Pocas cosas parecen más apropiadas para las noches de verano que una ficción sobre sirenas. Por eso, entre otras cosas, Cuatro apuesta para las próximas semanas por ‘Siren’, serie original del canal estadounidense Freeform. Antes, en España, hemos podido disfrutarla en HBO.

‘Siren’ está protagonizada por Eline Powell, Alex Roe y Fola Evans-Akingbola, entre otros. Se estrenó el pasado año, con críticas dispares, y tiene en su haber dos temporadas. Es, como decimos, una serie que gira en torno a uno de los seres mitológicos más populares: las sirenas. En esta ocasión, sin embargo, no tendremos una versión de cuento infantil de estos seres que en la serie que nos ocupa se convierten en verdaderos depredadores marítimos, cuyo primer instinto es matar.

La acción se sitúa en Bristol Cove, un emplazamiento imaginario e idílico situado entre los bosques y los mares del estado de Washington (uno de esos escenarios de Estados Unidos en los que siempre merece la pena ambientar historias varias). En esta localidad hay leyendas que hablan de tiempos en que las sirenas no pertenecían únicamente al imaginario popular: eran tan reales como los propios humanos. Un extraño suceso ocurrido en los primeros compases y la llegada al pueblo de Ryn (Eline Powell) cambiará por completo la visión de las cosas.

El punto de partida no es malo: la revisión del mito de las sirenas en ese escenario idílico del que hablamos, tomando además la relación entre el humano y el mar como una de las bases, jugando con el hecho consabido de que el 95% de los océanos están sin explorar y valiéndose de la fascinación que esto siempre ha despertado en los humanos. El punto de partida no es malo, pero ciertas cosas se pierden por el camino.

‘Siren’, en cualquier caso, se deja ver. Sin huir de los clichés propios de las ficciones que buscan entretener por encima de todo y sin profundizar en asuntos de los que el espectador hubiera disfrutado, la ficción se deja ver, moviéndose entre lo sobrenatural y el drama, con capítulos más altos que otros y eternos cliffhangers. No está hecha para todos los públicos, pero es un buen entretenimiento al que recurrir en las noches de verano hechas para relajarse y dejarse llevar.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.