ActualidadEn Profundidad (Música)Música

Pablo Alborán, una fuente de inspiración para toda una generación

0

El tiempo es el mejor método para ver la evolución que ha realizado una persona a lo largo del tiempo. Lleva más de una década desde que se dio a conocer dedicándose a lo que más le gusta: la música. Han pasado diez años y más de dos meses desde que Pablo Alborán decidiera subir el video que se grabó en su hogar a Youtube de la canción ‘Solamente tu’. En ese video solo era necesario 20 segundos para darse cuenta que el malagueño tenía algo especial y que conmovía con una delicadeza inaudita.

Desde el inicio ya se veía que Pablo Alborán llegaba para quedarse. El motivo se encontraba en una voz desgarradora y dulce, de esas que acarician en el silencio más absoluto. Lo hacía con una guitarra que siempre le ha acompañado en sus procesos de creación e inspiración. Ella es junto al piano su inseparable guía y compañera de viaje. Un viaje que comenzó hace más de 3000 días y que no parece terminar jamás.

El malagueño ha mostrado que su versatilidad no es impostada. Ha dejado de lado esas baladas iniciales en las que su voz rompía todos los esquemas a sacar temas más movidos y que no desentonan con lo que es Pablo Alborán. El cantante ha sabido ir innovando y crear a su alrededor una estructura muy cercana. Esa que le comprende y sabe que es lo que quiere realmente.

Una fuente de inspiración

Uno de los principales problemas que se encuentran los artistas en un mundo en el que existen tantos productos similares y distintos es que sus seguidores se encuentren representados con sus canciones. Es por ello que Pablo Alborán ha sabido sacar el máximo partido a ese aspecto. El malagueño lo hace en cada una de sus creaciones, en las cuales se entregan en cuerpo y alma.

El cantante malagueño es una persona con las ideas claras y con un gusto musical envidiable donde sus referentes pueden ir desde Paco de Lucia, Alejandro Sanz, pasando por Vicente Amigo, Diana Navarro, Niña Pastori, Vanesa Martín, Chambao, o Ketama hasta Khalid, Bruno Mars, John Mayer, Nina Simone o el rey del Pop Michael Jackson. No obstante, en esta enumeración nos hemos dejado una larga lista de ejemplos del tipo de música que escucha Pablo Alborán.



Analizando detenidamente uno por uno cada uno de estos artistas, se observa de donde nace esa versatilidad y amor por la música. Pablo Alborán sabe que en la formación está la clave del éxito pero sobre todo, sigue con esa emoción que tanto le ha aportado la música. Viendo estas referencias se evidencia que él único limite que existe es el que él se pone. Su internacionalización no ha llegado con ‘Tabú’ con Ava Max al contrario, se remonta mucho antes, en especial en el momento que su música ya se escucha fuera de España, él ya es internacional.

Un referente generacional

La historia de Pablo Alborán es la historia de un ejemplo a seguir. El malagueño ha sido perseverante y ha estado en todo momento conectado a una realidad de la que no se ha alejado en ningún momento. Por muchos portazos que le dieron las grandes corporaciones él no se rendía y abrió una puerta llena de esperanza pero cargada de trabajo.

Su salvación pasó por internet en la que encontró una ventana a un mundo que necesitaba oírle para ese halo de esperanza que tanto necesitaba. Pablo Alborán ha construido una historia que puede ser la de cualquiera persona que lucha contra todo con tal haciendo sus sueños realidad.



Pablo Alborán ha sido fiel a sus principios en todo momento. Así lo afirmó en la gala final de OT17 cuando dijo que “al final hay poca gente que quiera conservar a quienes sois de verdad”. Por mucho que se tienda a decir que el cantante siempre saca los mismos temas relacionados con el amor o el desamor, eso sería quedarse en la superficie de una temática que va mucho más allá. El cantante ha sabido leer entre líneas la realidad que nos rodea. Es el caso de ‘Boca de Hule’, que realmente es un rechazo tanto a la falta de amor propio como a lo que nos rodea.

La industria musical crea a su alrededor unos papeles establecidos y tiende a encasillar. No obstante, la naturalidad y honestidad con la que se enfrenta a cada una de sus canciones ha logrado que sus letras se hayan convertido rápidamente en un himno para una generación que mira a un futuro cada vez más negro y que tiene que empezar a mostrar interés ante una incertidumbre que se apodera de nuestro día a día.

En un momento en el que tendemos a analizar cada cosa que dicen los protagonistas o artistas sin importarnos entrar en su vida privada, debería primar más lo que ha aportado a la sociedad su existencia. Pablo Alborán vive por y para la música. El cantante lo hace con la idea de aportar una visión distinta y limpia de una realidad y punto de vista que atrapa. El artista ha sabido crear un universo a su alrededor que abraza a la sociedad con cada una de sus canciones.

Reseña de ‘El bosque de los niños fantasma’, de Isabel Fernández Madrid

Previous article

Andrea Borrás: “El disco se llama ‘Mía’ porque yo creo que cada canción a lo mejor cuenta un poquito de mí”

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up