DestacadosLiteraturaReseñas

Reseña de ‘Bajo el metal’, de Irene Morales

0

· FICHA ·
Título: ‘Bajo el metal’
Autora: Irene Morales
Editorial: La Galera Young
Fecha de publicación: 28 de mayo
Sinopsis: Japón, 2304. Hotaro e Ichiro son dos mecatrónicos de los bajos fondos de la desértica ciudad de Tokio. Su fama de aceptar cualquier encargo, por truculento o retorcido que sea, lleva a un capo de la mafia a proponerles un nuevo y jugoso trabajo: arreglar y actualizar al último neómano del país, un androide ilegal al que planea subastar entre las altas esferas. El problema surge cuando Hotaro, encargado de la actualización de Akaashi, el androide, empieza a sospechar que no solo los pujadores están interesados en el robot y que un solo paso en falso podría desencadenar la destrucción (o salvación) de la ciudad.

En este libro encontrarás: Ciencia ficción, dilemas morales, un Japón diferente, pero que reconocemos por lo real, un universo nuestro pero que la autora ha hecho suyo, emoción

Me encanta leer los agradecimientos de los libros. Me emociona encontrarme con la figura más íntima y más sensible de los autores y las autoras, y me encanta ver la cantidad de gente que tienen detrás, haciendo de este mundo de la literatura un mundo fantástico. Cuando he terminado de leer ‘Bajo el metal’, en realidad no había terminado, porque me quedaba eso, los agradecimientos. Rara vez suelo hablar de ellos, pero en esta ocasión quiero cogerlos como punto de partida para, aunque no forme parte del círculo de la autora, poder decirle desde la sinceridad más absoluta: sí, claro que era una buena historia.

Bajo el metal - Irene Morales

‘Bajo el metal’ consta de 14 capítulos, además de un epílogo. La historia nos sitúa en un Japón que no conocemos, porque no ha existido (todavía); es un Japón distópico, que tuvo que renunciar a los seres inteligentes que los humanos habían creado porque terminaron rebelándose ante la esclavitud a la que les sometieron sus creadores. No conocemos ese Japón, pero podemos visualizarlo con mucha facilidad porque Irene Morales, su autora, la persona encargada de proyectarlo en las páginas, lo hace con mucho acierto. A través de una narración sencilla, pero con detalles muy logrados, y siempre con el mismo tono, entre la esperanza y la amargura, entre la batalla y la tentación de rendirse. Con toques de humor, con personajes bien definidos.

He de reconocer que, sobre todo al principio, la historia se me ha atragantado un poco. En parte por mi culpa, por mi propia incapacidad para concentrarme en lo que estaba leyendo; en parte porque en sus primeros compases puede resultar algo confusa, por los muchos nombres que se manejan, que no se introducen de sopetón sino poco a poco. Pero esto es bueno: el primer capítulo no se limita a contar cosas del escenario en el que está ambientado, nos lo muestra. Eso es bueno, aunque puedas tardar en entrar. Si prestas atención, intuyendo desde el principio que hay una historia ahí, entonces poco a poco entras.

« Si hubiésemos desconectado nuestros sentimientos se hubiera acabado la guerra, sí, pero habríamos vuelto a ser esclavos »

Una vez dentro, he descubierto una historia emocionante, bien narrada y ambientada en un universo plagado de detalles creados por la autora. Siempre bajo la sombra del problema social de siempre -desigualdad, clases, prejuicios- y con muchos misterios rodeando a sus protagonistas. ‘Bajo el metal’ va creciendo en intensidad e interés a medida que avanza, cuando todos sus elementos están definidos y se preparan para hacer camino. Hasta la explosión final, y hasta el epílogo, con el que me he emocionado (sobre todo con ese «y, cuando lleguemos, sea el día que sea, será mi cumpleaños»). Es un libro entretenido, que parte de una buena historia y que se sirve de una buena narración de Irene Morales. Tiene detalles, su escritura, que me han encantado. Detalles que me han hecho que pensar que también de ella quiero leer más.

Los conflictos que plantea

Porque ‘Bajo el metal’ no sólo es un buen entretenimiento, también tiene su parte de reflexión. O, mejor dicho, está construido sobre muchas reflexiones. Sobre todas las acciones planean muchas preguntas, que a veces afectan directamente a los personajes y a veces simplemente terminan por explicar lo que están viviendo. Durante su lectura, he pensado mucho sobre el amor, y sobre la pregunta más evidente: ¿puedes enamorarte de alguien que sabes que no es humano, pero que sientes como humano, como sientes al resto? ¿Cuándo deja de ser cosa y se convierte en alguien?

Y más cosas. He pensado mucho en cómo la humanidad se cree con el derecho de controlar todas las vidas que considera inferiores. Y cómo realmente seríamos capaces de dar sentimientos y emociones a una cosa, para después negárselos porque en realidad esa cosa no es real. ‘Bajo el metal’ es ficción, pero tiene tanto de realidad, y está asentado tan bien en posibilidades, en egoísmos y en egocentrismos, que me ha hecho pensar mucho. Y qué bien que libros así te hagan pensar, además de entretener.

« La verdad es que les daba igual, y eso era aún peor. Akaashi era una máquina que imitaba a la perfección al ser humano. No era real, y eso era aún mejor. Les concedía el deseo que no podían cumplir, el crimen por el que los podrían colgar, la blasfemia que no se atrevían a decir. Era un lienzo en blanco. Era tierra de nadie. Era un robot. Todo lo que quieras hacer. Todo lo que puedas soñar »

El problema social de siempre al que antes hacía referencia. El Japón de la historia está dividido en clases sociales, determinadas por un detalle que no revelaré para no restar emoción a los potenciales lectores pero que, de verdad, qué típicamente humano es todo. Qué humano es fomentar y después rechazar. Qué humano es creerse mejor. Y qué bien escrito está todo esto.

¿A quién puede gustar ‘Bajo el metal’?

‘Bajo el metal’, aunque su introducción sea, quizá, un pelín larga, es una historia entretenida que crece en emoción a medida que avanza, así que puede gustar a cualquiera que esté interesado en la ciencia ficción y los universos distópicos. Irene Morales pone mucho cuidado y mucha atención a los aspectos más mecánicos de la historia, y es otro detalle a tener en cuenta.

En general, en realidad, es una lectura muy para todo el mundo, porque ese universo distópico está creado, como digo, a partir de conflictos y reflexiones muy humanas. Incluso aunque el género no sea tu favorito (y, creedme, es mi caso) puede disfrutarse. Yo lo he disfrutado, y lo recomiendo.

Sobre 5...

4

Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

‘Salvaje’, el esperado debut de Castro Gabbana con Juan Magán

Previous article

Olivia (‘Madres’) y la importancia de saberse querido

Next article

Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up