DestacadosEn Profundidad (Música)Música

Juice Wrld, el rapero emo que conquistó el mundo con ‘Lucid Dreams’

0

Los fenómenos son complicados de manejar. De la noche a la mañana, una persona anónima se convierte en el objetivo de todos los focos. Sin tiempo para procesarlo, para comprenderlo y, sobre todo, para preparar lo que viene después. Algo así le debió ocurrir a Juice Wrld el pasado año 2018, cuando su single ‘Lucid Dreams’ comenzó a sonar en todo el planeta y se situó en los primeros puestos de las listas de éxitos de todos los rincones del globo. Su sueño siempre fue la música, pero imagino que ni en sus mejores planes contaba con alcanzar la fama de una manera tan abrupta y global. La magia del siglo XXI. 

Ahora, más de un año después, sus canciones siguen presentes en muchas de estas listas y se ha convertido en uno de esos artistas emergentes a los que no quitar el ojo. Lo bueno de este joven de tan solo 21 años es que parece haber digerido bien ese momento de fenómeno, estableciendo de forma segura las bases de su carrera profesional. Empezar con un empujón tan grande como el que supuso el éxito de ‘Lucid Dreams’ es empezar con un arma de doble filo que el rapero ha sabido utilizar en su propio beneficio. 

Desde que su nombre se colara en el mercado musical internacional ha lanzado un segundo álbum, con el que ha continuado confirmando su éxito -aunque a un nivel más discreto y más razonable- a escala mundial. Para muchos, se ha convertido en uno de los jóvenes encargados de poner voz a los propios jóvenes del momento, como también ocurre con Khalid. Para otros es uno de los principales exponentes de una nueva era para el Hip-Hop, género renacido gracias a los esfuerzos de artistas como Kendrick Lamar, que han liderado y lideran todo un poderoso movimiento en torno a este estilo musical. 

El rapero emo

Así hablan de Juice Wrld. Lejos de otros compañeros de profesión, que generalmente cantan a sus lujos y a sus excesos de manera orgullosa y triunfal, este joven ha apostado por una temática mucho más cercana a sus oyentes. No busca compararse con el resto, sino simplemente cantar lo que siente. Sus canciones hablan de amor y desamor, de miedos, de ansiedad, de adicciones… De todo lo que pasa por su mente y por su corazón, a lo que no pone ningún tipo de cortafuegos. La música le sirve para expresarse, pero también la utiliza como altavoz, para que ejerza de refugio para otros tantos que, como él, viven esas realidades que él canta. 

Él mismo ha hablado en numerosas ocasiones de la función social de su música. No sólo le cura a él en los momentos de soledad, sino que hace lo propio con todos los que la escuchan. Es consciente de la fuerza de este arte, al que ha estado unido desde la más temprana infancia, y busca que su música tenga sentido, sirva para algo, y no sólo para disfrutarla. Por eso habla de lo que hay en su interior, sin miedo a ser juzgado y rompiendo con la masculinidad tóxica que siempre ha estado unida al género en cierta manera. 

De ahí el apodo del rapero emo, más bien una etiqueta de la que sentirse orgulloso. No es pionero en el género, de hecho ha bebido de grandes del mismo como Eminem, pero sí es uno de los grandes exponentes de la versión moderna del mismo. Un estilo que no siempre ha sido tan seguido y admirado como el Hip Hop tradicional, pero que ahora parece haber ganado adeptos. 

Juice Wrld

Rapero y músico

A veces siento que estoy algo obsesionada con los prejuicios, siempre aparecen en lo que escribo y no dejo de reflexionar acerca del poder de los mismos. Supongo que porque están presentes en todas partes. Escribiendo estas líneas, vienen a mi mente los muchos prejuicios que existen en torno a la música urbana y a sus creadores. Parece que cuando hablamos de raperos siempre aparece una especie de desprestigio. Muchos piensan que su música vale menos y que no hay un conocimiento profundo de la materia detrás de sus canciones. De nuevo, juicios tempranos que suelen ser erróneos y que sólo hacen mal. 

En el caso de Juice Wrld, además de ser un gran rapero, con conciencia social y con una sensibilidad única para la creación de temas, es un músico con todas las letras. Ya desde niño, mostró un especial interés por la materia y su madre, siempre preocupada por el destino del pequeño, no dudó a la hora de apuntarle a clases de música, guitarra, piano y trompeta

Detrás de sus versos pegadizos y sinceros hay un joven que entiende la música, que la ha estudiado y que continúa haciéndolo. Un rapero fuertemente influenciado por compañeros del género, como Eminem o Kanye West, pero que también ha bebido de Black Sabbath, Billy Idol o Fall Out Boy. Porque la música está por encima de los géneros para él, así como su labor social, rompiendo una vez más con todos esos prejuicios absurdos de los que hablo. 

Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

Primeras reacciones de los nominados a los Premios Goya 2020

Previous article

Callie Adams, el timón de ‘The Fosters’

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login/Sign up