Críticas (Series)DestacadosSeries

‘Bendita paciencia’: la ira de ser padres

0

Esta semana ha llegado a HBO la serie de FX ‘Bendita paciencia’, una propuesta fresca y amable que busca introducirnos de lleno en la vida de una pareja que dio el paso de ser más que amantes o marido y mujer y convertirse en padres. Ese concepto que nos acompaña toda la vida y que creemos tener interiorizado y bien reconocido, hasta que nos transformamos en la personificación del mismo. Es ahí cuando descubrimos la importante labor de padres y madres, lo complicada que puede llegar a ser y los sentimientos que la acompañan. El amor es uno de ellos, por supuesto, pero también aparecen la rabia, la ira, la impotencia, la desesperación e incluso el odio

Lo vemos en los dos primeros episodios de la serie, los únicos disponibles en la plataforma por el momento, en los que nosotros mismos como espectadores compartimos esa ira y esa desesperación que vemos reflejadas en la pantalla, especialmente en el personaje interpretado por Martin Freeman. Por ahora, es él a quien vemos más cerca del precipicio y habiéndose perdido por completo en el proceso de convertirse en padre. Esto último, que también lo vemos -aunque por ahora en menor medida, porque se ha ahondado menos en su personaje- en su mujer, es algo que generalmente obviamos pero que siempre está. Los padres renuncian por momentos o a veces para siempre a ser quienes son para convertirse precisamente en eso, en nuestros padres. Antes de dar ese paso eran personas con entidad propia, con sueños profesionales y personales, con aficiones a las que dedicaban gran parte de su tiempo libre, con necesidades… Después de hacerlo, todo gira en torno a los hijos. 

En clave de humor, ‘Bendita paciencia’ comparte con nosotros esta realidad y lo hace con tal acierto que, incluso los que ni siquiera vemos cerca la paternidad, llegamos a entender aquello por lo que están pasando sus protagonistas. La frustración al comprobar que se han perdido a sí mismos, como vemos en el caso del personaje de Freeman, que comprende que ha perdido toda ambición profesional y personal en pos de su función de padre, es uno de los aspectos que mejor representados veo en la ficción. También esa ira completamente comprensible, que nos saca de nuestras casillas también cuando el amor es lo que la genera. 

De estos dos episodios que he podido ver hasta ahora, me gusta cómo juegan con la dualidad entre el humor y la profundidad de lo que nos cuentan detrás de las bromas, los chistes y las situaciones extravagantes. Y me gusta que se utilice un tono amable, pero incorrecto en algunos casos, porque considero que es uno de los puntos que me ha permitido entrar en la trama con facilidad y conectar con los personajes pese a no conocer en primera persona su realidad. También me gusta ver a Martin Freeman enfadado, no voy a mentir, y agradezco profundamente a Chris Addison, Simon Blackwell y al propio Martin el que hayan decidido explotar la faceta iracunda del actor. Honestamente, llevaba esperándolo desde el capítulo de ‘Sherlock’ en el que descubre que el detective ha fingido su muerte. 

Con dos capítulos, es complicado sacar conclusiones más profundas. Por ahora, veo enormemente positivo el hecho de que, pese a que lo que nos cuenta ‘Bendita paciencia’ no es nada nuevo y, en líneas generales, ya lo hemos visto anteriormente en televisión, funciona. Hace reír de manera amable, sin entrar en el humor desagradable y ofensivo que otras tantas veces ha llegado a la pantalla, e invita a reflexionar acerca de temas que, si bien imaginábamos que se tocarían en la serie, no esperábamos que entraran en nosotros de manera profunda. No va a ser la serie del año y tampoco pretende serlo, pero sus capítulos de media hora de duración, al menos hasta ahora, son una muy buena vía de escape para padres y no padres. 

'Bendita paciencia'

6.5

Lo Mejor
  • Buen reflejo de la paternidad y la maternidad
  • Humor amable
  • Capítulos de 30 minutos
  • Invita a reflexiones que no esperábamos
  • Martin Freeman iracundo siempre es bien
Lo Peor
  • Echo en falta algo novedoso, diferente
Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

‘Skin’: la necesidad y las relaciones tóxicas

Previous article

Riz Ahmed reflexiona acerca del odio y el racismo actuales en ‘The Long Goodbye’

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login/Sign up