Tras el éxito de OT17 era lógico pensar que al menos habría una nueva hornada en un OT18. Así fue. Con sus más y sus menos problemas los nuevos 16 concursantes llegaron con un aire nuevo. Ofreciendo diferencias bastante palpables y buscando un hueco. Porque cuando algo triunfa nuestra mente tiene la maldita manía de comparar. Y en la comparación es donde perdemos cualquier perspectiva. Ellos no serán nunca OT17 pero es que tampoco lo necesitan. Y así lo demostraron sobre el escenario del Wizink Center en Madrid. El concierto OT18 de anoche da comienzo a su gira nacional.

38 canciones después, afirmo que OT18 tiene un magnífico directo. Que este show está inmejorablemente cuidado. Que la elección de los temas ha sido más que acertada. Que el público se volcó con cada uno de ellos. Y esto último es lo más importante. Porque es aquí y no tras una pantalla tonta donde descubriremos lo que ellos son: artistas. No lo olvidemos nunca. Porque entrar en un programa de televisión no te convierte en marioneta y mucho menos en SIMS que puedes monitorear a tu antojo y gustos personales.

This Is Me, el comienzo de OT18

Todo comenzó con ‘This Is Me’. Una canción llena de unos principios que sería esencial que todos anotásemos y nos repitiésemos al despertar y al irnos a dormir. Qué importante es no juzgar. Y no utilizar las redes sociales para ello. Y no volcar tu odio allí, ni tu mal o asqueroso día. Que importante es el respeto. Admitirnos. Aceptarnos. Y que nadie nos señale. Que maravilloso sería que estas nuevas generaciones abanderasen lo único que nos hace libres: el respeto y la empatía.

Tras un comienzo emocionante fuimos testigos de la alegría de María, sobre un escenario soñado, dando pie a la fiesta de la noche y presentando a su compañero Alfonso. Alfonso que llegó como un huracán. Arrasando con todo. Porque la vida hay que vivirla y si es con una sonrisa, mucho mejor.

Joan apareció con un sorprendente aplomo. Guitarra en mano. Si Alfonso había dado pie a esos temazos bailables que íbamos a poder disfrutar, Joan llegó para decir que el contraste entre fiesta y emoción iba a ser trepidante. Como una montaña rusa de la cual, a pesar de los vértigos, no quieres viajar. Y volverías a repetir y repetir y repetir.

Después apareció la palabra Cáncer sobre el escenario. Qué verdad más grande Dave. Cuánto miedo da esa palabra. Cuántas personas intentan no pronunciarla nunca sin darse cuenta que siendo valientes es cuando el cáncer decide salir corriendo. Y junto a él, Julia. La voz más tierna y emocional. La capacidad de transmisión es primorosa. Una caricia absoluta.

Y volvió a salir María al escenario. Acompañada de Famous. ¡Y qué decir! María es una estrella. Debería perpetuarse sobre un escenario. Que nunca baje porque como ella disfruta, disfruta el público. Qué manejo, qué soltura y qué alegría. 

África se mereció un OT18 mejor

África llegó con su solo. Y ese momento me hubiese encantado tener a mano una hoja de reclamaciones y denunciar a aquellas personas que decidieron expulsarla de OT18. Lo que perdimos África. Y te pido disculpas en nombre  de esas personas que no supieron entenderte. Ni tu humor. Ni tu ironía. Ni tu forma de ser. Porque lamentablemente nunca nos paramos a pensar. Y etiquetamos. Y hacemos daño. Porque nos creemos con el poder de decidir sobre el otro. Y tú, África, te mereces un mundo. Un mundo cargado de música. De escenarios. De sonidos y de emociones. Un mundo rindiéndose a tus pies. Que tu voz sea eterna y que podamos verte conquistando todos los escenarios del universo.

Una vuelta por el escenario con el poderío de Alba y Noelia dieron paso a Damion. Te tendrían que haber dado más y mejores oportunidades. Lo demostraste sobre el escenario del Wizink Center. Que esta gira sea la llave que te de el salto a lo que quieres hacer: arte. Un año puede cambiarte la vida. Porque la música siempre encuentra el camino a casa. Y tú eres casa para la música.

De una balada eterna dimos un salto de altura junto a Natalia que se llevó una gran ovación en cuanto el público vislumbró su sombra. Y con ella, Famous. Siempre han sido y serán uno de los mejores dúos de la edición. Porque se complementan. El escenario es pura química. Y ambos se profesan la seguridad de que el número saldrá clavado. Esa misma seguridad que muestra el público cuando los ve sobre el escenario.

Sabela, Marta y Marilia

Íbamos calentando motores y de pronto comenzamos a ver los solos de Sabela, Marta y Marilia. Fue gratificante. Porque pudimos encontrar sobre ese escenario a tres mujeres que, si les dan la oportunidad, pueden conquistar nuestros escenarios desde hoy y hasta siempre. Sabela, con un manejo impresionante de escenario. Soltura y solvencia. Magistral. Marta, como un león mostrando su reino. Que sea algo maravillosamente perpetuo. Y mirándonos a los ojos. Marilia, con una dulzura natural que genera un cosquilleo especial en nuestro estómago. Eres la inocencia que nadie deberíamos perder nunca.

Después caminamos entre las chicas cocodrilo donde casi se hunde el Wizink Center gracias a Miki y Carlos Right. Dimos un salto con Dave, una nueva aparición grupal y el primer solo de Alba Reche. Me hubiese gustado escuchar más tu voz y menos la música. Que te hubiesen puesto un ambiente mucho más íntimo. Y poder descubrir a susurros y de nuevo por qué es tu tema favorito. Espero que durante el desarrollo de la gira puedas disfrutar de esa oportunidad porque tu voz y un piano es lo único que necesita esa joya. Tu voz, un piano y miles de móviles iluminando tu magia.

A todo esto, después de la maravilla de Alba Reche, saltaron al escenario dos enamorados: África y Damion. Nos describieron el amor y el público se emocionó. Recibieron una de las grandes ovaciones de la noche. Porque en una vorágine de canciones nunca está de más hacer un hueco al amor. A todos nos gusta soñar. Y ver cómo se sueña. Anoche os vimos soñar juntos y fue tan tierno como el aleteo de una mariposa.

Carlos Right, siempre querremos más

Carlos Right es el claro ejemplo de si tienes un sueño, cree, confía y lo conseguirás. Es tan solvente en el escenario… Lo controla tanto… Y encima la cámara lo quiere tanto… En cada una de sus apariciones siempre te quedabas con esa necesidad de volver a verlo. Llegó a OT18 desde el banquillo pero ha demostrado que es titular absoluto. El futuro se está comenzando a teñir con su nombre.

Toxic, el duo femenino de 2018

Era uno de los temas esperados. Es más, fue el primero en confirmarse para la gira, incluso antes de confirmar una gira. Quizá un poco descafeinado. Puede que el escenario no ayudase como tener un plató y poder jugar con mayor tranquilidad. Pero todas esperábamos más. Mucho más. Ahora sólo queda seguir disfrutando del espectáculo y esperar que durante el desarrollo de la gira se pulan esos detalles que hagan de este duo lo que de verdad esperamos.

Julia, la caricia del alma

Julia, si la música decide un día buscar un nombre, debería elegir el tuyo. Contigo hay que cerrar los ojos y desear que nos cantes siempre. Donde sea. En un gran escenario o en una clásica sala madrileña. Lo único que nos dejas claro es que tú voz es única, como el tímido cosquilleo de una caricia perfecta. Porque los años nos han demostrado que lo esencial es tener una voz tan propia que con un simple aliento sepamos tu nombre. Convencidos nos vamos de que tú estarás dentro de ese porcentaje que se mantiene a flote, con contundencia, con unas melodías aplastantes, con unas letras desgarradoras y con una presencia escénica que muchos y muchas desearían. No te deseamos lo mejor porque lo mejor ya eres tú.

La Llorona, el momento de Alba Reche

Que La Llorona es un tema todos los sabemos. Que a Alba le quedaba como anillo al dedo también. Que el público enloqueció, por supuesto. Es realmente necesario, durante estos minutos, prestar atención a lo que ocurre en el escenario. Porque resulta gratificante ver a una Alba Reche que a pesar de su timidez, de su necesidad de introversión, asalta las emociones con perfección. Su nivel de compromiso es altísimo. El homenaje a Chavela Vargas será eterno.

Natalia Lacunza, con nombre propio

Hay momentos en la vida en los que dudas. Dudas porque te dictan muchas expectativas.

La experiencia te ha mostrado que cuando eso ocurre lo mejor es ir con cautela y observar. Así que anoche fuimos con cautela a observar si Natalia Lacunza tiene todo aquello que dictan los entendidos. Y nos fuimos con la contundencia que da un sí. Natalia, tú has nacido para esto. ¡No te vayas nunca! Lo que haces, solo lo hacen los elegidos. Nadie más. Este es tu sitio. No te has equivocado. No sé que tiene Pamplona pero lo debe de tener todo.

No es que seas solvencia o profesionalidad. Es que eres majestuosidad. Y da igual en qué forma aparezcas sobre el escenario. Sola o acompañada. Bailando o a piano. La realidad es que cuando estás ahí, haciendo lo que amas, los demás estamos amando lo que haces. ¡Gracias por ser!

Famous, el ganador de OT18

Famous tiene algo que al otro lado del charco sería éxito en mayúsculas. No es que solvente la voz o solvente el baile, es que se crece. Salta al escenario y su rostro se transforma. Se convierte en estrella. Y mira al público y el público lo mira a él. Y en esa conversación íntima es donde nacen las estrellas. Siendo tan joven ha demostrado que la experiencia no lo es todo. Que el todo es las ganas que le eches a la vida y a las oportunidades que te lleguen.

Y llegó Somos y el Wizink de vino abajo. Su himno. El himno. El que debería ser de todos. Sobre todo por lo necesario que es el mensaje en la sociedad actual. El respeto y la empatía. Esas dos cosas que siempre se nos olvidan. Porque mientas ellos escribían una canción pidiendo cosas que no se deberían pedir, un séquito de personas que se creen perfectas en todas sus formas, se dedicaban a odiar sin medida. Ellos, dieron una lección. Los otros, seguirán odiando porque en el odio encuentran su redención.

La Venda, de OT18 a Eurovisión 2019 por Miki

Este año llevaremos fiesta a Eurovisión. Esa fiesta de antes. Las de los pueblos y las charangas. Con sus saltos y sus gritos. Describiendo lo que somos y lo que nunca deberíamos perder. Y ayer Miki lo enseñó y lo demostró. Y el público no se escondió. Eso es lo que somos.

El catalán salió al escenario con una energía tan positiva y necesaria que solo queda darle las gracias. Por el ímpetu y por las ganas. Porque a veces nos olvidamos que la música es el único idioma que rompe cualquier frontera. Él nos lo quiso recordar. Recordémoslo.

Fotografías concierto OT18 Madrid

Puedes encontrar más fotografías del concierto de OT18 Madrid en el instagram de la fotógrafa: AnaMárkezPhoto