Críticas (Series)DestacadosSeries

Capítulo 29 de ‘Estoy Vivo’: La valentía de dar un giro de 360 grados

0

Cuidado, esta noticia está plagada de spoilers

Ahora sí. Después de dos capítulos (y medio) con la duda y con numerosas teorías recorriendo nuestra mente, volvemos a tener a Laura, Susana y Beatriz juntas, pero luciendo nuevos trajes. Tras conocer las nuevas identidades de madre e hija pequeña en el segundo capítulo de esta tercera temporada, ‘Estoy Vivo’ ha vuelto a concedernos una importante ventaja al compartir con todos nosotros la nueva imagen de Susana. Y así, acabando de una vez por todas con las dudas y las elucubraciones, la serie ha destapado la historia que existe detrás del subinspector Adrián Villa

Ese joven y educado policía que parece preocuparse en demasía por Márquez y al que le sobra empatía no es otro que la propia Susana, dentro de un traje muy diferente al que probablemente están esperando Márquez y, sobre todo, Iago, y al que ni siquiera ella se ha acostumbrado. Un giro de guión por el que ya habían apostado algunos seguidores, que creían haber encontrado en Adrián algún que otro rasgo característico de la propia Susana y que acertaron por completo. Y un giro de guión que vuelve a confirmar -por enésima vez- la valentía de la serie de Televisión Española. 

Con este descubrimiento, enormemente aplaudido por parte de los espectadores, comienza definitivamente una nueva etapa, como si de un renacimiento de la ficción se tratara. Aunque en esta ocasión, como ya venimos señalando desde la pasada semana, somos nosotros los que partimos con la ventaja de conocer la verdad y, sobre todo, de conocer a los personajes, pudiendo así anticiparnos a sus propias reacciones, y disfrutando incluso más de una tercera temporada que apunta a ser la mejor de lo que llevamos de serie. 

Susana en cualquier forma

Confieso que fui de las que apostó desde el primer episodio por ese giro, por una Susana primero atrapada en el cuerpo de Adrián y luego reencontrándose en este. Y me gusta saber que no me equivoqué, como también me gusta comprobar que la esencia del personaje sigue presente. Su frescura, su descaro y su autenticidad se han trasladado, como parte de su alma y de su ser, a ese nuevo traje. Y Jan Cornet ha sabido introducirse de maravilla en un personaje que ya había sido construido por Anna Castillo y el resto del equipo, logrando que la transición esté siendo natural y paulatina, y que no nos desconectemos en ningún momento de la Susana que conocimos. 

Desde los comienzos de la serie, hace ya un par de años, el carisma de este personaje hizo que se metiera al público en el bolsillo casi sin esfuerzo. Parte de la culpa la tuvo la actriz catalana, por supuesto, siempre reconocible por su naturalidad y, de nuevo, su autenticidad. Pero otra gran parte de esta culpa fue precisamente del propio personaje, de cómo está concebido, de cómo es Susana, con el aspecto que sea. Por eso, nos gusta en cualquier forma. Con Anna Castillo como traje, con Jan Cornet cumpliendo con esta misión o escondida detrás de un teléfono móvil y de unos mensajes de texto. 

Ha habido cambios, son más que evidentes, pero la esencia se mantiene, mostrando el enorme trabajo del equipo de la serie, guionistas e intérpretes, que han sabido construir un personaje sólido que es mucho más que un rostro. 

Un giro valiente, una nueva puerta

Pese a tener la certeza de que el personaje era lo suficientemente autónomo como para poder prescindir del rostro y del aspecto con el que siempre se le había relacionado, la decisión de apostar por este cambio y de introducir el alma de Susana Vargas en el cuerpo de Adrián Villa ha sido ante todo valiente. Porque más allá del shock inicial que puede provocar en los espectadores y en personajes como los de Márquez y Iago, abre la puerta a una serie de dilemas que irán apareciendo a lo largo de la temporada. El más importante quizá sea el que llega directamente relacionado con la historia de amor de Susana y Iago

'Estoy Vivo'

Tal y como hemos visto en este tercer episodio de la temporada, los dos continúan perdidamente enamorados. Iago ha demostrado en diferentes ocasiones que el aspecto de Susana no le importa, que la busca a ella, llegue en el traje en el que llegue. Pero lo que quizá no imagine es que se va a topar con un traje masculino, correspondiente a un hombre (físicamente hablando). En el momento en el que descubra que Adrián es en realidad Susana, se encontrará ante un dilema que no imaginábamos que veríamos en ‘Estoy Vivo’. ¿Será su físico un impedimento o el amor no entenderá de sexos y géneros? Una pregunta que va a ir mucho más de la trama en sí y que servirá para representar a una parte del colectivo LGBT que no siempre se ve representada en la pantalla. 

Los nuevos personajes ganan, pero los viejos conocidos también

Entre incógnita e incógnita -no nos olvidamos del bebé de Susana-, los nuevos personajes se han ganado el cariño del público. Y con ello me refiero a la comisaria Verónica, a Rebeca y a Adrián, sí, pero también a Alicia, el daño colateral de la investigación de Iago y Márquez. Incluso la misteriosa rubia que se dedica a matar embarazadas también se ha ganado nuestro… Interés. Digamos interés, porque cariño no es la palabra adecuada. 

El aterrizaje de todos estos personajes ha sido bien recibido por la construcción de los mismos y por cómo se apoya en ellos la trama, pero también por el trabajo de los actores. El caso de Aitana Sánchez-Gijón, Jan Cornet e Irene Rojo es quizá el más destacable y el que más reconocimiento merece. Los tres intérpretes han sabido, como ya he señalado, rescatar la esencia de los personajes que en su día construyeron Cristina Plazas, Anna Castillo y Lucía Caraballo y adaptarse a lo que ya habían creado, aportando nuevos matices pero respetando sus señas de identidad. 

'Estoy Vivo'

Pero su entrada en escena, que se está llevando parte del protagonismo, no le está quitando espacio a los personajes que ya conocíamos, que continúan creciendo y madurando. No sólo Márquez, Iago o Sebas. El de Santos es uno de los casos más reseñables. El antiguo comisario va ganando puntos capítulo tras capítulo, aportando siempre parte de la comedia de la serie y un respiro para los espectadores entre tanta tensión. 

Una muestra más, y van millones, de lo bien construida que está la red de ‘Estoy Vivo’, tanto a nivel de trama como de personajes. Ya se dijo en su día que era una de las series más valientes de nuestra ficción, pero a estas alturas se ha ganado que también afirmemos que es una de las mejores que se han hecho en España.

'Estoy Vivo'

9.7

Lo Mejor
  • El nuevo traje de Susana
  • El crecimiento de personajes nuevos y antiguos
  • Continúan la acción y los misterios
  • La unión de Iago y Susana, ahora en el cuerpo de Adrián
Lo peor
  • Una vez más, tener que esperar 7 días para el siguiente capítulo
Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

TNT da la bienvenida a Veronica Mars

Previous article

Jharrel Jerome y el talento hipnótico

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login/Sign up