DestacadosLiteraturaReseñas

Reseña de ‘La canción de los sueños rotos’, de Isabel Fernández Madrid

0

· FICHA ·
Título: ‘La canción de los sueños rotos’
Autora: Isabel Fernández Madrid
Editorial: Hela Ediciones
Fecha de publicación: junio de 2020 Sinopsis: Danielle Belrose ha cruzado el espejo y cambiado su realidad. Al otro lado se encuentra con Axel, quien liderará una rebelión con aquellos que nunca obtuvieron un final feliz. La Ciudadela se prepara para la boda de Erik Everett y en Stardust comienza la semilla de la resistencia. Mientras Ian y Tatiana se enfrentan a lo que nunca imaginaron, Gala ve cómo su familia se desmorona poco a poco. La chispa que inicia el caos se enciende, pero ahora te toca a ti elegir. ¿Magia o humanidad?

En este libro encontrarás: lo que parece un cuento clásico actualizado, por la magia de siempre y la chispa especial de la autora, muchos personajes por los que sufrir, guiños que todos reconoceremos, y el debate que más aprecio en el universo creativo: ¿creer o no creer?


Isabel Fernández Madrid me conquistó con ‘El bosque de los niños fantasma. La primera parte de esta historia, la que presenta a los personajes y nos va descubriendo el conflicto, es un sueño para los amantes de la fantasía, de los cuentos clásicos y de los personajes que buscan su sitio en un mundo complicado. Es una de las lecturas que más he disfrutado en lo que va de año, por cómo escribe la responsable de la misma y por lo evocador que encontré el universo que retrataba. Así que cuando lo terminé solo pensaba en ‘La canción de los sueños rotos‘, su continuación. Casi como sus protagonistas, he tenido que realizar una escabrosa travesía para poder completar esta historia, pero los esfuerzos han merecido la pena. ‘La canción de los sueños rotos’ realmente completa la historia.


La canción de los sueños rotos

Algunas consideraciones generales

‘La canción de los sueños rotos’ se divide en tres partes muy lógicas; como los cuentos de antaño, presentación, nudo y desenlace. Se toma la perspectiva de varios personajes para guiarnos por una historia que se desarrolla en diferentes escenarios de forma paralela. Me sorprendo, en un momento dado, con la claridad con la que soy capaz de ver sus posicionesen este mundo sin que la autora haga demasiadas referencias a ello. Es porque es un libro muy claro de ver, en todos los sentidos.

Isabel Fernández Madrid escribe muy bien. Si bien es cierto que la he sentido menos inspirada que en el primer libro, sigue siendo poética y emocional. Sigue sabiendo cómo aprovechar frases ya hechas para darles un sentido único, que solo puede aplicarse en esa situación que describe. Sabe también, muy bien, cómo elegir el ritmo adecuado para cada momento de la historia. Y tengo la sensación de que tenía muy claro desde el principio el tipo de personajes que quería construir para que protagonizaran su historia, y eso también se nota.

Con respecto a los personajes… Otra sensación que me ronda: la de que, al final, esta historia es una historia de supervivientes en la que no importa tanto el bien o el mal, de lo que hablaré más adelante. Todos estos personajes están perdidos y están asustados; quieren hacer las cosas bien, y quieren vivir sin tener que entrar en conflictos o guerras. Quieren vivir sin tener miedo de sí mismos. “Soy un monstruo”, leo en el ecuador de la historia. “¿Y quién no?”, responde su interlocutor. Se ven como monstruos, porque durante toda su vida han vivido apartados del resto, marginados, señalados, incomprendidos. Y cuando llega la hora de esa guerra que nunca han pedido, saben que tienen que luchar, sobre todo, por ellos mismos, por quienes han empezado a sentir que son. Esto es perfecto. Es maravilloso. Es poético y emocional y me ha gustado mucho.

Me ha gustado menos el vaivén del libro, por esos muchos cambios de punto de vista y escenario, pero eso es algo enteramente subjetivo. Me gustan las historias de muchos personajes cuando hay mucho (mucho) espacio para dedicarlo a cada uno de ellos, y ‘La canción de los sueños rotos’ se compone de capítulos más bien cortos en los que no hay tiempo para demasiado. Pero no pasa nada. Quiero decir: no es que esté mal, es que subjetivamente hablando prefiero otro tipo de estructura. Quizá menos personajes, quizá un libro más largo. Es también un poco caos cuando muchos, cuando todos, se juntan, porque de nuevo son demasiadas voces, demasiadas miradas, demasiados porqués en un mismo escenario. Pero la emoción se impone, y la tensión del momento también, así que al final tampoco pasa demasiado. Se disfruta igual.

El cuento clásico

Y de lo que he vuelto a disfrutar un montón es de esa voz del narrador que, de vez en cuando, se permite hablar directamente a un personaje que no le está escuchando, porque vive en su historia y el narrador está fuera. Casi he sentido que el narrador somos cada uno de nosotros hablando desde el final, desde el epílogo, advirtiendo, queriendo cuidar, lamentando. Es un recurso muy bien empleado y que tiene mucho sentido aquí, donde esos cuentos clásicos, en los que parece que estoy escuchando esa voz del narrador clásicos, tienen muchísimo peso.

No es que ‘La canción de los sueños rotos’, y la bilogía en general, sea un homenaje a esos cuentos de siempre. O, al menos, no es sólo un homenaje. Tiene más, pero tiene también mucho de esto. De lo clásico, de lo de siempre, de los personajes que conocemos y que de repente aparecen en estas páginas sin nombre pero con elementos identificativos. Les vemos al otro lado del espejo, sufriendo por su final feliz, el que no llega, el que les robaron. Y aquí entra ese debate que es, de verdad, mi favorito dentro de todos los debates que pueden surgir en cualquier creación: ¿creer o no creer? Pasaría toda mi vida leyendo historias de personas que no saben si creer o no en la magia. Toda mi vida.

Y esta es una de ellas, pero con su propio toque. Esos personajes, que representan el mal, han perdido su vida porque los humanos han dejado de creer. Esto nos suena, claro. Esos personajes, los malos, los villanos, están sufriendo, están desapareciendo, están atrapados en una realidad que les pertenece pero que es insuficiente, porque los humanos han dejado de creer. No me puede gustar más todo esto. Simplemente: es imposible que me guste más.

Y esta consecuencia del no-creer desencadena la guerra en la que la frontera entre el bien y el mal se desdibuja cuando observamos la imagen general. Cuando nos detenemos en personajes más concretos, podemos volver a calificarlos como héroe o villano, pero la imagen general es una imagen que transmite sentimientos de incomprensión, de prejuicios y de pérdida. Y esto también es fantástico, porque a medida que leemos lo vamos descubriendo, asimilando y también disfrutando. Nos enseña, además, que no todo es tan fácil de enjuiciar como a veces parece.

¿Te va a gustar ‘La canción de los sueños rotos’?

Después de darle una oportunidad a ‘El bosque de los niños fantasma‘, creo que sí, que te puede gustar. ‘La canción de los sueños rotos’ pone el punto y final a una historia que, en realidad, podría continuar. Está repleta de personajes diferentes, que son un canto a la diversidad y al ser uno mismo. Personajes que aman, que buscan, que luchan y que merecen un abrazo, y que podrían tener más historia. Hay más historia también al otro lado del espejo. Hay historias interminables aquí, y creo que Isabel Fernández Madrid puede escribirlas todas ellas.

Sobre 5...

3.8

Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

‘Mammón’: una obra maestra en ‘Escenario 0’

Previous article

Crítica de ‘Veneno’ 1×03: una historia necesaria y conmovedora

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up