DestacadosEn Profundidad (Música)Música

Riz Ahmed reflexiona acerca del odio y el racismo actuales en ‘The Long Goodbye’

0

“Gran Bretaña ha roto conmigo”. Así comienza el primer tema de ‘The Long Goodbye’, nuevo álbum -y nuevo corto- de Riz Ahmed, actor conocido por sus papeles en ‘The Night Of’, ‘Rogue One’, ‘Venom’ o ‘Nightcrawler’. En él, todo gira en torno al concepto de ruptura, pero en esta ocasión no se trata de una ruptura cualquiera, sino de la ruptura con tu país. Una realidad a la que muchos no nos hemos tenido que enfrentar, precisamente por nuestro estatus privilegiado, porque somos blancos y hemos nacido en un primer mundo dominado por los occidentales y por lo occidental, pero una realidad que existe y que está muy cerca de nosotros. 

En su álbum, Riz Ahmed habla de racismo, del odio que mueve y domina a las sociedades del siglo XXI y de una verdad que es la verdad de millones de voces calladas por el poder e ignoradas por quienes en realidad fingen que se preocupan por ellos. Habla de cómo los privilegiados hemos utilizado y utilizamos a aquellos que no han nacido con nuestro mismo tono de piel cuando queremos y como queremos, para después maltratarlos, como si fueran seres inferiores, como si ni siquiera fueran de nuestra misma raza. Para las guerras, les queremos, creemos en su lealtad a nuestros países, nos sirven sus manos para morir en el campo de batalla y también para cultivar las tierras de las que comemos. Pero no queremos sus ojos mirándonos de frente, ni atendiéndonos en un hospital, ni enseñando a nuestros hijos. Y en cuanto alzan la voz… ¿De dónde son? ¿Odian nuestro país? ¿Quieren hacernos daño? Acabemos con ellos o con lo poco que les dejamos ser. 

Este es uno de los principales mensajes que llegan con los temas del disco, tan directos que rasgan a cualquiera y tan sinceros que estremecen. Quizá porque estamos acostumbrados a escuchar canciones sobre amor y desamor, incluso sobre desigualdad social, pero siempre con un toque naif que choca por completo con ‘The Long Goodbye’. Lo mismo ocurre con el corto homónimo que el actor británico lanzó el mismo viernes 6 de marzo. Poco más de diez minutos que nos gritan y nos señalan, que sorprenden por su crudeza y su realismo, incluso aunque creamos imposible lo que estamos viendo. Persecuciones y asesinatos raciales que nunca deberían haber existido y que, de hacerlo, deberían pertenecer a un pasado muy lejano, pero que sin embargo están llamando peligrosamente a nuestra puerta. ¿En qué nos hemos convertido? O, mejor dicho, ¿qué somos?

Odio. El odio nos mueve, aunque muchas veces nos lo neguemos a nosotros mismos. El odio nos domina. Y el odio está empezando a definirnos. Un odio a lo diferente que responde también a un miedo que nos ha sido inculcado y que no tiene ningún tipo de sentido. ¿Acaso la maldad está directamente relacionada con la raza o con los rasgos? Suena absurdo, pero somos nosotros mismos los que miramos de manera sospechosa a un árabe que lleva una mochila o que mete la mano en su bolsillo para sacar el móvil. Somos nosotros los que hacemos preguntas absurdas, como aquellas de las que habla Riz Ahmed en ‘Where You From’, que para quien las hace quedan en anécdota, pero para quien las recibe son como puñales afilados. Somos nosotros los que nos empeñamos en resaltar las diferencias, pero siempre en el mal sentido de la palabra. Eso sí, para viajar a Dubái y disfrutar del lujo, ahí todos vamos en el mismo barco. 

Las canciones que este británico de origen paquistaní -y orgulloso de ello- ha compuesto nacen del dolor que le produce el rechazo que siente hacia los suyos en una Gran Bretaña que ha decidido romper con todo. Un país en el que llevan décadas naciendo, viviendo y muriendo generaciones que ahora son señaladas y desterradas de manera absurda y cruel. Generaciones que son cuestionadas y que son consideradas extrañas en su propio hogar. Y una Gran Bretaña a la que todos miramos, pero sin actuar, como ocurre a menor escala en nuestro entorno. Nuestras miradas nos hacen cómplices, porque de nada sirve renegar en nuestro interior y soñar con un futuro mejor y más igualitario. De nada sirven los carteles de ‘no al racismo’ si seguimos cambiando de vagón en el metro cuando vemos a un árabe con una mochila. O si continuamos emitiendo comentarios ridículos que sacian nuestra curiosidad de colonizadores y desnudan, juzgan y hieren a quienes son y deberían ser considerados nuestros iguales. 

‘The Long Goodbye’ es un ‘must’ para todos aquellos que quieran escuchar, y hacerlo de verdad. No importa que no te guste el rap o que no sepas absolutamente nada de la situación de la comunidad paquistaní en Gran Bretaña o de la inmigración en general. Es para quienes quieran acabar con los prejuicios y no lo consideren un propósito vacío. Un álbum y un corto, que forman un único ente que debería exponerse en los colegios de todo el planeta. Si analizásemos un poco más nuestras sociedades, nuestro comportamiento y nosotros mismos… Qué diferente sería nuestro mundo. 

Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

‘Bendita paciencia’: la ira de ser padres

Previous article

Malú estrena nueva versión de “Cantaré” junto a sus fans

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login/Sign up