Críticas (Series)Series

Capítulo 27 de ‘Estoy Vivo’: Una apuesta descerebrada que funciona

0

Tras su exitosa segunda temporada, en la que la incorporación del terror fue todo un acierto, este mismo jueves se ha estrenado la tercera entrega de ‘Estoy Vivo’, en la que los guionistas han vuelto a apostar por un salto al vacío. Si hay algo que caracteriza a esta serie es su capacidad para innovar en todo momento, una ausencia de miedo a lo desconocido que ha sido la que ha permitido que llegue hasta nosotros un producto novedoso y sin complejos. Un producto que une géneros que creíamos irreconciliables y que supone un giro de 360 grados para la ficción televisiva de nuestro país. 

Ya en sus inicios, cuando se lanzó su piloto y muchos creyeron que la apuesta de Televisión Española iba a terminar en batacazo monumental, nos demostraron que buscaban hacer algo diferente, apostar por aquello que nunca se había hecho y apostar de verdad, no a medias. Conforme ha ido avanzando la serie, hemos visto que su apuesta ha ido aumentando y que no se han planteado acomodarse en ningún momento

La última prueba la encontramos en el ya mencionado estreno de la tercera temporada, que tuvo lugar este jueves 26 de septiembre. En él, no sólo se nos presentaron nuevos enigmas por descifrar, sino también una explosión que era difícil de imaginar y por la que pocos habrían apostado. Una explosión que podría haber terminado con la serie, haberla convertido en motas de polvo, y que sin embargo ha funcionado a la perfección. 

Cuidado, a partir de aquí los spoilers correrán a su libre albedrío. 

Un nuevo Big Bang

‘Estoy Vivo’ comenzó con un Big Bang en toda regla, con esa muerte de Andrés y su regreso a la vida en un nuevo traje. Un Big Bang que ha vuelto a repetirse en el inicio de su tercera temporada. 

La serie reconecta con nosotros con una escena feliz, celebrando el embarazo de María, con Márquez y Laura cada vez más cerca y Susana y Iago completamente enamorados. En realidad, la escena que todos los seguidores de la serie soñábamos con ver desde sus primeros compases. Una felicidad absoluta que, como siempre ocurre con las buenas cosas y como dice la canción de Fredi Leis, se nos va sin avisar. 

Todo se tuerce con la aparición de una misteriosa joven en moto, que de manera indirecta termina provocando un accidente de coche en el que mueren Laura, Susana y Bea. Madre e hijas, juntas, en el que probablemente sea uno de los mejores momentos de su vida, la pierden de una manera trágica y fría. En una noche lluviosa. Lejos de esa felicidad que dejaron en casa de Márquez y Iago.

Como en la vida real, en esa que intentamos entender cada día, las desgracias y las fortunas se suceden sin razón y sin aviso. Y así es como se marchan estas tres mujeres, las mujeres de la vida de Márquez, sin razón y sin aviso. Un segundo Big Bang que pone patas arriba la serie y que, contra todo pronóstico, funciona sobremanera. 

Por el momento, parece bastante claro que no volveremos a ver a Cristina Plazas, Anna Castillo y Lucía Caraballo interpretar a Laura, Susana y Beatriz. Tres ausencias notables, que podrían afectar al rendimiento de la serie, pero que han sido bien aceptadas por lo que implican. Los tres personajes han regresado, pero con nuevos trajes. Nos despedimos -por ahora- de tres actrices de 10, pero dejan en nuestras manos un enigma que nos mantiene atrapados y activos, generando un nuevo comienzo en ‘Estoy Vivo’. 

Interesantes incorporaciones

Junto a estas tres despedidas llegan nuevas incorporaciones que, por el momento, han despertado el interés del espectador. Personalmente, me quedo con la de Laia Manzanares. Muchos conocerán a esta joven catalana, que está comenzando a despuntar a nivel nacional, por su participación en ‘Merlí’, donde daba vida a Oksana. Ahora se mete en la piel de una extraña joven a la que, por el momento, hemos visto pilotando una moto a alta velocidad, molestando a Susana y a su familia y aniquilando sin piedad a una mujer desconocida. El personaje es un enigma en sí mismo: no sabemos si tiene algo que ver con la Pasarela, no sabemos cuál es su misión, pero ya tenemos claro que se ha hecho con nosotros. 

Los otros dos recién llegados son Aitana Sánchez-Gijón y Jan Cornet. La primera da vida a la nueva comisaría de Vallecas, una mujer muy recta y formal, que por lo que hemos visto en el avance esconde un importante secreto. ¿Será uno de los trajes que guarda el alma de Laura, Susana o Beatriz? La eterna pregunta que, por lo que parece, será en torno a la que gire esta tercera temporada. 

Por su parte, Jan Cornet interpreta a Adrián, un joven inspector de Policía al que le ha tocado la complicada tarea de patrullar con Márquez un año después de la muerte de su familia. Han sido bastantes los espectadores -entre los que me incluyo- que han creído ver en él ciertos comportamientos que recuerdan a Susana. Y aunque la serie nos invita a pensar que la hija de Márquez ahora habita en el cuerpo de otra joven de origen peruano, apuesto por que en realidad su traje es este curioso inspector que parece tener más de una cara. 

La esencia, presente

Junto a ese shock inicial y a la incorporación de nuevos rostros, a la que nos toca acostumbrarnos, esta tercera temporada de ‘Estoy Vivo’ mantiene su esencia presente en todo momento. Esa unión de géneros, que nos lleva desde el thriller a la comedia, pasando por el drama más puro e incluso por la película de terror. En este primer episodio, los más sensibles habrán llorado y reído a carcajada, habrán desarrollado cientos de teorías y se habrán sentido presos de la tensión y la angustia. 

Dentro de la enorme apuesta que han hecho en este inicio, acabando de un plumazo con tres de los personajes más queridos, los guionistas han sabido mantenerse en los raíles y recoger esa seña de identidad que tanto ha gustado de la serie desde un comienzo. Han apostado por el cambio, por la locura momentánea y por la sorpresa, pero manteniéndonos en casa. Un acierto en toda regla.

Estoy Vivo

10

Lo Mejor
  • Sorpresa inicial
  • Incorporaciones muy interesantes
  • Unión de géneros
  • Muchos enigmas, pero sin agobiar al espectador
  • Pistas que nos activan
  • Inicio inmejorable
Lo Peor
  • Adiós a tres actrices muy queridas
Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

La magia de Sofía Ellar

Previous article

Detrás de la figura de Sylvester Stallone

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login/Sign up