Creo que la mejor manera de defender la existencia y la objetividad de este artículo es dejando claro que no soy especialmente fan de las comedias románticas, a las que recurro algún domingo por la tarde de manera ocasional. No es mi género cinematográfico predilecto, no suelo tender hacia los títulos que se definen como tal si puedo decantarme por otros y tampoco soy de caer en las trampas que nos proponen.

Ahora bien, empiezo a estar cansada de que se desprecie tan a la ligera este género y de que se dé por hecho con tanta facilidad que una película encuadrada en él va a ser automáticamente una mala película. A lo mejor porque estoy cansada de que se reste valor o validez a todo lo que va unido al género femenino de alguna manera, porque, por supuesto, como todo el mundo sabe, las comedias románticas son Películas Solo Para Mujeres (NO, ni siquiera termino de entender de dónde viene esto).

En cualquier caso, porque este último asunto daría para largo, he pasado los últimos días documentándome a este respecto y siento que puedo hablar, con orgullo y de forma rotunda, de diez comedias románticas que merecen la pena. Porque no solo no son Películas Solo Para Mujeres (¡¡¡obviamente!!!), sino que además hay títulos muy buenos que os estáis perdiendo. Quizá después de mi estudio exhaustivo termine siendo fan de verdad; de momento, estoy muy contenta con lo descubierto, y también con lo que ya había visto y he rescatado para estas líneas. Y como tengo que empezar por alguna parte, empiezo por estas, pero vendrán más.

Notting Hill (1999)

La vida de William (Hugh Grant), propietario de una pequeña librería de viajes en el popular barrio londinense de Notting Hill, cambia por completo cuando conoce, por casualidad a Anna Scott (Hugh Grant), la actriz de moda de Hollywood.

La historia, su planteamiento y desarrollo, la banda sonora, las enseñanzas que nos deja, Hugh Grant, Julia Roberts, la gran pareja que hacen, hasta los clichés, que están, por cierto, bien empleados… En fin, ‘Notting Hill’ tiene que encabezar este artículo porque, alguien tiene que decirlo, es la comedia romántica por excelencia.

Love Actually (2003)

Londres, poco antes de Navidad. Mires donde mires, el amor está en todas partes. Te lo demuestran las diez historias, de todos los colores, que nos descubre esta película. Comparte guionista con ‘Notting Hill’: Richard Curtis, que es además el director. ‘Love Actually’ es tierna, divertida, simpática y agradable de ver, aunque tiene sus momentos de drama. Y su dosis de realidad. Repleta, además, de estrellas: Hugh Grant (por supuesto), Emma Thompson, Colin Firth, Keira Knightley, Alan Rickman y un Liam Neeson que no busca venganza sino amor, por mencionar algunos. ‘Love Actually’ es esa película a la que siempre puedes recurrir, sea domingo por la tarde, Navidad o un viernes de verano.

Una cuestión de tiempo (2013)

Cuando Tim Lake (Domhnall Gleeson) descubre que los hombres de su familia pueden viajar en el tiempo, decide emplear este don para mejorar su vida sentimental. Todo parece más sencillo cuando conoce a Mary (Rachel McAdams), aunque tampoco le costará entender que estos “poderes” no podrán protegerle de todo.

De nuevo Richard Curtis en la dirección y en el guion, amén. ‘Una cuestión de tiempo’ es, quizá, la mejor comedia romántica de los últimos años. Por varias razones: los protagonistas, dos grandes intérpretes con mucho encanto, el propio encanto de la historia, lo enternecedor que resulta vernos reflejados en sus deseos y en sus errores, lo divertida que es y la original propuesta de la que parte. Una de mis favoritas, de cualquier género.

The Holiday (2006)

Amanda Woods (Cameron Diaz), una exitosa empresaria americana que tiene una agencia especializada en producir tráilers de películas, acaba de romper con su novio y siente que su vida se derrumba. Vive en el sur de California, y necesita un cambio. Buscándolo conoce a Iris Simpkins (Kate Winslet), una periodista del London Daily Telegraph que vive sola en una casa de campo y que sufre los continuos caprichos de su jefe, de quien está enamorada. Ambas deciden intercambiar sus viviendas durante las vacaciones de Navidad, y con ello empezar una nueva vida lejos de lo que les hace daño.

En primer lugar: la música corre a cargo de Hans Zimmer (alabado seas). Los protagonistas (Cameron Diaz, Kate Winslet, Jude Law y Jack Black) no pueden ser más acertados para contarnos una historia de amor hacia uno mismo y hacia los demás. ‘The Holiday’ tiene todo lo que uno puede esperar de una buena comedia romántica: es capaz de conseguir que el espectador sonría, crea, reflexione y sueñe, al final. Muy bien pensada, escrita y dirigida. Ya es un clásico.

TELEVISION PELICULA THE HOLIDAY Cameron Diaz Y Jude Law

Cuando Harry encontró a Sally (1989)

Harry Burns (Billy Cristal) y Sally Albright (Meg Ryan) son dos estudiantes universitarios que se conocen de casualidad y que, también por una determinada consecución de casualidades, terminan teniendo una relación que recorre diferentes fases a lo largo de los años.

Por seguir hablando de clásicos. Con los protagonistas de esta película vivimos un viaje siempre entretenido, con un guion excelente, emociones y sentimientos universales y una historia sencilla pero inolvidable, que suelen ser las mejores por la cercanía y la realidad que respiran. No ha perdido valor, ni tampoco actualidad, ni mucho menos encanto.

La boda de mi mejor amigo (1997)

Julianne Potter (Julia Roberts) y Michael O’Neal (Dermot Mulroney) han sido mejores amigos desde que el mundo es mundo, pero la vida de ella cambia cuando tiene que afronta sus verdaderos sentimientos y comprende que, en realidad, lleva toda la vida enamorada de él. Y tiene que afrontar estos sentimientos después de que Michael le anuncie la buena nueva: va a casarse. Julianne, entonces, se decide a impedir que esa boda se celebre y a hacerle entender a Michael que están hechos el uno para el otro.

Todos son tan encantadores, tan atractivos, tan eléctricos y están tan en su mejor momento que es imposible no caer rendido ante esta divertida comedia, que además nos ha regalado una escena musical inolvidable (the moment I wake up…). ‘La boda de mi mejor amigo’ es una película perfecta para cualquier momento, y sorprende por varias cosas. Terminas con la sensación de que Julia Roberts (bendita seas) podría detener cualquier boda y planear la suya propia, también en cualquier momento y con cualquier persona que quisiese hacerlo. Bendita sea.

(500) días juntos (2009)

Tom (Joseph Gordon-Levitt), un escritor de tarjetas de felicitación y un romántico desesperado, no puede superar que Summer decida abandonarlo. Tras su ruptura, analiza los 500 días que pasaron juntos, intentando descubrir qué falló. En este proceso y los días que siguen, Tom tiene también que descubrir mucho de sí mismo.

Dos cosas muy buenas de (500) días juntos. En primer lugar, lo bien hecha que está. En segundo lugar, que ahora que empezamos a despertar como sociedad (lo estamos haciendo, ¿verdad?) han surgido debates muy interesantes sobre el malo y el bueno de esta película, sobre el amor y sobre dejar que el amor se vaya. A mí me encanta debatir en torno a esta película y también me encanta verla, porque es una historia que se disfruta con facilidad y que, además, se sale de los moldes que solemos ponerle a este género. Es mucho más de lo que puede parecer en un principio, invita a la reflexión y tanto Joseph Gordon-Levitt como Zooey Deschanel están en estado de gracia.

El diario de Bridget Jones (2001)

Bridget Jones (Renée Zellweger) tiene más de treinta años, muchos complejos, una rutina aburrida y su vida sentimental es un desastre. Con la llegada del nuevo año, se propone adelgazar, dejar de fumar, dejar el alcohol y encontrar un novio que merezca la pena. Así es como afronta unos emocionantes meses en los que se verá envuelta en diferentes conflictos y con el corazón dividido entre Daniel Cleaver (Hugh Grant), su encantador pero irritante jefe, y Mark Darcy (Colin Firth), un tipo aparentemente aburrido que siempre parece saber cómo cogerle por sorpresa.

Por supuesto que ‘El diario de Bridget Jones’ merece la pena. Porque es una comedia romántica propiamente dicha y bien construida, con una protagonista que llega con mucha facilidad al espectador por lo real que resulta, porque es precioso asistir a una pelea entre Hugh Grant (amén) y Colin Firth (amén), y porque entre escena divertida y escena romanticona se esconden reflexiones que todos tenemos que escuchar. Si os quedáis con ganas de más, podéis echar mano del libro.

Crazy, Stupid, Love (2011)

Cal Weaver (Steve Carell), un hombre de cuarenta y tantos años y de carácter tradicional, está viviendo el sueño de su vida: tiene un buen trabajo, una casa bonita, unos hijos fantásticos y está casado con su novia del instituto. Pero su vida se desmorona cuando se entera de que su mujer, Emily (Julianne Moore), le ha engañado y quiere el divorcio. Dispuesto a encontrar de nuevo el amor, pero sin saber cómo hacerlo, recurre a las enseñanzas de Jacob Palmer (Ryan Gosling), un atractivo casanova que lo que quiere es encontrar una chica cada noche… hasta que tropieza con Hannah (Emma Stone).

Otra película de historias cruzadas que destaca por las estrellas que tiene en su reparto y por el ritmo emocionante de su desarrollo, dispuesto para sorprender y contentar (cinematográficamente hablando) al espectador. ‘Crazy, Stupid, Love’ merece la pena porque repasa los clichés de las comedias románticas desde el conocimiento y el humor, porque recurre a la realidad para presentarnos a sus personajes y porque explora muchas emociones sin olvidarse de una cierta melancolía interesante.

A todos los chicos de los que me enamoré (2018)

La vida amorosa de Lara Jean (Lana Condor) se descontrola cuando las cartas secretas que ha escrito a sus enamorados llegan misteriosamente a manos de sus destinatarios.

Porque no estaría siendo fiel al género si no incluyera una película protagonizada por adolescentes en un instituto, y porque me parece un ejemplo perfecto para así hablar de una de las últimas comedias románticas estrenadas. ‘A todos los chicos de los que me enamoré’ es tierna, dulce, divertida y esperanzadora, que creo que es son cualidades que hablan muy bien de una comedia romántica. Perfecta, con todas las letras, para ver una tarde de domingo.

Bonus: ‘Antes del amanecer’ (1995)

La única razón por la que esta película y las que componen esta maravillosa trilogía no está en lo alto de esta lista es porque no la puedo considerar una comedia romántica como tal. Creo que se trata, más bien, de un drama romántico. Pero como me niego a que alguno la eche en falta y me acuse de dejar fuera a la mejor, aquí está el paseo por Viena de Céline (Julie Delpy) y Jesse (Ethan Hakwe), con todas sus reflexiones, sus conversaciones, sus detalles y con todo lo que vino después. Una de las grandes joyas del cine de las últimas décadas.

Sobre El Autor

Periodista. Escritora. Feminista. Se me da bien enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Marvel, Tolkien, ASOIAF y más. Libros, cine, viajes.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.