DestacadosLiteraturaReseñas

Reseña de ‘La vida invisible de Addie LaRue’, de V.E. Schwab

0

· FICHA ·
Título:‘La vida invisible de Addie LaRue’
Autora: V.E. Schwab
Traductora: Patricia Sebastián
Editorial: Umbriel Editores
Fecha de publicación: octubre de 2020
Sinopsis: Francia, 1714. En un momento de desesperación, una joven hace un pacto faustiano para conseguir una vida infinita. ¿Cuál es el precio que deberá pagar para vivir eternamente? El olvido. Todas y cada una de las personas que conoce la terminarán olvidando. Así es cómo comienza la extraordinaria vida de Addie LaRue; una vida que atraviesa siglos y continentes, una vida que atraviesa la historia y el arte, en la que ella intenta comprender hasta dónde será capaz de llegar con tal de dejar su marca en el mundo. Sin embargo, todo cambia cuando, después de 300 años, Addie conoce a un hombre en una librería. Pero hay algo más… él es la única persona que recuerda su nombre.

En este libro encontrarás: un gran punto de partida, una historia con una base original, un personaje que puede conquistarte, otro que seguramente lo hará, dos relaciones diferentes, una vida que sobrevive al paso del tiempo, una maldición que condiciona todo.


Tenía muchas ganas de leer ‘La vida invisible de Addie LaRue‘. No solo porque, evidentemente, tengo ganas de leer todo lo que publique esta buena mujer que aquí firma como V.E. Schwab. Schwab, ya hablé de ello hace unas semanas, es una de las escritoras más fiables que tenemos hoy en día. Porque imagina bien, desarrolla bien, escribe bien. Si además propone un libro como este, que desafía todas las leyes del tiempo ofreciéndonos una vida inmortal que, sin embargo, está atada a una maldición, entonces es lógico que todos nos emocionemos y corramos a las librerías a comprarlo.

Antes de contaros qué me ha parecido, quiero que sepáis que es buena idea que efectivamente corráis a vuestras librerías de siempre a comprarlo. Sobre todo si os gusta esta escritora. Diría que es uno de los libros más importantes de su carrera. Ella misma lo explica, y también podemos percibirlo en las páginas.


La vida invisible de Addie LaRue

‘La vida invisible de Addie LaRue’, sin spoilers

‘La vida invisible de Addie LaRue’ nos presenta, en las primeras páginas, a una joven francesa de 17 años que se llama Adeline y que quiere llamarse, simplemente, Addie. Addie no sueña con la vida ordinaria de las jóvenes de principios del siglo XVIII. Quiere abandonar su pequeño pueblo, donde las posibilidades son limitadas, quiere vivir aventuras, vivir una gran historia, conocer a un hombre y enamorarse y hacerlo de verdad. Quiere ser libre. Sobre todo, quiere ser libre.

Crece a la sombra de un árbol y de la influencia de Estele, una anciana inteligente y astuta, un poco bruja, que ha vivido libre. La única que la entiende, la única que la enseña. Su padre la quiere, pero no puede apoyarla del todo. Su madre la quiere, pero tiene muy claro que las normas no pueden romperse. Las jóvenes de principios del siglo XVIII no eran libres, así que Adeline tiene que someterse a las reglas: debe casarse con un hombre que no ama, formar una familia y vivir en una casa ordinaria en su pequeño pueblo. Pero Addie se planta. Y decide, por su libertad, entregarse a lo más antiguo, sagrado y poderoso: los dioses.


« No quiero pertenecer a otra persona. No quiero pertenecer a nadie más que a mí misma. Quiero ser libre. Libre para vivir y seguir mi propio camino, para amar, o para estar sola, pero por propia elección. Me he cansado de no poder elegir y me aterroriza que los años transcurran a toda velocidad bajo mis pies. No quiero morir como he vivido, porque no he vivido en absoluto »

A pesar de las advertencias de Estele, Addie termina rezando a los dioses que responden al caer la noche. Cuál es su sorpresa cuando reciben sus plegarias y las contestan. Cuando cree que está todo perdido, Addie recibe la visita de una sombra con el rostro de sus sueños, que le promete la vida eterna a cambio de su alma. Sí, dice Addie, llévatela cuando me haya cansado de vivir.

Lo que no sabe Addie es que no se puede vencer a la oscuridad, que siempre sabe cómo guardarse las espaldas. Desde ese momento, Addie no puede enfermar. No envejece ni un solo día. Su cuerpo y su alma están atadas y son libres a la vez. Pero cae sobre ella una maldición: no puede ser recordada por nadie. Todo el mundo la olvida cuando sus pensamientos dejan de detenerse, aunque sea de manera en efímera, en la joven muchacha. Pierde todas sus pertenencias. No puede conservar nada. No tiene a nadie a su lado. Está sola. Es libre, pero está sola. Ese era el precio a pagar. Así tiene que existir desde ese momento.

El inicio de ‘La vida invisible de Addie LaRue’ puede resultar confuso, pero en el buen sentido. En el sentido de querer leer, porque sabes que leyendo comprenderás, conocerás y entenderás. Está escrito en tercera persona, y está muy bien escrito desde el principio. Todo es poético, trascendente, así como escribe Schwab. La base de la que parte, que conocemos de inmediato, es fabulosa. Esa oscuridad, la maldición y la propia personalidad de Addie me gustaron y gustarán. Tiene la peculiaridad, además, de que su estructura mezcla pasado y presente. No recorremos su vida desde el principio hasta el final: lo hacemos saltando en el tiempo. Eso nos ayuda a situarnos en la trama que Schwab quiere narrar, comprendiendo al mismo tiempo qué le ha sucedido a Addie en esos trescientos años para llegar a ser quien es.

Me gusta el concepto del libro y me gusta la idea, pero lo cierto es que ya desde los primeros capítulos lo encontré algo pesado de leer. Bastante repetitivo. Aun siendo consciente de que necesitaba de todos los detalles para entender el dolor, la tristeza, el abandono, la soledad y la resignación de Addie, se entretiene en escenas redundantes que todas vienen a decirnos lo mismo.

Y aquí entra el principal pero concreto que le pongo a este libro: desaprovecha su paseo por la historia. Es cierto que tenemos pinceladas de los periodos en los que va existiendo Addie, pero Schwab no estaba interesada en narrarnos la historia así que se ha olvidado por completo de ella. Esto es personal, desde luego, pero me ha dado mucha pena recorrer las calles de París, Florencia o Berlín de siglos pasados solo de forma superficial. En el caso de las dos últimas, con apenas dos detalles que nos indican que estamos donde estamos. Creo que ‘La vida invisible de Addie LaRue’ me hubiera gustado mucho más si la protagonista hubiera interactuado con la historia que le tocó vivir.

Sí encontré, en cambio, mucha emoción en el momento en que se produce ese encuentro con un misterioso hombre en una librería, porque todo cambia para Addie y entonces la historia cambia para el lector. Se desarrolla en otra dirección, aborda otro tipo de temas y además conocemos algo del pasado de Addie que podíamos empezar a sospechar pronto. Pero vuelve a resultar redundante en sus escenas cuando se pasa la emoción, y en un momento dado pienso que este libro me perdió ya desde el principio. Que ‘La vida invisible de Addie LaRue’ tiene una idea fantástica y está muy bien escrito, pero su desarrollo, y la historia que, al final, nos quiere contar Schwab, no me gustan. O no me llenan. Más bien: no me llenan.

Y ni siquiera puedo decir más de lo que ya he dicho (no sin spoilers). La manera en la que ha desaprovechado la misma historia y lo repetitivo que lo he encontrado no han jugado a su favor, pero es más que eso. Creo que, simplemente, esta historia no ha sido para mí. No es un mal libro, estoy segura de que ahí fuera hay lectores que lo sacarán muchísimo partido, pero no ha sido para mí. Creo que podría resumirse en que me gustan sus ideas, pero no el desarrollo de éstas.

‘La vida invisible de Addie LaRue’, con spoilers moderados

Esto es: no voy a revelar el final ni tampoco detalles concretos de la trama, pero sí voy a referirme a cosas que no están en la sinopsis y de las que necesito hablar con algo más de libertad. Por ejemplo, necesito hablar de Henry, que es ese hombre misterioso que conoce en una librería cualquiera una tarde cualquiera y que, por sorpresa, la recuerda. Ya he dicho que me pareció muy emocionante, y que el libro toma un ritmo bastante bueno cuando estos dos se encuentran, y no entienden, y el lector tampoco entiende. Y queremos saber. Además, Henry lleva consigo otra historia emocionante, y durante unas páginas se convierte en el gran protagonista para que podamos conocerla y entender el por qué de su conexión con Addie.


« Su corazón tiene una fisura. Deja entrar la luz. Deja entrar las tormentas. Lo deja entrar todo »

Reconozco mis propios miedos en estos dos personajes, en el asunto vital del libro: miedo a no vivir. Miedo a no vivir como sienten que tienen que vivir. Y me gusta la idea de su relación, lo que significan el uno para el otro, lo que surge entre ellos, pero tampoco el desarrollo de la misma me ha conquistado. Tampoco he sido capaz de visualizar ni de emocionarme con ninguno de los momentos importantes que protagonizan. A decir verdad, ni siquiera he empatizado demasiado con ninguno de ellos.

Aunque la trama de Henry sí me ha hecho pensar mucho en lo egoístas y egocéntricos que somos, y en cómo juzgamos a los demás según nuestra visión del mundo, nuestras convicciones y nuestras personalidades, olvidándonos de quien tenemos delante. “Deberías dejar la librería”, le dicen a Henry, no porque no sea feliz, sino porque según los estándares de la persona que le está diciendo eso no debería trabajar ahí. Sin importar la felicidad del que sí está trabajando y viviendo esa vida. He pensado mucho en ello, y también en lo importante que es sentirse a gusto con los demás, no sentirse juzgado, para poder ser uno mismo.

Me fastidia mucho tener que reconocer que me ha gustado más la historia que comparten Addie y su oscuridad; me fastidia porque está claro quién es luz y quién es oscuridad y de quién debería disfrutar más pero, en fin, no ha sido así. No tanto en los últimos años de vida de Addie, aunque no he podido dejar de sentir fascinación por ello, como en su pasado más antiguo, cuando empezaba el baile entre ellos. No querría tener esa figura en mi vida, ni mucho menos, pero sí es el tipo de personaje ambiguo del que me gusta leer. Cuando digo ambiguo, en realidad: malvado, pero tan bien escrito y presentado que apetece leerlo. Disfrutarlo en la ficción. Así que un pero más: sus escenas duran muy poco.

Sí me ha gustado el final. No lo vi venir. Había imaginado escenarios parecidos, pero no este que se da en última instancia y me ha gustado. Y me gusta que Schwab haya apostado por lo que ella quería hacer, no por lo que hubiera contentado o por lo que hubiera esperado el público de manera general.

En conclusión…

‘La vida invisible de Addie LaRue’ es una historia muy importante para V.E. Schwab, y como tal ha dejado mucho de su mejor yo en estas páginas. Por eso la historia es tan vasta, tan trascendental. Y está bien escrita. Pero no ha sido para mí. Lo he encontrado pesado por momentos, aburrido por momentos, con poca magia por momentos, y me esperaba mucha magia. Creo que será para muchos, así que no dejéis de leerla.

Sobre 5...

3

Judith Torquemada
Periodista, feminista, marvelita, Taylor Swiftista. Escribo sobre cine, libros y música. También soy contadora de historias junior y fantaseadora muy profesional. Se me da bien aprenderme letras de canciones y enamorarme de personajes ficticios. Aragorn dijo: por Frodo. Lo suscribo y lo amplío: por Ned Stark. Yo soñaba cada día poder alcanzar la playa, desde aquí, desde mi casa.

Crítica de ‘Gangs of London’: una apuesta impecable y potente

Previous article

Crítica ‘Olea ¡más alto!’: una mirada valiente al mundo

Next article

Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up