CineDestacadosEn Profundidad (Cine)

Detrás de la figura de Sylvester Stallone

0

Ya en ese primer párrafo he mencionado dos de las sagas más potentes de la historia del cine, que aún siguen moviendo millones de euros y en las que está involucrado el propio Sylvester Stallone. Y es que detrás de esos músculos y de su característica sonrisa torcida nos encontramos a uno de los actores (además de productor, guionista y director) más emblemáticos de la industria cinematográfica moderna. Una figura a la que unos veneran y a la que otros desprecian, pero detrás de la que se esconde una historia que nos lleva muy lejos de los lujos y el glamour que ahora mismo marcan su día a día. 

Aunque ahora está considerado como una de las figuras públicas más emblemáticas de Hollywood, Sylvester Stallone fue rechazado en numerosas ocasiones durante sus inicios. Desde pequeño tuvo claro que quería dedicarse a la interpretación, algo que se metió en su cabeza y que no salió hasta haberlo conseguido. Un camino que, como nos han mostrado películas como ‘La La Land’, no es nada sencillo, y que en el caso de Sly fue bastante duro. 

Su testarudez o su confianza en sí mismo le empujaron a apostar siempre por ese sueño y a no buscar siquiera un trabajo de apoyo para conseguir ingresos. Todo su tiempo lo dedicaba a ese objetivo de convertirse en estrella de Hollywood, lo que le llevó a una situación insostenible. Tal y como el propio Sylvester Stallone confesó hace tiempo, la falta de dinero le empujó a hacer cosas que jamás habría imaginado, como robarle las joyas a su mujer para venderlas. Esta escasez acabó ahogándole y llevándole incluso a dormir en la calle, en una estación de autobuses de Nueva York. 

Sylvester Stallone

Sly recuerda con especial amargura el día en el que, asfixiado por esa pobreza, tuvo quevender a su perroa un hombre que pasaba por una tienda de licores. Su alma gemela, con el que lo compartía todo, por tan solo 25 dólares, que para él era una fortuna. Ese fue el momento en el que tocó fondo. Pero detrás de esa imagen, a veces incluso chulesca, que vemos hoy, hay una persona en cuyo diccionario personal no parece incluir la palabra ‘rendirse’. Ni siquiera en esos complicados momentos, en los que estaba más cerca de convertirse en un vagabundo más por las calles de la Gran Manzana que en un actor, Sylvester Stallone dejó de apostar por sus sueños

Un par de semanas más tarde, Sly escribió el guión de ‘Rocky’ y comenzó a pasearse por estudios y productoras para lograr que esa historia que él había escrito -y en la que queda más que reflejado el espíritu de superación que le caracteriza- se trasladara a la pantalla. Con algún que otro obstáculo de por medio, lo siguiente que ocurrió lo conocemos todos.La vida del soñador, del testarudo que había llegado incluso a dormir en la calle y a robar a su mujer para tener algo que llevarse a la boca, cambió en prácticamente un año. De vender a su perro en una licorería por 25 dólares a estar nominado en los Premios Oscar. Un recorrido que bien podría ser la trama principal de una película de Hollywood y que en realidad es la vida de una de sus estrellas. 

Sylvester Stallone

Sylvester Stallone no tardó en recuperar a su perro, por una suma impactante de dinero, y nunca perdió las ganas de actuar y llevar al cine las historias que aparecían en su cabeza. Ahora nos transmite una imagen artificial, se presenta ante el público como la verdadera estrella en la que se ha convertido, pero detrás de los focos hay un hombre que más allá de sus extravagancias, de sus contradicciones y de sus defectos, sabe lo que es luchar por lo que quiere, sin rendirse y sin miedo a la oscuridad

Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

Capítulo 27 de ‘Estoy Vivo’: Una apuesta descerebrada que funciona

Previous article

Estopa toma La Riviera

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login/Sign up