Si hay una frase por la que se recuerda ‘Héroes’, esa es, sin duda alguna, «salva a la animadora, salva el mundo». El Hiro Nakamura del futuro se lo dijo a un confundido Peter Petrelli, quien necesitaba una misión, pero también comprender qué estaba ocurriendo a su alrededor. Una escena ya mítica, sobre todo para los amantes de la ciencia ficción, que fue precedida de una presentación digna de análisis y de muchos aplausos. 

El primer episodio de la serie de Tim Kring, ‘Génesis’, se emitió por primera vez el 25 de septiembre de 2006, cuando todavía no se había producido el boom seriéfilo definitivo, al cual contribuiría esta ficción. Un primer capítulo en el que su creador nos introduce de lleno en la historia, presentándonos con una maestría increíble las principales líneas narrativas que se desarrollarán en la primera temporada. 

Sólo necesitó en torno a 50 minutos para exponer el principal conflicto, así como para presentarnos a los protagonistas de los primeros compases de la serie y también sus principales conflictos individuales. Todo ello sin que en ningún momento el espectador, al menos en mi caso, se sienta abrumado por un ritmo demasiado vertiginoso o por una lluvia demasiado intensa de datos, nombres y hechos. Al contrario, Tim Kring y David Semel, director de este primer capítulo, logran un equilibrio perfecto entre el contenido de la narración y su ritmo. 

'Héroes'

Todo es posible

Pero más allá del acierto desde la dirección y de la capacidad de su creador de contarnos tanto en un solo episodio, lo que de verdad atrapa de este ‘Génesis’ es la parte de la trama. Así como los mensajes que nos mandan las historias de sus protagonistas. 

En este primer episodio ya somos testigos de los ‘poderes’ o, mejor dicho, las capacidades especiales de algunos de los protagonistas. Vemos cómo una joven animadora es capaz de regenerarse de manera casi inmediata, cómo una stripper tiene una especie de segunda personalidad letal o cómo un político neoyorkino es capaz de volar. Asistimos a un viaje en el tiempo y conocemos a Isaac, capaz de pintar el futuro, pero sólo cuando se encuentra bajo los efectos de las drogas. 

Y, pese a que todo esto sería una locura si lo presenciásemos en la vida real, el mensaje que nos manda ‘Héroes’ es que todo es posible. Que eso que estamos viendo en nuestra pantalla no tendría por qué ser ficción. Porque como dice Mohinder, el ser humano sólo utiliza un 10% de su cerebro, por lo que, en teoría, podemos hacer muchas más cosas de las que hacemos. Un ‘cosas’ abstracto que, sin embargo, acabará descubriéndose con la evolución de nuestra especie, representada en personajes como el de Claire, la animadora más famosa de la ficción. 

'Héroes'

A través del mensaje de Mohinder y de diferentes detalles de cada una de las historias, nos hacen cómplices de esa realidad paralela que podría estar ocurriendo a la vuelta de la esquina. Y, así, con algo tan sencillo como ese dato científico, Tim Kring atrapa a un público que no tardará en plantearse la existencia de personas con estas capacidades especiales. 

Unos mutantes con historias más cotidianas

Siempre se ha dicho que uno de los puntos fuertes de X-Men es, precisamente, que sentimos a los personajes más cercanos que en casos como el de Superman, por poner un ejemplo superheroico. Estamos hablando de seres humanos que han sufrido una mutación genética, la cual ha generado en ellos una serie de características y/o capacidades especiales. En definitiva, lo mismo que ocurre con los protagonistas de ‘Héroes’. 

La inspiración es más que evidente, pero en este caso hay algo que hace que el espectador se sienta aún más cerca de ellos: sus historias. En este primer episodio ya se nos deja claro que los protagonistas van a ser personas como nosotros, y cuando digo nosotros me refiero a todos. Ya en ‘Génesis’ conocemos a una adolescente, a un enfermero que busca su propia vida, a un político neoyorkino, a una madre soltera que se desnuda por internet para sacar adelante a su hijo y a un oficinista japonés que sueña con ser un superhéroe. Todo tipo de vidas y todo tipo de personas, con situaciones y realidades que podemos haber vivido o estar viviendo. 

'Héroes'

¿Qué consigue esto? Que desde el primer episodio, parte de nosotros, esa parte que ama la fantasía y lo desconocido, piense que lo que estamos viendo podría ocurrir en cualquier momento y en cualquier parte del mundo. Y eso es magnético

El verdadero creyente

Por último, no me quiero olvidar de cómo Tim Kring nos presenta ya en este primer capítulo la figura del verdadero creyente, siempre importante en las historias de ciencia ficción, superhéroes, etc. Hiro Nakamura cree en todo momento en los imposibles, sueña con ellos, los busca y los termina provocando. 

'Héroes'

En su personaje, poco a poco, iremos comprendiendo la importancia de creer en uno mismo y de mantener la esperanza, sin la cual todo se vuelve muy oscuro. Esperanza que todos los personajes de ‘Héroes’ necesitarán para luchar contra el miedo a lo desconocido, el cual provoca su rechazo. 

Ya desde ‘Génesis’, especialmente en el personaje de Claire, podemos comprender por dónde va a ir uno de los principales conflictos de la serie, que vendrá acompañado de un villano que, por desgracia, tarda un poco en aparecer en escena. 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.