ActualidadEn Profundidad (Música)Música

Analizamos, tema a tema, ‘Con los pies en el suelo’, de Cepeda

0

Tengo la sensación, después de haber escuchado ‘Con los pies en el suelo’, que Cepeda, aun, tiene mucho que contar. Que apenas ha comenzado. Que nos está enseñado solo la cima de todo un iceberg. Y eso da un gusto extremo porque tienes esa sensación de que, aunque haya lanzado un disco redondo, solo se va a seguir superando. Que va a seguir creciendo. Pocos artistas te dejan con ese regusto. Y es importante destacarlo.

Quizá sea un álbum mucho más personal que el anterior. Mucho más a bocajarro. Donde desnuda parte de su dolor, de sus miedos e, incluso, del pasado. De ese que se suele cernir a nuestro alrededor cuando menos lo necesitamos. Con la plenitud de esa consciencia de segura y de que es el momento de hacerlo. Echando a un lado todas esas capaz que súper ponemos para no parecer tan cristalinos.

‘Con los pies en el suelo’ nos acerca a doce historias. Y ninguna sobra. No hay la necesidad de saltar ninguna de sus canciones. ‘Con Los Pies En El Suelo’, ‘Gentleman’, ‘Pegadita’, ‘Desayuno Con Diamantes’, ‘2007’ (con David Otero), ‘Da Media Vuelta’, son la primera parte de un todo. ‘Sirenas’, ‘La Novia De Rubén’, ‘Antípoda’, ‘Si Tú Existieras’, ‘Salí A Buscarte’ (con Funambulista), ‘Acordes Menores’, esa segunda mitad de un partido que sabes que vas a ganar si o sí. Y por goleada.

Nos encontramos ante un álbum sereno y desgarrador. De ese que sirve para lanzar todo el dolor y para darse de frente con la serenidad de ser quien se quiere ser. Y no tener que pedir perdón a cada paso que se da. Pero también es un acto de valentía. Esa valentía que hace señalar a quien te hizo daño y no merece ni un resquicio, de tu tiempo, más.

Con los pies en el suelo

El punto de giro de este nuevo álbum tiene a ‘Con los pies en el suelo’ como el ejemplo de que Cepeda puede hacer lo que le de la gana. Y más. Una letra que nos habla de aquellos que nos tienen entre ceja y ceja. Pero por hobbie. Porque no tienen otra cosa que hacer que estar pendientes de nuestra vida. Y habla de ese aprendizaje a intentar cerrar los oídos y los ojos. Para no escuchar. Para no leer. Hacer ese ejercicio de obviar a esos que son pobres de alma. Los que no tienen nada mejor en su vida que hacer daño, en unas redes sociales, poro ejemplo, anónimas.

Frase a destacar: “…cada vez que salto vas buscando tu momento…”



Gentleman

El mundo artificial que nos está quedando es maravilloso. Las redes están provocando en nosotros una vida paralela. Esa que no tenemos y que mostramos. Hacer ver. Aparentar. Ser quien no se es por sacar tajada de algo efímero. Que no se quedará. Que terminará desapareciendo.

Una crítica social que se agradece en los tiempos que corren. Donde los números son más importantes que la calidad de persona o el propio trabajo que realicen.

Frase a destacar: “…hace bien su papel pero no es de verdad…”



Pegadita

Una nueva forma de contar de Cepeda. Un tema medio urbano. Más sensual que sexual, bajo nuestro subjetivo prisma. Donde ella es el mundo que él quiere abordar. En todas sus formas. Perderse y no encontrarse. Dejar todos los sentidos a un lado e invadir cada poro de su piel. 

Frase a destacar: “…me escocerá como la sal…”

Desayuno con diamantes

Hay un punto de esperanza en todas las historias que nos narra Cepeda. Y esta es una de las que más clama por un futuro que, sí o sí, será mejor. No hay duda. ‘Desayuno con diamantes’ habla del maltrato, pero desde esa mano amiga que siempre está ahí, pase lo que pase. Para hundirse contigo, caer a los infiernos y saltar del pozo, para no mirar atrás. Con un ritmo arrollador y alocado que solo te carga de positividad.

Frase a destacar: “…aprendiste que soplando se va el huracán…”

2007 (feat. David Otero)

Hay un pop/rock tan maravilloso en este álbum. Y, personalmente, en este tema, me encanta. Porque cuando se junta un buen sonido con una historia del pasado, se eriza la piel. ¿A quién no le ha pasado? ¿A quién no le ha venido a visitar el pasado? Y de pronto, volar hasta el ayer, enamorarte de lo que pudo ser y no fue, bailar bajo la luna, gritar, saltar, reír a carcajadas y disfrutar de esa cena. Esa última cena. Volver a esos días de septiembre. Al otoño más melancólico posible.

Cepeda con David Otero siempre es un sí. Rotundo.

Frase a destacar: “…que bruja es la suerte…”



Da media vuelta

Cuando Cepeda denuncia, hay pocos que lo hacen como él. Muy pocos. Tiene un coctel de mesura y tranquilidad. De rabia y honestidad. Con una carga perfecta de esperanza. De esa capacidad de saber y entender que todo pasará. Que quien ahora te golpea, mañana seguirá siendo esa misma persona de mierda. Y que tú, tú habrás ganado. Seguro. Porque no hay nadie que tenga derecho alguno a humillarte, hacer de tus días una pesadilla, señalarte o acobardarte. Ni hacerte perder Abril. Y mucho menos tu sonrisa. Y sí, Cepeda, lo narra como nadie.

Frase a destacar: “…van buscando la manera de rompernos…que nos quieren bajo tierra…”

Sirenas

A las relaciones que estuvieron y que terminaron. A esas que tuvieron que terminar por tantas y tantas mentiras… Con ese sonido que te invita a saltar y olvidar. A hacer un corte de mangas a quien te hizo sufrir y por quien esperaste mucho más. Porque a veces nos entregamos mucho más que esa persona que estuvo a nuestro lado. Pero lo importante es darse cuenta a tiempo y saltar.

Frase a destacar: “…aunque el bardo es de papel, no dejo de buscarte por el mar…”

La novia de Rubén

Pop/rock gamberro… De ese que siempre nos ha gustado y por el que hemos enloquecido. Y que lleva un tiempo desaparecido de nuestras vidas. Es bueno volver a ello. Y que Cepeda nos haga ese favor. En algún momento, me ha llevado a ‘La madre de José’ de ‘El Canto del Loco’. Y me he dado cuenta que hecho mucho de menos esto en las tan doloridas radio fórmulas. Ojalá un hueco mucho más amplio para artistas como Cepeda. ¡Aire fresco y necesario!

‘La novia de Rubén’ va a ser toda una locura en esos directos que, tarde o temprano, volverán.

Frase a destacar: “…ella solo quiere morder, al menos es lo que me dice Andrés…”

Antípoda

De esas baladas a las que ya nos tiene más que acostumbrados un Cepeda que se mueve como pez en el agua. De esas historias que cuenta con su particular estilo. Esa mezcla de lo que pudo ser y lo que me gustaría retener. Desde la rabia de haber perdido y el amor de volver en algún momento del camino. Pero en otra dirección.

Frase a destacar: “…podríamos serlo nosotros, pero no…”

Si tú existieras

Hay algo de épico en su melodía. Algo de…todo es posible. Que al final, en ese último minuto de la película, ella aparecerá. Sin lugar a dudas. Y llenará todo ese vacío. Que ese amor ansiado, esperado y deseado sí que está esperando en nuestra puerta. A veces solo se trata de ver con perspectiva. Dejando todos nuestros miedos a un lado. Porque, a veces, a ratos, la persona que nos cierra la puerta somos nosotros mismos. Por eso de que el pasado ya nos ha dejado alguna que otra cicatriz.

Frase a destacar: “…ven, te contaré como sería que, cada mañana, tu bailaras con mi piel…”



Salí a buscarte (feat. Funambulista)

Hay que destacar que Funambulista es uno de los grandes compositores de nuestro país. Y que escucharlo junto a Cepeda es todo un gusto. Absolutamente demencial y extraordinario.

¡Qué bonita historia! De esas que vienen y que van. Y se van porque tenemos tanto miedo que no nos dejábamos llevar. De esas de mirar el cielo y contar un centenar de estrellas. Pero, de pronto, todo se encauza porque, muchas veces, tenemos que aprender a dejarnos volar. A sentir sin esperar nada a cambio. Ser trapecistas de nuestra propia vida.

Frase a destacar: “…a repetirte que si quieres, quiero…”

Acordes menores

Aquí Cepeda susurra al amor. De forma delicada. Como si fuese una caricia. Esa caricia perfecta para cerrar un álbum redondo. Donde vemos a un artista entregado a una melodía y una letra. Porque hay historias de amor que solo puede contar él. Porque las llora de la forma más especial posible.

Puede, será…una de esas baladas clásicas que el público nunca se cansará de pedir en vivo y en directo.

Frase a destacar: “…si no quieres las llaves ya no vuelvas más…que yo no sé inventarme otro final…”


Cepeda nos inunda de sonido, con un nuevo álbum, que demuestra que si se quieren hacer las cosas bien, es posible. Sin mirar modas, sin mirar números absurdos. Solo dejando espacio al arte. A la música.

Reseña de ‘Akelarre en Nueva York’, de M.H. Gorostiza

Previous article

Borneo presenta su nuevo tema ‘Limoneros’

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up