DestacadosEn Profundidad (Series)Series

‘Westworld’: resumen de la temporada 1

0

Jonathan Nolan y Lisa Joy nos dieron una alegría en 2016, cuando ‘Westworld‘ llegó a nuestras pantallas y nos perdimos entre líneas temporales. Ha tenido sus más y sus menos, pero en general la ficción de HBO nos ha dejado un planteamiento de lo más interesante, varias escenas que merecen ser recordadas y una larga lista de teorías que debatir cuando los episodios concluyen; y creo que esta última parte engrandece cualquier producto.

En fin, estamos aquí para tratar de resumir lo sucedido en la primera entrega de ‘Westworld’. Lo fundamental es tener siempre presente que hay diferentes líneas temporales que en un plano narrativo se presentan con una continuidad que crea una falsa ilusión de presente. No es hasta los compases finales de la temporada cuando estos diferentes espacios temporales quedan diferenciados, al principio con sutileza y poco a poco con claridad. A pesar de que es una tentación resumir lo sucedido respetando el deseo creativo de sus responsables y mezclando pasado con presente, voy a hacerlo más sencillo para que de un rápido vistazo pueda recordarse todo lo que vimos en el parque durante la primera entrega.

Evan Rachel Wood es Dolores
Evan Rachel Wood es Dolores, y su bonita y dulce presentación hace pensar a cualquiera que esto va a acabar bien

Los inicios

(35 años antes, más o menos, del presente de la primera temporada)

Westworld nació de la mente de Arnold Webber (Jeffrey Wright) y Robert Ford (Anthony Hopkins), los creadores y diseñadores de los anfitriones. Aunque les unió un mismo planteamiento, finalmente sus objetivos se fueron distanciando. Nos quedamos con el de Arnold, porque es el más importante para entender el camino que recorremos. Arnold quiso crear conciencia en los anfitriones, volverlos casi humanos. Para ello, se sirvió en primer lugar de lo que llamó la teoría de la pirámide, que más tarde pasó a ser el famoso laberinto. Según esta teoría del laberinto, los anfitriones tenían que realizar un viaje interior recorriendo diferentes puntos (como la memoria o la improvisación) hasta que finalmente pudieran llegar al centro, que es la conciencia. Una vez alcanzado este centro, siempre encontrarán el camino de vuelta. Lo que se traduce en: no importa cuántas veces formateen a los anfitriones, siempre encontrarán la manera de despertarse.

Dolores (Evan Rachel Wood) es la primera anfitriona en lograrlo, el ojito derecho de Arnold, que proyecta sobre ella ciertos sentimientos que perdió cuando su hijo Charlie falleció. Es por ella por quien toma la decisión de no abrir el parque al público: con los anfitriones despertando siempre ante su realidad sin importar cuánto toqueteen su interior y dispuestos a merced de las barbaridades de los invitados humanos, el parque puede convertirse en un infierno para ellos, un infierno en el que morir y resucitar y sufrir y sentir y perder miles de veces.

Ford no está de acuerdo: el parque debe abrirse. Es entonces cuando Arnold toma una decisión definitiva: desarrolla una segunda narrativa dentro de Dolores, a través de un personaje llamado Wyatt, y hace que asesine, con ayuda de Teddy (James Marsden), a todos los anfitriones en el pueblo llamado Escalante (que es, además, el lugar que usaban como prueba para los anfitriones). Una vez que Dolores acaba con la vida de todos ellos, incluido Teddy, asesina a Arnold.

Dolores y Arnold, al final de nuestra temporada pero al principio de nuestra historia
El poder de esta imagen

Años más tarde…

(tres o cuatro años más tarde)

Robert Ford ha abierto el parque. William (Jimmi Simpson) y Logan (Ben Barnes) son dos de los invitados; el primero acude arrastrado por quien va a ser su cuñado, Logan acude entusiasmado. No es su primera visita y quiere entregarse a los placeres más básicos de Westworld: el sexo, la violencia y el poder. Sin embargo, se topan en su camino con Dolores, que está iniciando un nuevo viaje hacia el laberinto; es decir, hacia la conciencia. William queda fascinado, comprende que tiene conciencia y termina enamorándose de ella; por todo esto, quiere ayudarle a llegar a ese lugar del que siempre habla (Escalante) y sacarla del parque. Sin embargo, Dolores vive atrapada entre sus recuerdos y sus conocimientos, que no puede terminar de liberar porque no le dejan hacerlo, porque siempre que adquiere conciencia Ford “la rebobina”. Cuando Dolores está muy cerca… Vuelve al principio. William termina desengañado con ella, pero gracias a esta aventura descubre cosas sobre sí mismo. Westworld le ha descubierto el sentido de la vida y el sentido de sí mismo.

Evan Rachel Wood y Jimmi Simpson en 'Westworld'
William enamoradito de Dolores

Un poquito más adelante…

(otros cuatro o cinco años más tarde)

Ford construye a Bernard a imagen y semejanza de su amigo fallecido Arnold. Otorga a Bernard un poder absoluto sobre los anfitriones, pero siempre sometido a sus propios deseos y sin dejar de hacerle pruebas constantes de fidelidad, pues es consciente de que precisamente adquirirá conciencia. Bernard pasa a ser una marioneta en manos de Ford, pues nadie sabe que en realidad es un anfitrión.

Descubrimos más adelante algo muy importante: Bernard es el principal artífice de la dotación de emociones y sentimientos a los anfitriones, al ser él uno capaz de procesar y reproducir lo que tiene dentro.

Jeffrey Wright y Anthony Hopkins en 'Westworld'
Bernard es la mano derecha robótica de Ford

Muchos años más tarde

(aproximadamente un año antes del presente de la primera temporada)

William vuelve al parque convertido en quien conocemos como Hombre de Negro (Ed Harris), algo que no sabemos con seguridad hasta el último episodio. Su intención es buscar ese laberinto del que tanto se habla pero al que nadie ha llegado; sabe que para ello tiene que encontrar a un tal Wyatt, y comienza su búsqueda persiguiendo anfitriones que considera importantes y por tanto conocedores de respuestas. Así es como llega hasta Maeve (Thandie Newton), que vive apartada en el campo con su hija. Las asesina a ambas, y Maeve, al ser reiniciada, falla. No puede desprenderse del dolor de haber perdido a su hija, no comprende lo que está sucediendo y se suicida. Desde el parque deciden cambiarle de narrativa.

Thandie Newton en 'Westworld'
El poder de esta imagen, parte II

¡Presente!

El Hombre de Negro sigue buscando el laberinto, acompañado de Lawrence (Clifton Collins Jr.) en la mayor parte del tiempo; a Lawrence lo vemos también en la línea temporal que incluye a William y Logan, entonces es conocido como El Lazo y es uno de los personajes más populares. También se sirve de la compañía de Teddy, que tarda en despertar pero hacia el final empieza a hacerlo. Gracias a todos ellos termina llegando hasta Dolores, comprendiendo que ella es Wyatt. Dolores enseña al Hombre de Negro / William una importante lección: el laberinto no es más que una metáfora, un juego para los anfitriones para alcanzar la conciencia plena. Dolores, por cierto, la alcanza.

Evan Rachel Wood y Ed Harris en 'Westworld'
El tiempo. Todo. Locura., que diría Mónica Carrillo

Y lo hace sobre todo porque Ford lo desea, porque considera que ha llegado el momento de hacerlo. Durante toda la temporada vemos al gran creador de Westworld hablar de una nueva narrativa, que consiste en lo siguiente: desenterrar Escalante y despertar a los anfitriones. En ese último capítulo, Ford presenta ante los miembros de la junta su nueva historia, que es básicamente Dolores asesinando a todos los humanos allí presentes, incluido Ford, y los anfitriones adquiriendo conciencia propia.

Anthony Hopkins en 'Westworld'
Todo está saliendo según lo planeado y Ford está, claro, radiante

Al principio de temporada, por cierto, estos anfitriones empiezan con los errores por la nueva actualización, en la que se introducen los conocidos como ensueños: elementos que les permiten actuar conforme a recuerdos anteriores. Lo que desde el equipo del parque consideran un fallo que lleva a cometer errores es en realidad parte del plan de Ford para comenzar a activarlos.

Antes de esto, Bernard descubre la verdad sobre su identidad; ya lo ha hecho en otras ocasiones, pero Ford siempre le ha borrado la memoria. En esa ocasión, le obliga (o cree hacerlo) a recuperar todos sus recuerdos, sufre por ellos y finalmente, ordenado por Ford, se suicida.

También Maeve despierta, y arrastra consigo a Hector (Rodrigo Santoro) y Armistice (Ingrid Bolso). Maeve se hace con el control de las diferentes plantas que componen el centro de control del parque, asesina a todos los empleados que encuentra por el camino excepto a Feliz (Leonardo Nam), que se convierte en su aliado, y Sylvester (Ptolemy Slocum), aliado a la fuerza, y decide escapar. Después de una masacre, consigue entrar al tren que le llevará al mundo exterior, cansada de vivir siendo una marioneta de los humanos, pero en el último momento el recuerdo de su hija le obliga a quedarse. Por mucho que Maeve trate de convencerse de que su hija no es más que una historia que le han dado, por mucho que la recién adquirida lógica le diga que sus sentimientos son programados, no puede ignorarlos. Ama a su hija y está decidida a buscarla, así que se queda en Westworld. Antes de todo esto, por cierto, trae de vuelta a Bernard.

Subtramas que también merecen un recuerdo y una mención

(en las diferentes líneas temporales)

Durante sus aventuras, Logan y William dejan caer una fotografía de la futura mujer de William, y hermana de Logan. En esta fotografía, Juliet aparece en una calle cualquiera de nuestro mundo, que contrasta mucho con el escenario del parque. Peter Abernathy, que en el presente de la ficción es el padre de Dolores, encuentra la fotografía. Es su detonante para fallar, que en realidad es despertar.

Más tarde, Peter Abernathy es usado por Charlotte Hale (Tessa Thompson), en nombre de Delos, para volcar en él toda la información de las últimas tres décadas del parque. Lo hace así porque está convencida de que presionarán a Ford hasta la dimisión, y teme que arrastre con él todos los datos que hacen que Westworld sea, en fin, Westworld. Hale obliga a crear una narrativa para Abernathy, condenado al olvido por sus fallos, para ponerlo de nuevo en funcionamiento y poder así llevárselo con discreción. Esto es importante también de cara a la segunda temporada.

Louis Herthum en 'Westworld'
Peter Abernathy solo quería cuidar de su ganado

Aunque Maeve no deja de estar manejada por Ford, es interesante (aunque también doloroso, angustioso y una retahíla de palabras en esta línea) ver cómo provoca su muerte una y otra vez, porque esta manera de sufrir y de despertar es el camino que encuentra hacia, precisamente, despertar. Además, fuerza su muerte de manera que nos deja claro la peor faceta del ser humano (por ejemplo, llevando a un hombre a que la ahogue mientras tienen sexo consciente de que le va a gustar). También es fantástico ver cómo poco a poco se hace con el control, deja de obedecer órdenes y tiene que fingir que es un anfitrión siguiendo su narrativa mientras va ideando su plan.

Ricardo Santoro y Thandie Newton en 'Westworld'
Estos dos siempre protagonizando escenas intensitas

Tres personajes importantes en el centro de control de Westworld:

· Elsie (Shannon Woodward), que cree estar ayudando a Bernard a descubrir lo que sucede en el parque pero termina siendo atacada por éste cuando empieza a saber demasiado; siempre porque Ford se lo ordena, claro.

· Theresa Cullen (Sidse Babett Knudsen), la jefa de control de calidad, que mantiene una relación secreta con Bernard y actúa por su cuenta guiada por los deseos de la junta que corre con los gastos de Westworld.

· Lee Sizemore (Simon Quaterman), director del departamento de narrativa de Westworld, encargado de idear las historias de los personajes y un personaje perfecto al que coger manía; aunque tiene sus momentos en la segunda temporada.

Simon Quaterman en 'Westworld'
Qué final nos fue negado

Angela (Talulah Riley) es uno de los personajes que nos conducen hacia la conclusión de que estamos ante diferentes líneas temporales. Es quien recibe a William en el segundo episodio de la ficción, y no volvemos a verla hasta más adelante, de dos maneras diferentes: en Escalante, junto a Dolores, y también con el Hombre de Negro, quien se refiere a ella como un anfitrión a quien darle un segundo uso por su cara bonita.

Jimmi Simpson y Talulah Riley en 'Westworld'
Reconozco que aquí tardé un poco en procesar

Ruego me disculpen si se me olvida algo, pero creo que esto es lo más importante. Que tengáis una espera efímera y con sueños hasta la nueva temporada de ‘Westworld’.

Angela Sarafyan en 'Westworld'
Me despido con Clementine y los ensueños, porque me parece un buen final

Resumen de la temporada 2 de ‘Westworld’

Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

‘Gente Hablando’: las grandes reflexiones de una segunda temporada brillante

Previous article

Simon & Garfunkel: Through the Years

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up