CineDestacadosEl Personaje (Cine)

Luke Skywalker, el primer héroe de la galaxia

0

Desde que comencé este maratón de ‘Star Wars‘, con el objetivo de prepararme para el estreno de ‘Star Wars. Episodio IX: El ascenso de Skywalker’, he dicho en un par de ocasiones que la clave de esta saga galáctica es que es una muy buena historia; quizá nos parezca algo evidente, una conditio sine qua non, pero que en realidad no es algo tan habitual. Muchas grandes películas, muchos grandes libros, asientan su fuerza en la fuerza de los personajes, de las imágenes, de los textos o de cualquier otro elemento, y si las analizas a fondo te encuentras con una historia corriente. Esta, la de ‘Star Wars’, es una buena historia. Ah, pero qué buenos personajes tiene también.

Y empezamos por el principio. Empezamos por el primero. Empezamos por el primer héroe, por el de siempre, por el que robó los corazones de los espectadores, por la gran inspiración, por el gran Jedi, el auténtico, aunque en términos temporales no fuera el primero, ni siquiera el último. Pero fue quien recuperó todo, y fue quien nos lo presentó. No me digáis que no es preciosa esta doble responsabilidad. Fue el personaje con el que vivimos el primer camino del héroe, el descubrimiento de la Orden Jedi y de la Fuerza, los aprendizajes de Yoda y esa magia que sigue viviendo en cada película (también en el Episodio I, sí, un poco aunque sea). Hablo de Luke Skywalker (Mark Hamill). Casi me gustaría resaltar aún más su nombre.

Luke Skywalker no era nadie antes de serlo todo, primera razón por la que todos nos sentimos y nos quisimos sentir (dos términos complementarios, pero diferentes) cercanos a él. Luke Skywalker no era más que un chaval con habilidades evidentes y una sensibilidad especialidad, que en manos de Mark Hamill quedó retratado en un rostro casi (¿casi?) perfecto, como hecho de mármol, con una inocencia que está presente en cada escena de las tres primeras entregas y que siempre será una de las cosas que más valore de estas. Desde el principio de los tiempos, Luke Skywalker era un chaval inocente, y tenía un gran corazón. Era bueno con los demás, bueno consigo mismo, bueno con todo. Quería ayudar, quería explorar, quería crecer y vivir aventuras. Es el héroe que todos soñamos para nuestras historias, las que escribimos, las que imaginamos y las que vivimos a través de una pantalla, porque estaba perfectamente representado con Mark Hamill y porque su bondadosa, y por ello irresistible, personalidad nos hacía desear vivir a su lado este viaje galáctico que fue el primero.

Era el protagonista perfecto. El héroe perfecto. El que consigue las cosas a través de sacrificio y de esfuerzo, sin que por ello se nos olvide que es también el elegido, que está dotado de algo incluso antes de nacer, de una magia interior indescifrable que quizá antes nos atraía más que ahora, cuando parece que necesitamos más explicaciones para aceptar las cualidades heroicas innatas de alguien (¿es eso lo que les sucede a algunos con Rey o es otra historia para analizar otro día?).

Luke Skywalker es perfecto por su personalidad, que además queda en perfecto contraste con otros dos huracanes como son Leia (Carrie Fisher) y Han Solo (Harrison Ford), y también por su historia personal. Cuando descubrimos ese pasado acechado por Darth Vader fue como si los intensos sentimientos de pertenencia que habíamos desarrollado hacia él quedasen completos; y cuando comprendimos que ¡a pesar de todo! quería salvar a su padre no nos quedó otra que rendirnos ante él. Lo he dicho antes de comenzar: siempre será mi favorito. Me gusta mucho Obi-Wan Kenobi, me gusta mucho Anakin, me gusta mucho Rey, me gusta mucho Yoda, pero Luke Skywalker representa todo lo que es ‘Star Wars’. Representa la lucha, las buenas intenciones, la magia, la inocencia y la fuerza. Y la Fuerza.

Luke Skywalker y Yoda

Entiendo que a muchos les disgustara el camino de Luke en ‘Los últimos Jedi’. Me confieso de nuevo: a mí me gustó. A mí sí me encaja que el bueno de Luke Skywalker se sintiera tan profundamente decepcionado consigo mismo que decidiera retirarse para así no hacer más daño. Tampoco me había planteado nunca que rendirse no estuviera en su vocabulario, como se suele decir, porque lo que más he advertido siempre en él es esa tendencia innata e inevitable a mejorar la vida de los demás, a ayudar, a luchar por lo que está bien, una tendencia que ha llevado casi como una responsabilidad suya y solo suya. Así que su retiro, cuestionado como pocas cosas se han cuestionado, sí me encajó. Y me gusta, porque me sigue diciendo muchas cosas de él. Que después de todo, después de todo lo que ha vivido, después de todo por lo que ha luchado, sigue siendo ese joven de gran corazón que solo quiere facilitar la existencia de los demás, aunque eso implique alejarse.

Luke Skywalker - Episodio VIII

¿Si hubiera tomado otra decisión? No lo sé. Me parece interesante que nuestro primer héroe rompa con todo y se dedique a cuestionar la Orden Jedi, que sí debería ser cuestionada, con todas esas contradicciones que ya advertimos en la segunda trilogía, en lugar de coger su espada láser y llenar la pantalla con una coreografía más. Y me parece, como ya he dicho, que sigue contando cosas de quién es, de quién ha sido siempre y de lo que permanecerá en un futuro. Si Luke Skywalker cuestiona a la Orden Jedi, no me queda otra que cuestionarla una vez más. Si Luke Skywalker se cuestiona a sí mismo, no me queda otra que sumergirme en sus pesares y tratar de explicármelos. Si Luke Skywalker teme a la Fuerza, no me queda otra que temerla. Creo que esto es interesante, y creo que solo nuestro primer héroe podía ejemplificarlo a la perfección.

Luke Skywalker - Episodio V

Así que tenemos un personaje de gran corazón, valiente e inclinado de manera constante a ayudar a los demás, aunque eso signifique recoger su orgullo Jedi y reconocer que estaba equivocado, o que no sabía hacer las cosas, o que tuvo miedo. Tenemos un personaje que encarna el esfuerzo, la dedicación y la pasión, que ha dedicado su vida a mejorar la de los demás, y que no necesita construir barreras a sentimientos tales como la decepción o el desaliento y mostrarse fuerte cuando no lo es; sucumbe como podríamos sucumbir cualquiera, y al final termina superándolo cuando siente y asume, con la humildad y la abnegación de siempre, que vuelve a ser necesitado. Tenemos un personaje que es la Fuerza misma, que tiene todo lo bueno de la Orden Jedi pero no trata de esconder lo malo, que no parece ser fuerte en él; que siente y no teme sentir, aunque parezca consciente de que ese no es su camino. Tenemos el protagonista perfecto, el héroe perfecto. El primero. El de siempre. El favorito. Larga vida a Luke Skywalker.

Luke Skywalker
Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

‘Camino a la Navidad’: películas que tienes que ver estas fechas

Previous article

El Teatro Lara estrena el mes de enero con grandes novedades

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up