DestacadosRecapitulamos (Series)Series

‘Criminal’: al servicio de David Tennant

David Tennant - Criminal (2)
0

El primer episodio de la versión británica de ‘Criminal’ fue una especie de exhibición de David Tennant. Lo recupero porque, a cinco días del estreno de la única segunda temporada que tendrá esta serie, me parece interesante lo que puede suscitar un capítulo bien hecho con estas características. Quiero decir: ‘Criminal’ tiene unas características muy concretas. Está rodado en un escenario cerrado, pequeño, que cuenta con dos salas, un pasillo y poco más. Los personajes son escasos, y no compartimos más vida con ellos cuando salen de esas paredes.

Es un interrogatorio, un tira y afloja, una ficción que tiene que sostenerse en los elementos de siempre –guion, dirección, interpretación–, pero de una manera más contundente incluso, pues no cuenta con muchos más recursos ni con un espacio real para desarrollar una historia. Es, lo dicho, un interrogatorio. Y este interrogatorio puede ser un interesante, emocionante y tenso juego de persecución entre el detective y el criminal, o pueden ser cuarenta minutos que pasan desapercibidos. Volviendo a este primer episodio de la versión británica, es casi un lujo para los que solemos empatizar con David Tennant.

Creo que este actor escocés es uno de los más solventes que podemos ver hoy en día, sobre todo en la actualidad de Reino Unido, dado que apenas se ha dedicado a tomar proyectos internacionales. Tenemos ‘Jessica Jones’ (cómo lo tenemos, de hecho), por ejemplo, pero en general ha preferido quedarse en casa. Fue uno de los protagonistas de esa primera temporada de ‘Criminal’, de ese primer capítulo, que va directo al grano y que empieza con él.

Primer plano de David Tennant, silencio, acusaciones, expresiones de apatía, incluso de aburrimiento, y a volar. Casi 45 minutos de interrogatorio que aprovecha para desplegar toda su expresividad, que nunca resulta exagerada sino natural. Dramática cuando toca, tranquila cuando así ha de ser. Este primer episodio, dirigido por Jim Field Smith y escrito por George Kay, gana también mucho gracias a esa dirección, que acentúa cada gesto del intérprete y busca el ángulo exacto para que captemos sus ojos caídos o sus manos nerviosas.

De paseo criminal con David Tennant

Y el espectador puede también revolverse nervioso, bien porque Tennant no habla, bien porque de pronto habla demasiado. En los primeros veinte minutos de episodio solo ha pronunciado dos palabras, no comments. Sin comentarios. En los siguientes veinte minutos, en cambio, es un recital. Y su voz tiembla, sin el acento característico del actor, pero también se alza y se vuelve por momentos un imposible no creerle, porque hay seguridad en esa voz. Seguridad en sus manos, que sabe cómo moverlas, incluso en su postura. Es una exhibición de David Tennant. Una muestra de los lugares interpretativos que puede recorrer y de cómo puede llevar al espectador a través de ellos.

Puede ser un sospechoso sin ganas de hablar, porque sabe que cada palabra pronunciada puede ser utilizada en su contra. Y nos lo creemos. Puede ser un sospechoso que empieza a perder los nervios, que ha escuchado algo que lo conmueve, que lo hace reaccionar, y que toma el bolígrafo como escudo para no decir más de la cuenta. Y nos lo creemos. Puede ser un hombre inocente que no puede más, que estaba asustado, que quería a la víctima y que lamenta lo sucedido, que se retuerce y contiene las lágrimas, y que es incapaz de observar la fotografía de esa víctima. Y nos lo creemos. Puede ser, al final, alguien desconcertado, confundido, a la espera de un veredicto final. También puede estar enfadado, contrariado, puede reproducir en la mirada la violencia de la que le acusan. Y nos lo creemos.

Nos lo creemos todo. Al margen de nuestro propio veredicto o de nuestras sospechas, nos dejamos arrastrar por esos espacios emocionales que crea para un personaje que tiene menos de cuarenta y cinco minutos de vida.

Este primer episodio de ‘Criminal’ nace, crece, se reproduce y muere con sus miradas. Como espectadora, me veo envuelta en una escena hipnótica en la que solo puedo apartar los ojos de él cuando me obligan a hacerlo. Espero cada una de sus reacciones a las palabras que escucha de sus compañeros de escena, busco esto o aquello. Admiro cómo encaja cada emoción en su tono de voz y cómo la expresión en los ojos va cambiando a medida que el capítulo, efectivamente, va evolucionando. Todos los lugares que recorre Tennant en esos cuarenta y cinco minutos en los que está siendo acusado los recorremos nosotros también. Paso por paso. A su servicio.



Este primer episodio de ‘Criminal’, que puede llegar a ser el mejor de todo el repertorio de Europa, únicamente retado por el juego de los alemanes, es el ejemplo de cómo y por qué esta serie podría funcionar. Se necesita que las piezas queden encajadas tomando como medida algo más pequeño que la unidad milimétrica; se necesita que el engranaje de siempre aquí funcione con más precisión que nunca, porque tiene que atraparnos en la primera vuelta, y la primera vuelta apenas dura unos segundos. En esta presentación de la temporada británica, los primeros segundos los ocupa David Tennant. Y el resto es todo suyo.



Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

Caloncho lanza su nuevo tema ‘Luna completa’

Previous article

Brisa Fenoy presenta ‘Déjàvu’, el primer single adelanto de lo nuevo

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up