DestacadosRecapitulamos (Series)Series

Vuelvo a ver el 1×01 de ‘Teen Wolf’ 9 años después

Teen Wolf
0

A veces, volver a una serie que recuerdas con cariño y con emoción puede ser un error. Sobre todo si para ello tienes que remontarte unos cuantos años atrás en el tiempo. La industria audiovisual evoluciona a pasos agigantados, lo cual se traduce en una factura técnica cada vez más impecable. Pero, aun siendo consciente de todo esto, he querido volver a ‘Teen Wolf’. Sí, la serie de hombres lobo adolescentes en la que también había sitio para cazadores, lagartos y criaturas de todo tipo. Y para el romance cliché. Digamos que, por mucho que me guste el cine clásico y el western, también disfruto sobremanera las ficciones adolescentes. Y de esta me enamoré por completo.

La serie de MTV se estrenó hace poco más de nueve años, con un episodio piloto que ya causó cierta adicción a un amplio público. Y es que, aunque el tiempo ha pasado también para ‘Teen Wolf’, su primer episodio sigue siendo igualmente efectivo. En poco más de 40 minutos, nos presenta a los personajes principales, nos plantea el gran conflicto en torno al que girará todo y nos deja con la miel en los labios. Invitándonos a continuar con un visionado que, ahora que la serie está completa, es perfecto para los aficionados a los maratones seriéfilos.

Confieso que he comenzado el regreso con cierto miedo. Miedo a desencantarme y perder esa emoción que aún sigue inspirándome la historia de Scott, Stiles y compañía. Pero no he necesitado más de cinco minutos para estar de nuevo pegada a la pantalla, sonriendo y emocionándome con esos primeros encuentros que, ahora, conociendo todo su futuro, significan más que nunca. También tenía miedo de que el paso del tiempo hubiera dejado tan atrás a ‘Teen Wolf’ que llegara a provocarme alguna carcajada. Pero, para mi tranquilidad, no ha habido más que sonrisas amables.

Todo lo que necesita para lo que quiere ser


Teen Wolf

Ya en este primer capítulo, podemos ver cómo la serie tiene todo lo necesario para ser lo que quiere ser. Una serie adolescente de fantasía. Ni más, ni menos. No hay grandes pretensiones, ni en este piloto ni más adelante, cuando la serie va ganando en complejidad. Y eso no es algo negativo. Las series adolescentes no son malas, se dirigen a un público concreto, con unas intenciones concretas y tiran de unos recursos concretos. Recursos que, ya en el primer episodio, ‘Teen Wolf’ explota a la perfección.

Tenemos a dos protagonistas carismáticos. Scott, del que ya en este piloto podemos decir que es responsable, generoso y empático, se perfila claramente como el centro de todo. Mientras que Stiles ya aparece como su fiel escudero, un Sancho Panza divertido y leal, que aporta comicidad al piloto. Y que conecta con el público de manera casi instantánea. Junto a ellos, dos intereses románticos perfectamente definidos. Allison, la nueva chica que no entiende de estamentos en el instituto, sensible y diferente, a la par que independiente. Y Lydia, que se nos presenta como la popular del instituto, bastante altiva y completamente opuesta a la Lydia que iremos conociendo en las siguientes temporadas.

Un menú de personajes que se cierra con varios antagonistas: Jackson, el rico, popular y altamente imbécil del instituto, Derek, un misterioso joven que perdió a su familia, y el padre de Allison, cazador de hombres lobo que supone una amenaza para la vida de Scott. Bueno, y para su amor idílico con la chica nueva.

Así de primeras, parece un mapa bastante bien construido y definido para haber sido tejido en tan solo 40 minutos. Tira de tópicos que son más que obvios, pero no molestan. Sobre todo por el carisma de sus principales protagonistas y por lo adictivo del conflicto que se nos plantea. Una noche cualquiera, una excursión no planeada y un mordisco que lo cambia todo. Así, literalmente de la noche a la mañana, la vida de Scott cambia. Y, por lo tanto, también se transforma la de todas las personas de su entorno.

Al contrario de lo que ocurre con otras ficciones, que utilizan el piloto como una presentación tranquila, en el primer episodio de ‘Teen Wolf’ ya tenemos acción. Con primera noche de luna llena incluida. Un adelanto de la tensión, la emoción y todo lo nuevo que nos acompañará en los siguientes capítulos. Y una de las principales razones por las que la serie nos atrapó a muchos.

El efecto del tiempo


Teen Wolf

Con todo esto, es evidente que el paso del tiempo también se siente en este piloto. Como he señalado anteriormente, menos de lo que quizá cabría esperar. También porque en él, aunque hay acción, no hay grandes escenas cargadas de efectos especiales. Es esto último lo que más le falla al visionado en estos momentos.

A estas alturas, estamos acostumbrados a encontrarnos verdaderas obras maestras en lo que a efectos se refiere. También en televisión, donde muchas veces la factura técnica es incluso mejor que la de algunos largometrajes. El primer ejemplo que viene a la mente es, por supuesto, ‘Juego de Tronos’. Pero no es el único. ‘Westworld’ o ‘The Walking Dead’ (si omitimos algún que otro fallo sorprendente) son otros dos títulos que hacen las delicias de los amantes de los efectos visuales. Y que contrastan enormemente con lo que vemos en este primer episodio de ‘Teen Wolf’.

Si bien es cierto que la transformación de Scott no está del todo mal, quizá la escena que más puede sacar al espectador del visionado es la de la estampida de ciervos. No porque estén mal logrados, sino porque es demasiado evidente que se trata de un efecto. Les falta ese toque de realismo que sí está ahora en la mayor parte de las ficciones y que, para aquel momento y para una serie medianamente pequeña, como esta, era casi una utopía.

Conforme la serie avanza y va entrando más acción, esta carencia se siente mucho más, pero en el piloto la salvan de manera satisfactoria. Tanto que, conociendo la historia a la perfección, siento una imperiosa y sorprendente necesidad de continuar con el visionado.



Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

‘Becoming: ha nacido una estrella’: así es la docu-serie de Disney+ sobre los ídolos

Previous article

Crítica: ‘White House Farm Murders’ no inventa nada, pero no importa

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up