DestacadosLiteraturaReseñas

Reseña de ‘El destino celeste’, de Mary Robinette Kowal

0

· FICHA ·
Título: ‘El destino celeste’
Autora: Mary Robinette Kowal
Traducción: Aitana Vega Casiano
Editorial: Oz Editorial
Fecha de publicación: septiembre de 2020
Sinopsis: En 1961, la colonia de la Luna está en pleno funcionamiento y la humanidad se prepara para dar el siguiente paso: llegar a Marte. Pero diez años después del impacto de un gran meteorito, la sociedad se divide entre aquellos que temen que los dejen atrás en un planeta desolado y los que no creen que todos merezcan viajar al espacio. Elma York, la primera mujer astronauta, tendrá que hacer frente a las tensiones políticas y sociales para conseguir que la misión a Marte salga adelante. Elma y el resto de su tripulación se embarcarán en un intrépido viaje hacia el planeta rojo, de cuyo éxito depende el futuro de la raza humana.

En este libro encontrarás: un viaje por las estrellas, naves espaciales y misiones sin gravedad, una protagonista astronauta con la que querrás viajar siempre, un secundario que brilla con la fuerza del Sol, una historia redonda de principio a fin.


No tenía demasiadas dudas con respecto a que fuera a gustarme ‘El destino celeste‘, porque lo que hizo Mary Robinette Kowal en ‘Hacia las estrellas‘, la primera parte de la serie, no es casualidad. No solo es una historia muy bien escrita: se percibe, además, que es la primera parte de de un todo, de un conjunto. Se percibe que no estamos más que empezando, y que de verdad hay algo más que tiene que llegar. Llega con ‘El destino celeste’, el siguiente paso hacia la conquista del espacio. Nuestro nuevo paseo por este escenario que Kowal toma para hacerlo suyo. Ganadora de los premios Nébula, Locus y Hugo, es una de las mejores historias de ciencia ficción que he leído en los últimos años. Y ahora que lo he terminado, sólo quiero más.


El destino celeste

Un resumen de ‘Hacia las estrellas’

Para quien todavía no haya leído la primera parte de la serie, empezaré resumiendo de qué va esta historia. Es primavera de 1952 y un meteorito acaba de impactar contra la Tierra, arrasando la Costa Este de Estados Unidos. El mundo, entonces, cambia. Las consecuencias de esta tragedia no solo se ven reflejadas en las vidas perdidas: pronto, el planeta se convertirá en un planeta que no podrá albergar vida. La humanidad, entonces, se prepara para abordar la conquista del espacio. Su objetivo más inmediato: la Luna.

En un momento en que las mujeres no han ganado independencia, en un momento en que viven en casa, esperando que los hombres decidan por ellas, Elma York, piloto del Servicio Aéreo Femenino y matemática, se siente tan preparada como sus compañeros masculinos para liderar esta carrera espacial. Y lucha por ello. Acompañada de otras compañeras, y descubriendo que hay otras realidades ahí fuera que desconocía y que también merecen una lucha, Elma se enfrenta a la comunidad científica, al nuevo gobierno y a sus propios miedos en su camino por convertirse en astronauta. Esto es ‘Hacia las estrellas‘. Como digo, ‘El destino celeste’ va un paso más allá.

Algunas consideraciones generales

¿Me ha parecido mejor libro? No lo sé. Supongo que sí. Creo que ha llegado a gustarme más, porque parte desde un cariño hacia los personajes, desde un conocimiento del tono y el estilo de la autora, desde una emoción ya existente.

‘El destino celeste’ se compone de nuevo de capítulos no muy extensos, narrados por la protagonista, que sigue hablándonos como si se hubiera sentado delante de nosotros a contarnos una historia. ¿Recuerdas dónde estabas cuando…?, nos pregunta, y yo me muero por descubrir dónde estaba ella. La narración es sencilla, el estilo es sencillo, pero sigue usando jerga científica y espacial con la que en ocasiones me siento un poco desconcertada. No entorpece la lectura, en cualquier caso, porque puedes continuar disfrutando aun sin saber qué significan todos esos números y palabras raras que se dicen unos a otros.

Y eso que la forma importa. Quiero decir: es un libro de ciencia ficción. Pero incluso aunque no entiendas los términos más concretos, el conjunto nunca queda manchado, el mensaje general llega, la idea completa se consigue siempre. Con ella volamos a través de las estrellas, en la oscuridad del espacio, que está bien presentado y descrito (como si lo hubiera visto alguna vez). Kowal tiene la facilidad de ponerme donde quiere ponerme, y creo que no solo me pasa a mí, razón por la que se ha llevado tantos premios.

‘El destino celeste’ es emocionante, adictivo, muy preciso y contundente en todos y cada uno de sus conflictos, tanto personales como profesionales, tanto individuales como aquellos que conciernen al grupo. Porque ‘El destino celeste’, esta serie en general, es muy de grupos. Muy de comunidades. Importan los miedos, los deseos y los porqués de éstas, que, creo, quedan también muy bien reflejadas. Las mujeres, la comunidad negra o la comunidad judía tienen su espacio. Y no siempre son amables entre sí, porque tienen mucho por lo que luchar y algunas luchas parecen entorpecerse.

Es fantástico cómo Kowal consigue reunir todo esto, ¡en medio del espacio!, y convertirlo en algo real, casi palpable, en lo que deseas posicionarte. Algo que, de hecho, me ha hecho hablar sola en más de una ocasión, al libro, a la pared o a la nada sideral.

Los personajes

Elma York es un personaje inolvidable. Es la protagonista, es la primera mujer astronauta, es una judía sureña que ha sentido culpa y presión toda su vida. Con el paso de los años, con la madurez y los éxitos en diferentes ámbitos de su vida, ha conseguido liberarse un poco de todo aquello que le hacía padecer una ansiedad extrema, pero encara su aventura en el espacio sin sentirse completamente estable en este sentido. Y el lector lo sabe, porque conocemos desde el primer libro sus debilidades, sus conflictos y todo aquello que la caracteriza. Así que la vemos evolucionar, superarse, recaer, retorcerse y volver a levantarse. Lo vemos con la atención de quien quiere ayudar a una amiga.

Elma York es uno de los mejores y más completos personajes a los que me he acercado en los últimos tiempos, y es una de las mejores protagonistas que he tenido la suerte de descubrir.

Y luego está Parker. Este secundario, protagonista de mis últimos pensamientos y emociones, brilla con la fuerza del Sol. Por lo malo, que no se olvida, por lo bueno, que empieza a descubrirse, por lo que no somos capaces de catalogar, y sobre todo por la sorpresa. Las sorpresas de su mano siempre llegan pegadas a la personalidad y la historia que vamos descubriendo, así que son sorpresas muy positivas, siempre satisfactorias.

Si Elma York es la protagonista de mis sueños, este personaje, del que voy a tener que hablar más sin preocuparme por no desvelar demasiado, es el personaje que me ha robado el sueño en los últimos días. Casi ni me lo creo. Y como la ficción me otorga la distancia ficticia para amar y odiar a mi antojo, siempre desde la crítica y sin perder de vista la realidad, proclamo a los cuatro vientos mi amor por este personaje y por Mary Robinette Kowal, por haber hecho lo que ha hecho aquí.

Lo ha hecho con todos los personajes, en realidad. Porque también tenemos a Leonard, a Florence y a todo el equipo que acompaña a Elma en sus viajes, que son secundarios con valor, porque piensan, hablan, sienten y viven, y se percibe en cada diálogo, en cada mirada descrita y en cada acción. Y a Nathaniel. No se me olvida.

« Cuando no has visto a la persona a la que amas en tres meses, el primer momento en que volvéis a estar juntos, el roce, el olor, solo la influencia orbital de su presencia te hace sentir que ya no estás perdida en el movimiento sideral »

Todos los conflictos que hay en este libro

Como ya dije hablando de ‘Hacia las estrellas’, esta historia tiene una fuerte carga social, política. La comunidad negra, la comunidad judía, las mujeres…, son sometidas a análisis y exploración por parte de la escritora. Desentraña sus problemas y sus conflictos, y a veces la resolución de éstos parecen chocar entre sí, lo que te obliga a reflexionar por ti mismo, a posicionarte. La conclusión final es siempre la misma: todas las personas tenemos que tener los mismos derechos, ser igual de libres. Pero estamos hablando de mediados del siglo pasado, en Estados Unidos, donde ni hoy en día está garantizado algo así, así que Elma y compañía sufren, pelean, discuten, plantan cara.

Me ha gustado especialmente todo lo que tiene que ver con la comunidad negra, porque me ha hecho pensar en qué lugar puedo ocupar en esta lucha a partir del lugar que quiere ocupar la propia Elma. Esta comunidad, en la ficción de ‘El destino celeste’, empieza a tener voz, pero no la suficiente como para liderar la lucha. Esto genera frustración, resignación y una especie de lucha callada que sólo se vuelve feroz en los momentos y las circunstancias de confianza. Merece la pena leer sobre todo esto. Desde un punto de vista ficticio, pero sin olvidar la realidad.

También me ha resultado muy curioso ver cómo las cosas buenas que le van sucediendo a Elma, y muchas de ellas las desea con todo su corazón, suceden no siempre por los motivos correctos. A veces, esas cosas buenas que llegan a su vida llegan por motivos equivocados. Porque sigue viviendo en un mundo de hombres, y esos hombres siguen colocando el valor de las mujeres por debajo. Quieren manejar ese valor que no terminan de comprender en su propio beneficio. Con qué sutileza y con qué buen gusto está todo esto reflejado aquí. Como la necesidad de tener referentes, como el precio y el valor de la fama, como la presión de la sociedad. ‘El destino celeste’ es un libro repleto de valor en este sentido.

Y ¿va a gustarte?

. Pocas veces antes he respondido de forma tan rotunda. ‘El destino celeste’, como ‘Hacia las estrellas’, incluso con más fuerza, es una obra redonda que uno solo siente incompleta cuando ha llegado al final y quiere más. Y únicamente por esto: porque se desea más. De principio a fin, cada escena narrada, cada diálogo, cada detalle de los personajes, cada conflicto, invita a seguir leyendo. Se disfruta muchísimo de la propuesta, del espacio, de la escritura de Mary Robinette Kowal y de los personajes que ha creado para que vivan en este su mundo, que también es el nuestro, y el que nos queda por descubrir. Lo conozco un poco más gracias a ella. Lo conozco un poco más gracias a Elma.

« Intrépidos aventureros, la mujer astronauta acaba de asegurar que la órbita es estable »

No dejéis pasar esta historia. Como los cometas más famosos, sólo encontramos algo así una vez cada muchos años.

Sobre 5...

5

Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

Crítica: ‘Ratched’, la locura y la maldad en un equilibrio encantador

Previous article

Crítica de ‘El diablo a todas horas’: magníficas interpretaciones en un largometraje sórdido y oscuro

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up