CineDestacadosEn Profundidad (Cine)

Quién es quién en ‘Mank’: los nombres propios de la película de David Fincher, y de ‘Ciudadano Kane’

0

‘Mank’ está disponible en Netflix, a nivel mundial, desde el pasado vienes 4 de diciembre. La nueva película de David Fincher huye de los juegos mentales y las narraciones complejas. En cambio, nos ofrece un biopic sencillo, elegante e inteligente, compuesto de fragmentos de una vida y conversaciones, que se sirve de flashbacks para contextualizar, del guion para explicar y del carisma de Gary Oldman para terminar de funcionar por completo.

‘Mank’, cuya crítica podéis leer en estas líneas, nos traslada al Hollywood de los años treinta, cuando todavía ‘Ciudadano Kane‘ (1941) no era ni un proyecto. Herman J. Mankiewicz, su guionista, el personaje al que Gary Oldman da vida, estaba rodeado de las personas que más tarde inspirarían los personajes que perfiló en esas doscientas páginas de guion. Durante la escritura de la película, que transcurre en tres meses en una casa aislada para evitar cualquier tipo de distracción, conocemos lo que vivió en aquellos años treinta. El funcionamiento del poder en Hollywood, su amor por el cine, su deliciosa ironía, su irresistible carisma, también su temprana decadencia, sobre todo causada por un alcoholismo y una soledad que nunca dejaría de sentir. Y que más tarde reflejaría en ‘Ciudadano Kane’, en su personaje principal.

Este personaje principal, Charles Foster Kane, ha pasado a la historia del cine como uno de los más carismáticos, misteriosos y complejos de la historia del cine. Por su tremenda construcción y también por la sensación de realidad que transmite. De esto último tiene Orson Welles, director de ‘Ciudadano Kane’, buena parte de culpa, pues con las virtudes tan sobradamente señaladas en el cineasta consiguió que ‘Ciudadano Kane’ se sintiera, por momentos, como un documental. Welles ejecutó bien las primeras ideas de Herman J. Mankiewicz, en cualquier caso, pues la realidad que inspira ‘Ciudadano Kane’ es tal porque, en fin, existe de alguna manera. Porque ‘Ciudadano Kane’ está inspirada en aquello que Mank observó durante una década. Y ahora tenemos, en forma de película, esas observaciones. Repasamos los nombres propios de ‘Mank’, de ‘Ciudadano Kane’ y de, al final, esta historia del cine.


Gary Oldman en 'Mank'

Herman J. Mankiewicz, conocido como Mank, es el protagonista de esta película de Fincher. Nació en noviembre de 1897 en Nueva York, y falleció en marzo de 1953, a los 55 años, en el Hollywood que amó. Durante varias décadas fue uno de los guionistas más reconocidos. Sobre todo por sus compañeros de profesión, pues su carácter ácido, irónico, siempre honesto a sí mismo, causó admiración y estragos en los diferentes círculos en los que se movió. Fincher lo retrata como una persona observadora, y parece que así fue, seguramente la razón por la que consiguió perfilar esos personajes de ‘Ciudadano Kane’. Lo hizo de tal manera que pudieran reconocerse con facilidad, pero captando sobre todo la profundidad que existía en ellos, no tanto sus rasgos más notorios a simple vista.

Mank arrastró durante largos años problemas de alcoholismo, pero no le impidió participar en algunas de las películas más aclamadas del siglo pasado. ‘Ciudadano Kane’ le valió el único Premio Oscar de su carrera: compartido con Orson Welles, mejor guion original de 1941. Su firma la encontramos en otros títulos como ‘Los caballeros las prefieren rubias’ (1953).


Gary Oldman en 'Mank'

Orson Welles (1915 – 1985) no necesita tanta presentación. Reclamado en Hollywood a edad temprana, por haber demostrado su talento como intérprete y como creador de otras realidades, dirigió y protagonizó ‘Ciudadano Kane’ con 25 años. Su aportación en el guion está, sin embargo, más discutida. Y Fincher nos ofrece una versión en la que Welles no contribuyó más que a las correcciones y retoques finales. Lo cierto es que, parece claro, la mala baba de ‘Ciudadano Kane’ pertenece a un solo hombre.

En cualquier caso, Welles es uno de los cineastas más importantes de la historia de Hollywood. A ‘Ciudadano Kane’ la siguieron títulos como ‘El cuarto mandamiento’, apenas un año más tarde. También ‘La dama de Shanghai’ (1947), ‘Mister Arkadin’ (1955) o ‘Sed de mal’ (1958). Su papel en ‘Mank’ es secundario, pero su presencia y su influencia es incontestable. El inglés Tom Burke es el encargado de darle vida.


Tom Burke es Orson Welles

William Randolph Hearst (1863-1951), interpretado por Charles Dance en ‘Mank’, es uno de los personajes más atractivos de la película. No tanto por el papel que tiene en la misma, aunque sí comparte con Mank una escena fantástica en los últimos compases. Una escena que terminó de definir su relación, y que explica el por qué más absoluto de ‘Ciudadano Kane’. Pero es sobre todo importante por el papel que, sabemos, tendrá. Que, de alguna manera, está teniendo, aunque no lo veamos. Y es que William Randolph Hearst es la figura en la que está inspirada Charles Foster Kane, el protagonista de ‘Ciudadano Kane’.

Este magnate de la prensa, que vivió sin escrúpulos, inventando titulares y generando una burbuja de poder en la que se sentía parecido a un dios, sacó a Mank de sus casillas. Y la respuesta a su cruel personalidad la recibió en ‘Ciudadano Kane’, años después de que Hearst lo expulsara de su círculo. Mank retrató en el clásico de Hollywood su personalidad ambiciosa y egoísta, su soledad, para ser un poco justo, y también, parece ser, una de sus mayores vergüenzas: Rosebud. La palabra con la que, al parecer, se refería a las partes íntimas de su amante, Marion Davies. También es la palabra con la que empieza y termina ‘Ciudadano Kane’.


Charles Dance es Hearst

Marion Davies (1897-1961) fue una actriz estadounidense cuya carrera quedó eclipsada por su relación con Hearts. Marion, protagonista de títulos aclamados como ‘Espejismos’ (1928), fue el vínculo más real de Mank con ese círculo de poder de Hollywood. La película de Fincher atrapa una relación basada en la honestidad y el cariño mutuo, un humor y una inteligencia semejante, y una confianza que estuvo presente hasta el final. Pese al retrato que, Marion sabía, realizaba Mank de ambos en ‘Ciudadano Kane’.

Interpretada por Amanda Seyfried, Marion tiene su reflejo en Susan Alexander, la segunda esposa de Kane. Aunque Mank insiste, y nos lo creemos un poco, que no es Marion, sino la imagen que de Marion tenía el público. Es decir: una mujer sin talento que se mantiene en el mundo profesional por la influencia de su marido.


Amanda Seyfried en 'Mank'

Louis B. Mayer (1884-1957), el todopoderoso líder de la Metro-Goldwyn-Mayer, es una de las figuras que salen peor retratadas de esta película de David Fincher. Lo vemos manejando los hilos de Hollywood y de la política de la época a su antojo. Bajando el sueldo a sus empleados y llorando lágrimas falseadas, sin tener ni siquiera el talento necesario para llegar tan lejos como llegó. Sirviéndose de contratos abusivos y las buenas intenciones de las personas para hacer triunfar sus películas. Así vemos a Louis B. Mayer a través de los ojos de Mank, a través de los ojos de Fincher. Lo da vida Arliss Howard.


Arliss Howard en 'Mank'

Irving Thalberg (1899-1936) tampoco sale muy bien parado en ‘Mank’. Se nos presenta como un tipo controlador, también sin demasiados escrúpulos, que impuso su modelo y su autoridad en el Hollywood de los años treinta. Bien: así fue. Irving Thalberg, en cualquier caso, tenía también muchas virtudes, y son señaladas por el mismo Mank. A él se refiere como un hombre inteligente, y los recuerdos que llegan hasta nosotros es que fue apodado The Wonder Boy, por la capacidad que tuvo para seleccionar y producir éxitos. Considerado por muchos el primer gran productor de la historia, se asoció pronto con Louis B. Mayer, de ahí la enemistad que le unió a Mank. En nuestras pantallas es Ferdinand Kingsley.


Ferdinand Kingsley en Mank

Rita Alexander, Lily Collins, es uno de los personajes más importantes de esta historia porque fue la secretaria personal de Mank durante muchos años. Su testimonio fue recogido por la crítica de cine Pauline Kael en ‘The Citizen Kane Book’, libro publicado en 1971 en el que se reflexiona sobre la autoría de la película. Es uno de los primeros ensayos en los que se apuesta por Mank, con este testimonio de Rita Alexander, como el verdadero guionista de ‘Ciudadano Kane’, relegando a Welles a un segundo plano.


Lily Collins en 'Mank'

Por último, y aunque su presencia sea también sobre todo secundaria, está la figura de Joe Mankiewicz, el hermano pequeño de Mank. El que sigue sus pasos, y espera parecerse a él. También pegarse a su sombra para aprender y para escalar en el mundo del cine. Mank lo llama Joe, nosotros lo conoceríamos como Joseph Mankiewicz. Director y guionista, en su filmografía encontramos títulos tan importantes para la historia del cine como ‘Eva al desnudo’ (1950), la ‘Cleopatra’ (1963) de Elizabeth Taylor o ‘El día de los tramposos’ (1970). Interpretado por Tom Pelphrey, es cuanto menos curioso asistir a sus primeros pasos y conocer la relación que le unió a su hermano, Mank.


Tom Pelphrey en Mank

Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

Rescatando ‘Outlander’ – 1×08: a ambos lados

Previous article

VII edición de Inverfest con 21 actuaciones por delante

Next article

Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up