Quién nos iba a decir hace un año que íbamos a estar viviendo bajo el embrujo de Alba Reche. No podríamos describirlo de otra manera, porque eso es lo que ha hecho con nosotras: hechizarnos, en el mejor de los sentidos. Conseguir que una sola nota se convierta en un sueño. Devolvernos las ganas de volar a través de la música.

Alba, con su voz y su personalidad, ha conseguido que millones de personas esperen impacientes el lanzamiento de algo suyo. Queremos, ¡necesitamos!, algo suyo. Hasta que llegue, y llegará para quedarse, no podemos hacer otra cosa que repetir en bucle esas interpretaciones que ya tenemos con nosotras, que tenemos desde hace tiempo, y que no podemos dejar marchar. Interpretaciones que recordaremos siempre, porque nos acercaron a su hechizo o nos dejaron definitivamente prendadas de él.

De ella. De Alba. De una artista tan diferente como especial, tan talentosa como carismática, tan comprometida, cercana y valiente que solo podemos estar a sus pies. Recordad a nuestro lado todo lo que ya nos ha dado, ¡y preparaos para todo lo que está por venir!

Creep. Hay quien sigue preguntándose por qué Alba no es la ganadora; no queremos entrar en este debate, entre otras cosas porque lo encontramos sin importancia. Alba ganó con actuaciones como esta, con la que nos demostró a todos que es tan especial que con una sola canción es capaz de transmitir un sinfín de emociones, sentimientos y sensaciones. Vamos a recordarla siempre.

Je Veux. Con la misma presencia y la misma ilusión de siempre se presentó en ‘OT Fest’ para alegrarnos el mes de julio, el verano y la vida. Echábamos de menos la excelencia de su voz y ese francés que nos conquistó desde el principio. Echábamos de menos su personalidad sobre un escenario, y nos encantó comprobar lo mucho que ha ganado en seguridad, y la gran admiración que cada vez más despierta en el resto. Si queréis saber cómo nos comportamos durante la actuación, solo tenéis que fijaros en Natalia: fue nuestra gran representación ahí.

La Flaca. Hablando de seguridad, y rescatando la palabra «sensualidad» para que Alba se la quede para siempre, recuperamos esta actuación en ‘La mejor canción jamás cantada’ y aprovechamos para poner por escrito que Alba es única. No creemos que exista otra igual. Tampoco la necesitamos: la tenemos a ella, para siempre, y todavía no nos hemos acostumbrado a su existencia.

She used to be mine. No podemos decir que esta fue la actuación con la que entendimos todo lo que es Alba Reche, pero sí la recordamos como un gran golpe sobre la mesa por su parte. La sensibilidad en su voz, ¡esa excelencia!, el vehículo de emociones que es esta joven que solo está empezando… Se ha dicho en muchas ocasiones, pero hay que seguir diciéndolo, porque es importante: es increíble la capacidad que tiene Alba de removernos cosas por dentro. El ejemplo de ello, bajo estas líneas.

La llorona. Se ha hablado mucho, mucho, mucho de esta actuación. Es lógico. Durante aquellos días de ‘La llorona’, Alba copó titulares, comentarios y conversaciones. A nosotras se nos sigue poniendo la piel de gallina cada vez que recuperamos estos minutos. Han pasado meses desde entonces, y no hemos vuelto a ver una cosa igual. Es impresionante, impactante y otro ejemplo de lo que Alba es capaz de hacer, en muchos tonos y con muchos sentimientos de por medio. Hay veces que las palabras no bastan, mejor dejemos cantar a Alba.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.