Cuando una mujer deprimida sufre un robo en su casa, encuentra un nuevo sentido a su vida persiguiendo a los ladrones junto a su peculiar vecino.

‘Ya no me siento a gusto en este mundo’ es el debut de Macon Blair como director; suyo es también el guion de esta película de Netflix. En el reparto, Melanie Lynskey es la estrella y está bien respaldada por secundarios archi-conocidos como Elijah Wood. En poco más de hora y media, cada uno demuestra que sabe bien cómo cumplir con el papel que tiene.

Da la sensación de que Macon Blair tenía muy claro desde el principio qué quería contar, con quién quería contar para contarlo y cómo tenía que hacerlo para que fuera efectivo. Acompañar a Melanie Lynskey, Ruth en la cinta, en su deprimente e inocente día a día hasta que sucede el incidente es uno de los movimientos cinematográficos que más me han agradado en los últimos meses. A partir de ahí, todo lo demás llega rodado; es fácil que pronto te encuentres dentro de la vida de esta enfermera.

Y una vez que estás dentro no quieres salir, porque ‘Ya no me siento a gusto en este mundo’ resulta ser un entretenimiento que goza de esa dualidad tan magnífica de lo que es absurdo pero al mismo tiempo no lo es.

Rescato un título de lo más interesante, porque no se me va de la cabeza: ‘Kiss Kiss Bang Bang‘. La rescato en estas líneas porque en la primera mitad de ‘Ya no me siento a gusto en este mundo’ he pensado en ella en un par de ocasiones, y porque nunca pierdo oportunidad de recomendarla. Tienen un corte similar, y creo que sus intenciones son más o menos semejantes. El poso que dejan ambas películas también lo es, y son una buena prueba de cómo esta especie de subgénero del que no se habla mucho cuenta con grandes aciertos en su haber.

Esta película termina siendo de una violencia absurda, pero no molesta ni extraña. La historia presentada es tan absurda que es real, porque el ser humano es absurdo, así que no cuesta creérsela. Ni siquiera cuando lleva al espectador por caminos difícilmente imaginables al principio. No es que sorprenda, porque no hay un golpe de sorpresa grande en ningún punto, y esto es también positivo: permite al espectador seguir la trama con una atención similar en todo su metraje, lo que lo vuelve de alguna manera más cercano. Ah, y también es divertida.

Una agradable sorpresa. Está disponible en Netflix.

Sobre El Autor

Periodista. Escritora. Feminista. Se me da bien enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Marvel, Tolkien, ASOIAF y más. Libros, cine, viajes.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.