ActualidadCríticas (Series)DestacadosSeries

Crítica de ‘Rompenieves’, la serie que vas a querer ver

0

Crítica realizada en base a los cinco primeros episodios.

‘Rompenieves’ prometía desde el principio, porque es una historia que parte de un hecho visualmente atractivo y original, y porque habíamos tenido el precedente de la película dirigida en 2013 por Bong Joon-ho (‘Parásitos’, 2019), que ya gustó. Y los buenos presagios se han cumplido: esta ficción, que en nuestro país estará disponible en Netflix a partir del 25 de mayo, puede convertirse en un nuevo fenómeno seriéfilo. No olvidemos, por cierto, que en realidad está basada en el cómic de Jean-Marc Rochette y Jacques Loeb. Y es TNT quien ha apostado por recuperarla.

¿De qué trata ‘Rompenieves’?

Nos estamos cargando el planeta, y esa es la primera premisa de la que parte ‘Rompenieves’. En un mundo que ha sucumbido a los problemas que ya tenemos hoy en día (el calentamiento global, principalmente), un grupo de científicos decide unirse para enfriar el núcleo de la Tierra. Pero este innovador experimento sale mal, y el planeta se congela por completo, hasta alcanzar temperaturas imposibles para la existencia. En este contexto, aparece el escenario donde se desarrolla nuestra serie: el Snowpiecer, el Rompenieves, un tren que circula impulsado por un motor eterno. Recorre todo el planeta, que se mantiene estático, congelado, inhabitable.

En el Rompenieves se crea una nueva forma de vida, un nuevo ecosistema donde se crían animales y se plantan árboles. Imaginaos un universo muy pequeño, desarrollado en unos cuantos (muchos) vagones de un tren que nunca se detiene y que parece infinito. Dicho así, tal vez sea difícil de creer, por eso quizá el primer aspecto positivo de ‘Rompenieves’ sea lo fácil que hace que nos creamos todo esto. Sentimos las imágenes reales, y sentimos vida en las plantas que surgen en los vagones.

Al problema de la supervivencia, de adaptarse a un mundo congelado que quizá nunca vuelva a ser el mismo, se le une el problema de siempre: la convivencia. Para poder entrar al tren, era necesario adquirir un billete y esos billetes, claro, tenían un precio. Precios diferentes. Así, dentro del Rompenieves encontramos primera, segunda y tercera clase, y el lugar que más nos interesa: la Cola, donde habitan en condiciones infrahumanas las personas que no pudieron adquirir un billete y se colaron en el único lugar en el planeta tierra que garantizaba su supervivencia. Los habitantes de la Cola son esclavos, malviven, apenas sí les dan de comer y son los que realizan los peores trabajos de mantenimiento del tren. ¿Y qué pasa? Lo que pasa cuando hay un opresor y un oprimido: que se busca la revolución, cambiar las cosas, igualar las cosas. Cuando se evidencia esto, el espectador, de forma inevitable, se pregunta: ¿en serio importan tanto las clases cuando sólo quedáis unos cuantos miles de seres humanos en todo el planeta?

Daveed Diggs y Jennifer Connelly en 'Rompenieves'
Daveed Diggs y Jennifer Connelly en ‘Rompenieves’

El punto de inflexión llega cuando se produce un asesinato que recuerda mucho a otro que tuvo lugar años atrás. Una persona fue detenida y encarcelada entonces (ya veréis cómo es encarcelada), por lo que se sospecha que el verdadero asesino anda suelto. Y el único inspector de policía con el que cuenta el tren es Andre Layton (Daveed Diggs), uno de los líderes de la Cola, que se preparaba para una nueva insurrección cuando requieren los servicios de Layton.

El tren, por cierto, es propiedad del señor Wilford, que lleva años sin dejarse ver, ocupado por mantener vivo el motor eterno. Tiene en Melanie Cavill (Jennifer Connelly) su portavoz, su persona de máxima confianza. Y es el mismísimo señor Wilford quien quiere a Layton al frente de la investigación.

Esto es, resumiendo, ‘Rompenieves’. Nos faltan los detalles, que la terminan de enriquecer.

Los detalles de ‘Rompenieves’

‘Rompenieves’ empieza de forma frenética, tanto que puede llegar a costar sentirse enterado de lo que está pasando. No hay presentaciones de cortesía: la presentación es directa y cruel, como el mundo en que sucede la acción. Es solemne y gris, como sus personajes, porque no hay cabida para la alegría ni para la pomposidad, y entretiene con la facilidad con la que entretienen las buenas ficciones.

Interesa la lucha de clases, que es, en los primeros minutos, el motor eterno de ‘Rompenieves’. A medida que avanzan los capítulos, el discurso de la Cola se va integrando con la acción, siendo menos discurso y más motor. Nunca se vuelve invisible, en cualquier caso, porque los personajes nos recuerdan su postura y su posición siempre que tienen oportunidad. “El tren Wilford está hecho para mantener las clases sociales”, nos dice uno. “¿Qué se siente cuando ves esto mientras tú tienes todas las comodidades?”, nos dice otro. “A ver, vosotros no teníais billetes”, le contesta. “No tenemos poder, tenemos orden”, replican más adelante. Y la pregunta que quizá lo mueva todo: ¿por qué importa tanto un asesinato en tercera clase? Esta sí la puedo responder: porque todo está conectado en el tren Wilford.

Y esa sensación nos acompaña en todos los episodios, como nos acompañan unos personajes atractivos a los que es fácil tomar cariño, aunque sea ese cariño curioso que surge desde el “no te soporto, personaje”. Los mencionados Layton y Melanie, pero también otros como Till (Mickey Summer), Josie (Katie McGuinness) o Roche (Mike O’Malley).

Jennifer Connelly, Mike O'Malley y Daveed Diggs en 'Rompenieves'
Jennifer Connelly, Mike O’Malley y Daveed Diggs en ‘Rompenieves’

¿A quién gustará ‘Rompenieves’?

Rompenieveses todo un universo encogido para que quepa en un tren. Gustará a los amantes de las ficciones que siempre tienen un secreto más, una pregunta más, un misterio más…, y que pueden resolver todos ellos con solvencia, y con otro secreto, pregunta, misterio y sorpresa. Gustará a los amantes de las ficciones de siempre, las que nos dejan con ganas de más y construyen a sus personajes ofreciéndoles un espacio real, sin tomar como base un conjunto de clichés y llenándolos de detalles. Gustará a quien guste de las tramas originales, que además están bien presentadas y desarrolladas. En fin: creo que puede gustar a todo el mundo.

Otro detalle a favor: los capítulos se estrenan semanalmente. No podréis, aunque querréis, pegaros ese atracón al que tanto nos hemos acostumbrado. Esto es bueno, porque saborearemos más y con más calma los episodios. El primero, el 25 de mayo en Netflix España. Dadle una oportunidad.

Rompenieves

7.5

Lo mejor
  • Todo; ¡si hasta son capítulos semanales!
Lo peor
  • -
Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

Lin-Manuel Miranda: el genio musical detrás de ‘Hamilton’

Previous article

Alba Messa: “La canción nace de una necesidad de dar un mensaje más positivo”

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up