Cepeda. 11 de Marzo de 2019. Teatro Nuevo Apolo. Madrid. La primera de las tres noches con Sold Out en la capital. ¡Quién se lo iba a decir! Seguramente si le hubiesen detallado el futuro mientras peleaba por salvarse de una nominación más, se hubiese reído. Así como solo sabe hacerlo él. Con su ironía. Porque la vida le ha enseñado a enfrentarse así. A pelear así. Y el que quiera estar a su lado, bienvenido sea. El que no, hace tiempo que la puerta está entreabierta. 

Ya lo dijo nadie…que hay una fórmula secreta para conquistar al público. Y esa fórmula desconocida se mantiene siempre fiel a sus principios. Y no hace falta llegar hasta el final de un programa de televisión  para llegar al corazón del público. Del Real. Del que compra los discos. Del que va a los conciertos. Del que permanece a pesar de las pautas del destino.

Cepeda nos enseñó que hay que caer mil veces y permanecer inquebrantables. Porque cuando menos te lo esperas llega la vida y te da de bruces con tu sueño. A la caída 1001 llega la oportunidad. En ese momento cuando creías que era tu última cuenta atrás. Mostró verdad y lo demás llegó porque era hora de llegar.

La química de Cepeda con su público

Si algo destacan los directos de Cepeda es la química con su público. Fiel. Eterno. Hay una maravillosa comunicación entre ambos. Es como una comunión. Un idioma aparte. Algo mágico. De esas conversaciones extrañas, peculiares, adorables y envidiables entre dos partes que se adoran y que quieren estar ahí, al lado del otro, pase lo que pase.

A veces pedimos la luna a los artistas. Más que cantantes deben ser estrellas del circo, dando mil vueltas, a fogonazos de luces sin vida, cuando un micrófono, de pie, a susurros, desnudo…ofrece mucho más. Y te da mucho más.

Fotografías de Cepeda en el Concierto de Madrid

*Todas las fotografías realizadas por Ana Markez Photo

**En unas horas actualizaremos la crónica y las fotografías.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.