LiteraturaNo Ficción

Reseña de ‘De prisiones, putas y pistolas’, de Manuel Avilés: la primera piedra del final de ETA

0

· FICHA ·
Título: ‘De prisiones, putas y pistolas’
Autor: Manuel Avilés
Editorial: Alrevés
Sinopsis: A las dos de la madrugada del día 2 de diciembre de 1991, estalló la bomba de relojería en los boletines informativos de la Cadena SER. Por primera vez, presos de ETA criticaban a la cúpula de la banda por sus últimas acciones terroristas y se manifestaban en contra de los atentados indiscriminados que tenían a los niños como víctimas. En definitiva, presos de ETA desmentían a los propagandistas que afirmaban que no existían fisuras en el apoyo a los atentados.

En esta ocasión no se escondió nada: las voces de las grabaciones eran claras y desvelaban los nombres, los apellidos y el historial de los etarras críticos. Era el principio del fin de la banda armada.

Manuel Avilés era el director del centro penitenciario de Nanclares de la Oca y, junto a su amigo y secretario general de Instituciones Penitenciarias, Antonio Asunción, llevó a cabo la arriesgada maniobra que para siempre marcaría un antes y un después en la organización terrorista y en gran parte de la opinión pública.

En este libro encontrarás: Una historia interminable de aventuras entre rejas. En ella, el lado humano prevalece en medio de la oscuridad y todo con un ritmo narrativo frenético en el que te narran uno de los golpes más duros para el final de ETA.


Hay libros que desde el momento que conoces de su existencia despiertan en ti la curiosidad. Este es el caso de la obra ‘De prisiones, putas y pistolas’ de Manuel Avilés, donde la temática ya te invita a conocer un mundo desconocido y bastante tratado. Seguramente cuando te hablan de la “Vía Nanclares” te suene de pasada, pero fue el inicio del final de la banda terrorista ETA. Ese fue precisamente el aspecto que me llamó más la atención, el conocer que sucedió realmente para que todo eso sea posible finalmente.

Humanizando lo tétrico

Hablar de cárceles normalmente tiene una connotación negativa. Siempre se hace una crítica predeterminada sobre las personas reclusas y la actitud de los funcionarios. En ‘De prisiones, putas y pistolas’, nos adentran a un mundo distinto y desconocido, donde lo vivido en primera persona permite conocer que pasaba realmente.

Manuel Avilés es una de las personas que mejor conoce todo lo acontecido. Durante años ha estado dentro de diversas prisiones de España y en esta obra nos muestra su peculiar visión. En un terreno donde la libertad es inexistente, los reclusos únicamente tienen tiempo para pensar y replantearse todo lo sucedido hasta llegar a estar ahí dentro.

Gracias a una prosa directa y detallada, Manuel Avilés te transporta al lugar de los hechos. Eso hace que puedas llegar a conocer la historia de los reclusos e incluso, humanizar su dolor (hasta cierto punto). El autor no duda en hacer uso de la psicología en todo momento. El objetivo es adentrarse en un mundo interno de los presos, conociendo parte de su sufrimiento y aprovechando cada situación para salirse con la suya.

Narrado con real dureza, se trata de un relato terapéutico tanto para el autor como para quien  lo lee. En esta obra no se duda en ningún momento en mostrarnos como es la vida en la cárcel. Por ello, nos enseña un mundo de sufrimiento interno en el que la supervivencia humana está en un primer plano por muy perdido que esté todo.

La verdad desde dentro

Si por algo se caracteriza ‘De prisiones, putas y pistolas’ es por una realidad sorprendente. Manuel Avilés relata con todo lujo de detalles una angustiante situación que fue realmente vital para comenzar el final de ETA. Lo relata en primera persona en una de sus muchas visitas a un especialista, y ese es el punto fuerte de esta narración, el hecho de situar a la persona o al lector en el lugar de los hechos.



La psicología en este caso es fundamental. Él era consciente de que estaba adentrándose en un terreno pantanoso, pero eso no le impidió en ningún momento seguir actuando como lo tenía previsto. La experiencia que tuvo en sus anteriores etapas en las cárceles de Cartagena, Benalúa, o Fontcalent entre otras, hizo que este golpe a una banda terrorista no tuviese grandes inconvenientes para todos los involucrados.

Manuel Avilés remarca constantemente que fue esencial la colaboración de distintas personas. El autor hace especial mención a Antonio Asunción, que en su etapa como Director General de Instituciones Penitenciarias dio los primeros pasos para la desarticulación de ETA. Lo hizo con unos micrófonos puestos en lugares estratégicos, algo que permitió que se pudieran conseguir unas grabaciones devastadoras para la organización.

El autor del libro lo recuerda perfectamente y es que también supo ponerse en la piel de unos reclusos que habían tocado fondo. Por increíble que parezca, esos internos quería reinsertarse en una sociedad que les rechazaba y eran conscientes de sus errores. Se arrepentían de los hechos y que no quería seguir más en esa línea. Bien es cierto que es imposible enfatizar por completo con ellos, pero era esencial saber que pensaban para poder adelantarse a los acontecimientos. Fueron días agobiantes, de llamadas incesantes y de relaciones prácticamente rotas, pero que finalmente dieron el fruto esperado.

¿Te va a gustar ‘De prisiones, putas y pistolas’?

Si eres un apasionado de la historia más reciente de España y quieres saber que sucedió para empezar el final de ETA te va a gustar. Es un libro para cualquier tipo de conocimiento respecto al tema y se lee relativamente rápido. Se trata de una lectura didáctica. En ella, se cuenta el dolor, el sufrimiento y las heridas que no sanan en una sociedad que sigue recuperándose de una de sus etapas más duras.

Con una prosa directa, clara y contundente, Manuel Avilés vuelve a sorprendernos con una obra que marca. ‘De prisiones, putas y pistolas’ es un libro que hace que el lado curioso del ser humano aparezca y quiera saber más sobre una apasionante aventura como es la de Nanclares de Oca. Es una narración fluida, de esas que emocionan y llegas a cuestionarte cualquier cosa de la que nos han contado. En definitiva, es un libro en el que con cada lectura aprendes algo nuevo y te sumerge en un mundo que cada vez te sorprende más.

Gracias a Ediciones Alrevés por el ejemplar.

Sobre 5...

5

‘Chocolat’: no dejemos morir a los cuentos

Previous article

Paloma Bloyd (‘Cuéntame cómo pasó’): “me gusta el arco que estamos viendo en Deborah”

Next article

Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.