El Personaje (Series)Series

Callie Adams, el timón de ‘The Fosters’

0

Callie Adams nos enseñó que la vida puede ser extremadamente cruel. Que nos puede golpear de la noche a la mañana. Que el futuro es un camino incierto del cual no podemos alejarnos. Ni siquiera pensar en un posible escape de última hora. Un personaje con tantas aristas que es capaz de transportarte, a decisiones dispares, en un mismo minuto. Un corazón cargado de espinas como escudo protector. El alma de ‘The Fosters’. Un proyecto que llegó a nuestras pantallas para mostrarnos la necesidad oculta que teníamos de ver historias reales. Con familias actuales. Sin maquillaje de por medio.

Entorno a Callie Adams se teje el mundo. No solo el suyo, sino también el de todos los componentes de la trama. Y puedo decir que nunca un personaje adolescente llevo tal peso de una forma tan generosa y elegante. Alrededor de ella se mueven las vidas. Se mueven las emociones y los sentimientos enfrentados. Ella camina, va ordenando su universo, tomando decisiones y fallando en muchos momentos. Durante todo ese proceso, los personajes van entrando y saliendo. Porque en toda historia hay muchos puntos de vista. Y alguna que otra vida más que es necesaria contar. Como esas madres que ella decide tener o esos hermanos con los que compartir un futuro al cual nunca tuvo permiso a acceder.

Callie Adams nos mostró con una impecable honestidad que hay momentos en los que te destrozas la vida porque tienes miedo. Miedo a tener aquello que te arrancaron abruptamente. Miedo a no poder pertenecer nunca a esa familia elegida a través del músculo que late. Por eso su personaje huye, se pierde y tropieza en reiteradas ocasiones. Como poniendo a prueba ese amor de esa nueva familia. Por eso del temor al arrepentimiento de última hora. Porque la vida es también mucho de eso. De jugar y romperte. De darte la confianza y arrebatarte hasta las entrañas. 

Un sistema de acogida vergonzante

Callie nos fue mostrando un camino tortuoso. Nos colocó en pantalla aquellos temas que no tienen cabida. Y nunca tendrán. Problemas que se ocultan a través de los diversos gobiernos. Instituciones podridas por dentro que no trabajan por el menor, sino para sacar partido de dicho menor. Un sistema de acogida completamente destruido. Un sistema que solo se mueve por el dinero que cada niño aporta a las instituciones y a esas personas que dirigen tales ’empresas’, descuidando su bienestar. Olvidando que hay familias dispuestas a darles ese amor que la vida les ha negado por otro lado. Rozando la crítica más devastadora. Sin miedos. Sin tapujos. Con escenas donde la voz de Callie no se resquebraja. Con pequeños monólogos donde decirte, cara a cara, que las cosas no van bien y que los ricos siempre tienen todas las de ganar.

El uso de las armas, la comunidad LGTBI, los abusos a menores, la violencia de género…fueron parte de ese camino que Callie decidió construir para encontrarse. Para saber a quien quería amar y cómo quería amar. Para ser consciente que la familia, tarde o temprano, ocurra lo que ocurra, también se elige. Que hay personas que un buen día llegan a tu vida y deciden quedarse, siempre, para cuidarte. Que el sistema y los gobiernos fallan y que son las personas del día a día quienes dan sentido a un mundo corrupto.

Las segundas oportunidades existen. Y las terceras. Que cuando encuentras tu gente, hasta lo imperdonable, tiene un hueco en el corazón.

Juice Wrld, el rapero emo que conquistó el mundo con ‘Lucid Dreams’

Previous article

Las cadenas de tv presentan sus nuevas series en exclusiva en MiM series

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login/Sign up