DestacadosLiteraturaReseñasSin categoría

Reseña de ‘El bosque de los niños fantasma’, de Isabel Fernández Madrid

0

· FICHA ·
Título: ‘El bosque de los niños fantasma’
Autora: Isabel Fernández Madrid
Editorial: Hela Ediciones
Fecha de publicación: septiembre de 2019
Sinopsis: Axel Belrose está encerrado desde hace tres años. Lo único que sabe es que son sus poderes los que lo mantienen con vida y que cada año liberan a un prisionero distinto. A él solo le preocupa su hermana pequeña, Danielle, que puede estar en cualquier lugar de la Ciudadela; un lugar atrapado en el tiempo en el que se teme a los cuentos clásicos. Las leyendas han dejado de importar y una guerra está a la vuelta de la esquina. ¿Qué pasaría si todos los cuentos de hadas se hiciesen realidad? ¿Si los personajes cobrasen vida y habitasen entre nosotros? ¿Si los villanos tomasen el poder? Y, sobre todo, ¿qué consecuencias habría si los finales felices se extinguieran… para siempre?

En este libro encontrarás: una nueva vida para los cuentos clásicos, una narración bellísima, el tono perfecto para una historia de fantasía y unos personajes que te importarán.

No sabía muy bien qué iba a encontrarme en ‘El bosque de los niños fantasma‘, escrito por Isabel Fernández Madrid y publicado por Hela Ediciones. Esta editorial tiene, creo, uno de esos catálogos que apetecen mucho en un primer vistazo, y este mi primer acercamiento no ha podido ser mejor. No sabía muy bien qué iba a encontrarme, pero cogí la lectura intrigada y con ganas, y la he acabado con esa clase de satisfacción que se siente al ser consciente de que has leído un buen libro. Un libro que te ha gustado. ‘El bosque de los niños fantasma’ me ha gustado, de hecho, un montón.


El bosque de los niños fantasma

Algunas consideraciones generales

‘El bosque de los niños fantasma’ se sirve de la narración en tercera persona, que alterna, sobre todo al principio, con comentarios directamente dirigidos a los personajes por parte del narrador y que me han parecido originales, chispeantes y una aportación directa al sentido final de este libro. Al fin y al cabo, estamos asistiendo a una presentación diferente de los cuentos clásicos de siempre, que suelen ir con moraleja, con advertencias y con anotaciones de esos narradores externos.

La narración, la escritura de la autora, es uno de los primeros elementos a los que prestas atención. Isabel escribe con la magia que necesitan las historias como esta para funcionar. Con su pluma, todo es fantástico, mágico; y aunque se sospecha una inocencia en la construcción y la propia personalidad de los personajes, las palabras y las emociones nos llevan hasta una oscuridad que hace que todo funcione aún mejor. Me ha gustado mucho, mucho cómo está escrito. Ha sido un gusto leerlo. Me he sentido allí, en el bosque, en la Nave, en la Ciudadela; he sentido que podría pasarme el resto de mi vida leyendo un capítulo diario de esta historia. Decidme si hay algo mejor para un lector.

Los capítulos, ni muy cortos ni muy largos, reparten el protagonismo entre varios personajes, que se presentan poco a poco, con cuidado y con buen gusto. Pronto los diferenciamos, y no porque esas diferencias estén especialmente recalcadas sino porque tienen, sencillamente, personalidad y particularidades diferentes. Otro punto a favor para disfrutar de esta historia. Y hay un equilibrio entre todos ellos; como suele suceder, cada lector tendrá su favorito y cada lector elegirá de quién quiere saber más. En mi caso: Tatiana, y Noah. Tanto su presentación como el desarrollo de la primera me han atrapado por completo.

Todos ellos viven en un mundo a caballo entre lo que conocemos y una realidad diferente. Existe una cierta tecnología, pero reservada para unos pocos. Existen las clases sociales, los problemas a este respecto, así como los prejuicios y las injusticias. Esto nos suena, y la autora lo adapta en su mundo para enriquecer una historia que ya me estaba pareciendo buena, y que explota hacia el final.

Los cuentos de siempre

La historia me estaba pareciendo buena porque estoy particularmente interesada en los prejuicios que tienen que ver con las personas mágicas, o con las personas que carecen de magia. En ‘El bosque de los niños fantasma’, sucede hacia los primeros. Son repudiados y temidos; es más, son perseguidos y encarcelados. De su destino no se sabe demasiado: son llevados a lo que se conoce como la Nave, y cada 23 de septiembre uno de ellos es liberado y enviado al Norte, donde tiene que prepararse para luchar contra una amenaza. Es todo lo que sabe la Ciudadela, y todo lo que saben los ciudadanos de ésta, que repudian a las mismas personas cuyas vidas son robadas para protegerlos. Con esto… Ya estaría. Me encanta, me tiene ahí, me quedo a vivir en esta historia.

Y resulta que todo esto termina con los cuentos de siempre. Con los cuentos clásicos. No quiero desvelar demasiado, porque lo último que quiero es estropear las sorpresas que contienen estas páginas, pero puedo explicar un par de cosas sin miedo. Estos cuentos clásicos, que todos conocemos e identificamos, son una realidad en este universo. Y tienen un peso mayor del que podamos imaginar en una historia que, como digo, funciona incluso sin necesidad de llegar hasta aquí. Cuando llegamos… Cuando llegamos ni el villano más temible podría haberme arrancado este libro de las manos.

Lo que me ha encantado

En general, ‘El bosque de los niños fantasma’ me ha gustado, como ya he dicho, un montón. Todo. La historia de la que parte, la historia que desarrolla, la manera en que la autora conecta lo que ya conocemos con lo que nace de ella, la manera en que le da una vuelta a lo primero, otorgándole una nueva vida… Pero lo que me ha conquistado por completo, lo que me hace decir que quiero quedarme a vivir en ese bosque, tiene que ver con la propia escritura. Isabel escribe muy bien en todos los sentidos. Escoge bien las palabras necesarias para transmitir las emociones, sabe cuándo cambiar de ritmo en función de lo que está narrando, concede vida a objetos inanimados y tiene una manera de colocarnos en los escenarios fabulosa.

Con este libro me ha pasado algo que hacía tiempo que no me pasaba, quizá porque hacía tiempo que no leía una fantasía que me atrapase con tanta fuerza. He sentido que una parte de mí se encontraba viviendo en esta historia. Supongo que os ha pasado alguna vez. Que os dejáis ir un poquito y os imagináis en las páginas; o que sin querer del todo termináis allí, como si vuestro espíritu se aliase con los personajes y vivieseis durante unos días un poquito como si vosotros también fueseis mágicos. Por resumir de alguna manera todo esto: ‘El bosque de los niños fantasma’ me ha hecho vivir la historia y en la historia que narra. Y eso es mérito de la autora.

Y tiene segunda parte: ‘La canción de los sueños rotos‘. Me gustaría que tuviera once o doce más. Ha sido una lectura maravillosa.

Sobre 5 estrellas...

4.5

Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

‘El Ministerio del Tiempo’: Julián Martínez es la tenacidad

Previous article

Pablo Alborán, una fuente de inspiración para toda una generación

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up