedia estos últimos dos años.

Encarna el papel de Manolo, el suegro del protagonista, Karra Elejalde. Este actor, director y guionista ya actuó de suegro de Dani en Ocho apellidos vascos. Su infancia tuvo lugar en un contexto del teatro vasco independiente, donde formó parte de distintas compañías. Ha recibido dos Premios Goya a Mejor interpretación masculina de reparto: en 2010 con También la lluvia  y en 2014 con Ocho apellidos vascos.

Además de muchos más actores profesionales, la película se caracteriza por haber incluido como extras personas que realmente sufrían Esclerosis y otras enfermedades, especialistas y neurólogos del Insttut Guttman y profesionales del “mundo Iron Man”. Como dice el director, “miles de personas participaron en el rodaje por amor al proyecto”.

Amaia Montero en la banda sonora.

La canción origina de la banda sonora de 100 metros ha sido compuesta por Lucas Vidal. La conmovedora letra unida a la increíble voz de Amaia Montero consigue poner los pelos de punta a todos los espectadores. Esta canción, cuyo videoclip en youtube supera las 600.000 visitas, ya se puede escuchar no solo en la película, sino también en distintas emisoras de radio.

En definitiva, 100 metros es una película que habla de la superación y la importancia de creer en uno mismo. En un mundo en el que nos hallamos sumidos en una constante crítica y una generalizada visión negativa, este proyecto consigue transmitirnos esperanza y nos obliga a dejar de lado todo tipo de excusas. Porque, si Ramón Arrollo consiguió hacer un Iron Man ¿Quién no puede llegar a cumplir sus sueños si realmente se lo propone?


Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.