ActualidadDestacados

Setenta años ya, “jueputa”

0

Más de 25 años han pasado desde la muerte del fundador y máximo líder del Cartel de Medellín Pablo Emilio Escobar Gaviria, también conocido como “El Patrón”, fue un narcotraficante, terrorista, criminal e incluso político mundialmente conocido. Nació el 1 de diciembre de 1949 y falleció el 2 de diciembre de 1993, con 44 años en Colombia.

Procedente de una familia campesina, en la que desde una temprana edad comenzaría a demostrar sus habilidades en los negocios. A finales de los sesenta (con poco más de diez años) inició su vida en el contrabando y a comienzos de los ochenta se involucró en la producción y comercialización de marihuana y cocaína al exterior.

Resultado de imagen de Pablo Escobar

Fue el fundador del Cartel de Medellín, organización que tuvo el máximo control del negocio de la cocaína desde su producción hasta su consumo, controlando más del 80% de la producción mundial de la misma. Escobar, con el cartel, se consolidó como el hombre más poderoso de la mafia colombiana, acumulando una gran fortuna en la que la cifra oscila entre 25.000 y 30.000 millones de dólares.

Volcado hacia el pueblo, Escobar hizo actos de caridad para los desprotegidos, financió planes de desarrollo para los suburbios de Medellín; de esta forma levantó un barrio llamado Medellín sin Tugurios o el barrio de Pablo Escobar, habitado por 780 viviendas unifamiliares que construyó para la gente más necesitada. También construyó espacios deportivos como campos de fútbol, realizó diversas donaciones, etc.

Todos estos actos le facilitaron ganarse al pueblo de Medellín, y con ello obtener los votos que le convirtieron en Teniente de alcalde del Ayuntamiento de Medellín. Además, Escobar ocupó un escaño como representante a la cámara en el Congreso Nacional en 1982. Estaba inmerso en su propio partido político, Civismo en Marcha, del que fue expulsado tras diversas publicaciones en el diario El Espectador sobre las actividades criminales de Escobar; con ello, también perdió su escaño y fue acusado públicamente de sus negocios ilegales. Meses después el director del El Espectador fue asesinado por órdenes de Escobar.

Por otro lado, el mandato de Escobar sobre Medellín fue tan grande que consiguió comprar, policías, políticos o periodistas entre otros. Por otra parte, también contaba con el respaldo de sus sus aliados como Jorge Luis Ochoa, Carlos Lehder y Gonzalo Rodríguez Gacha, contaba con el apoyo de su familia que trabajaba con él, como Gustavo Gaviria, primo hermano de Escobar, y también contaba con el apoyo de sus sicarios.

Tan grande fue su poder que en su negociación con el gobierno para no ser extraditado a Estados Unidos a cambio de ir a la cárcel consiguió que lo reclutasen en La Catedral, una cárcel ubicada en sus terrenos, en la que seguía delinquiendo entre rejas y que posteriormente se dio a la fuga por la puerta trasera de la misma. Tras este episodio, que dejó a las autoridades colombianas en una situación vergonzosa a nivel internacional, se creó con Bloque de Búsqueda para recapturarlo. Tras diecisiete meses, fue rastreado y posteriormente tiroteado en un tejado tras otro intento de huida ante las autoridades.

Exiliados de Colombia, su familia tras el fallecimiento de “El Patrón” vivió una pesadilla. María Victoria Henao, la que fue su mujer, comenzó a suplicar a varias embajadas un visado para poder abandonar Colombia. Diecisiete países la rechazaron por la relación que tenían con el apellido Escobar. Finalmente, fue en Argentina donde encontraron la posibilidad de comenzar una nueva vida dejando atrás su pasado con nombres y apellidos nuevos. Apenas cinco años después, la justicia argentina acusó a María Victoria Henao y Juan Pablo Escobar por blanqueo de dinero y asociación ilícita.

Resultado de imagen de Pablo Escobar

Es un hecho que Escobar marcó un antes y un después dentro de una sociedad a nivel mundial. De él han salido películas como la española estrenada hace un par de años ‘Loving Pablo‘, series como la exitosa y reconocida ‘Narcos’ y con ella la famosa y reconocida frase “Plata o plomo” y libros como son los de su hijo, Juan Pablo Escobar, ‘Pablo Escobar, mi padre‘, ‘Pablo Escobar in fraganti‘, ‘Pablo Escobar, lo que mi padre nunca me contó‘, etc.

Vannia Alvarado

TCM dedica diciembre a los directores de fotografía

Previous article

Premios Goya 2020: todos los nominados

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login/Sign up