Recomendación Del Día

‘120 pulsaciones por minuto’: un drama íntimo y delicado

0

La importancia de una película sobre el sida

‘120 pulsaciones por minuto’, escrita y dirigida por Robin Campillo, es una película casi en forma de documental. Que mezcla a la perfección la ficción y lo testimonial. Un largometraje que contiene una gran carga política pero que también nos relata una dolorosa, bella y delicada historia de amor. En ‘120 pulsaciones por minuto’ se habla sobre la asociación Act Up París, creada en la capital francesa a principios de los años 90 por un grupo de jóvenes activistas a raíz de la expansión del sida. Con ella lo que pretendían era dar a conocer esta enfermedad al tiempo que trataban de generar conciencia sobre su importancia y su expansión por todo el mundo.

En esta película podemos ver las diferentes movilizaciones y acciones que llevó a cabo este grupo para conseguir legislaciones favorables por parte del Estado. También para promover la investigación científica y la asistencia a los enfermos, la cual era prácticamente insignificante en aquel momento. Nathan, un nuevo miembro de la organización, se quedará impresionado por la gran aportación a la causa y la radicalidad de Sean, que empleará hasta su último aliento en participar en la lucha.

Intensa y cuidando los detalles

En los 90, el sida ya llevaba casi 10 años afectando a la gente. Pero esto no parecía ser algo que importase a todo el mundo. ‘120 pulsaciones por minuto’, sin ser una película perfecta, es una buena forma de dar visibilidad a este tema que incluso hoy se sigue considerando tabú. Robin Campillo aborda la enfermedad con gran precisión y sobre todo con mucha delicadeza y respeto. Un drama íntimo en el que el director demuestra que sabe manejar en todo momento el ritmo dramático de la película, que va aumentando a medida que avanzan los minutos.

Algo a destacar también de ‘120 pulsaciones por minuto’ es que, pese a tener una historia de amor, no se centra solo en eso. Es muy interesante la forma en la que se muestra la gran responsabilidad política. Puesto que, en un tema como la falta de información, y, sobre todo, la ausencia de soluciones, es el Estado el máximo responsable. Una película que pretende concienciar en cierta manera sobre esta enfermedad. Así como sobre el papel que jugaron en su momento la sociedad y el Estado. Pese a centrarse en Francia y concretamente en París, es algo que se puede extrapolar a cualquier otra parte del mundo.

Una narrativa muy cuidada junto a un guion muy trabajado, tan sutil como directo, hacen de ‘120 pulsaciones por minuto’ una película necesaria y muy bien desarrollada. Además, las interpretaciones de los protagonistas, Nahuel Pérez y Arnaud Valois, son tan naturales que en ocasiones te olvidas de que estás viendo una película guionizada y crees estar frente a un documental. Al ser tratarse de una película de conciencia social sobre un tema tan delicado hay determinadas escenas que pueden ser algo duras. Por explícitas. Pero trata de no dejar nada en el aire.

‘¿Y ahora qué?’, el nuevo single de Carlos Baute

Previous article

‘Black Mirror’: sus episodios más oscuros

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up