CineEn Profundidad (Cine)

‘Litus’ y lo que nunca se ve

0

Por eso, cuando salí de la sala de cine después de ver ‘Litus’, la última película de Dani de la Orden, el sentimiento que me dominaba fue la sorpresa. Acompañada de tristeza, incredulidad y una especie de shock, por supuesto, pero apoderándose de la mayor parte de mi conciencia. Una sorpresa positiva, que responde a la manera en la que el director y Marta Buchaca, guionista, han tratado el tema del suicidio y en concreto la muerte del protagonista invisible de esta cinta. 

En ella, nos encontramos con un grupo de amigos que se reúne para despedir de manera simbólica a Litus, quien decidió quitarse la vida seis meses antes. En esta reunión, el espectador puede contemplar las diferentes etapas del duelo en los personajes, así como el efecto y las consecuencias que un suicidio tiene en el entorno de quien lo comete. Pero no es esto lo que me sorprendió del largometraje. 

La sorpresa, y cuidado con los spoilers, llegó en los últimos compases de la cinta, cuando la tensión termina por romper y las apariencias, que muchas veces no engañan, se desdibujan para revelar el verdadero panorama que queda cuando alguien a quien quieres se va por decisión propia y sin que lo esperes. Cuando las máscaras desaparecen y Toni, el hermano de Litus, narra cómo vivió el suicidio y comparte con el resto la carta de despedida que dejó para él, ahí es donde la sorpresa aparece y atrapa, y paraliza, y da que pensar

'Litus'

Estamos más que acostumbrados a ver en series y películas cómo cierto personaje decide acabar con su vida porque esta es un infierno repleto de problemas aparentes, porque le han roto demasiado el corazón y de muchas maneras diferentes o porque no encuentra salida. Pero existen muchos casos de suicidio reales en los que nadie conoce las razones, en los que nadie llega ni siquiera a imaginarlas. Personas alegres, divertidas, cuyas vidas van bien, que tienen prácticamente todo lo que cualquiera podría desear y que, en realidad, nunca han dado muestras de que algo en su interior vaya mal o no funcione como debería. ¿Por qué decidirían quitarse la vida? 

De esto nos habla ‘Litus’. De quienes sufren en silencio y sonríen a la vida y a los demás, porque no quieren o no pueden compartir lo que les ocurre. De aquellos para los que la vida que tienen, por maravillosa que pueda parecer, no es suficiente, porque albergan un demonio que les va comiendo poco a poco el alma. De quienes padecen una depresión de manera crónica, que ni ellos mismos han sido capaces de comprender. Personas que deciden marcharse de la misma manera en la que vivieron su calvario: en silencio

Nunca antes había escuchado un monólogo tan real y tan auténtico acerca del suicidio como el del personaje de Quim Gutiérrez en ‘Litus’. Un monólogo que invita a una reflexión que no imaginábamos encontrar cuando empezamos a ver la película y que le aporta a esta un valor incalculable. Lejos de tratar el suicidio de manera banal, la cinta de Dani de la Orden se adentra en el tema y nos lo presenta de manera cruda y tan real que duele, que escuece. 

'Litus'

Y no se dulcifica esta dura realidad, ni desde el punto de vista de quien se marcha ni desde el de su entorno. En cierto punto de la película podemos pensar que se está idealizando al personaje de Litus, que se le muestra como perfecto, como suele ocurrir muchas veces cuando una persona fallece. Pero todo cambia en esos compases finales, en los que también aparece el enfado de sus series queridos, así como los muchos defectos que tenía -y que todos tenemos-. 

No hay buenos ni malos. No hay razones firmes y evidentes para el suicidio. No hay traiciones, ni rencores, ni traumas infantiles, ni problemas monetarios… Lo que sí hay es una historia real, que comparten muchas personas anónimas y que, generalmente, no aparece en nuestras pantallas. Una verdad amarga que acompaña a cientos de seres humanos a lo largo de su vida o a partir de la muerte, y que está más cerca de lo que parece. 

Hay más Litus de lo que creemos, y no podemos obviar su realidad. Películas como esta ayudan a que no sea así. Y no creo que haya un mayor logro para un largometraje. 

Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

El personaje | Travis Bickle (‘Taxi Driver’): mitad verdad, mitad ficción, la más pura contradicción

Previous article

Todo lo que sabemos de ‘The Witcher’, la gran apuesta de Netflix

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up