Ofrenda a la tormenta (2020)
CineCriticas (Cine)Destacados

Crítica: ‘Ofrenda a la tormenta’ sabe cerrar la Trilogía del Baztán

0
6.3

Ofrenda a la tormenta

Lo mejor
  • 'Ofrenda a la tormenta' cierra todas las historias que estaban abiertas, concediendo tiempo a cada una de ellas
  • Es un thriller, pero también es un drama, así que concede espacio a los personajes, piezas fundamentales en esta trilogía
  • Aunque nos alejemos un poco del Baztán, el clima logrado en estas películas sigue estando ahí
Lo peor
  • Algunas escenas se sienten un poco descafeinadas

‘Ofrenda a la tormenta’ pone fin a la Trilogía del Baztán. Me cuesta dejarla ir, aun sabiendo que así ha de ser, porque es con mucho uno de los proyectos españoles que más me ha entusiasmado en los últimos años. Desde que ‘El guardián invisible’ aterrizó en nuestras pantallas allá por 2017, vi las mismas posibilidades que había visto en la primera novela. Y me transmitió sensaciones muy parecidas a las que había experimentado leyendo a Dolores Redondo. Como la autora, los autores de esta trilogía cinematográfica han sabido crear el escenario necesario para desarrollar una historia que se mueve entre el thriller, el drama, el folklore, casi lo fantástico. Y que, sobre todo, se mueve al compás de Amaia Salazar, que en nuestras pantallas es Marta Etura.

Dirige Fernando González Molina, que ha dejado su sensibilidad y su buen gusto en las escenas. Adapta lo literario un Luiso Berdejo a quien le reitero mi agradecimiento por mantener la esencia de la historia en un guion nada fácil. Sin la música de Fernando Velázquez tampoco hubiera sido posible y de hecho, pienso viendo ‘Ofrenda a la tormenta’, qué importante es en ciertas escenas en las que tenemos que estar entre el ruido y el silencio de la niebla, de la lluvia, del bosque.

Con todo este camino recorrido, con un gran reparto (Carlos Librado “Nene”, Imanol Arias, Elvira Mínguez…), unas novelas apasionantes que han adaptado desde el cariño y el respeto (cómo se nota esto), llegamos hasta el final. Hasta ‘Ofrenda a la tormenta’, que se estrena en Netflix el próximo 24 de julio. Supone el fin de una trilogía a la que sin duda voy a regresar de vez en cuando.


Ofrenda a la tormenta

El valor de ‘Ofrenda a la tormenta’

De los tres, ‘Ofrenda a la tormenta’ es mi libro favorito. Y soy de las que creen firmemente que no se debe juzgar una película comparándola con la obra literaria que adapta, porque las películas deben poder funcionar por sí solas independientemente de su origen. Aun así, es inevitable señalar cuándo una adaptación es buena y cuándo una adaptación no es tan buena. ‘Ofrenda a la tormenta’ es buena. Podría haber sido mejor, pero es buena. Y quería comenzar con ese “es mi libro favorito” para que se entienda que en ningún caso podría hablar desde el conformismo, porque no creo que exista tal cosa para un lector apasionado. Se pueden separar ambos proyectos, y se pueden disfrutar por separado, pero es inevitable señalarlo, como digo. Y vuelvo a decirlo: es una buena adaptación.

Quedándome ya con la película, el valor de ‘Ofrenda a la tormenta’ es que ha sido capaz, en sus dos horas y veinte de duración, de cerrar todas las tramas que tenía abiertas, sin dejar de abrir otras nuevas por el camino que otorgan más emoción y más continuidad al conjunto. El caso en el que trabaja Amaia y todo su equipo no estaba cerrado, y cuando un caso no está cerrado generalmente significa que quedan cosas por abrir. Seguimos abriendo, seguimos haciendo preguntas, y avanzamos cada vez más. En este sentido, ‘Ofrenda a la tormenta’ es otra vez dinámica, con escenas cortas, sobre todo al principio, porque hay mucho que contar.

Sí la he sentido más pausada que las anteriores. Tal vez se acerque más al drama, pero se entiende. Amaia Salazar no solo tenía que responder preguntas: también tenía que cerrar heridas. Y se abren otras nuevas, que también tiene que cerrar. Así que la película deja un espacio para que nuestra protagonista llore, se retuerza, grite y se angustie; y yo hago exactamente lo mismo que le veo hacer a Marta Etura en pantalla, pero con menos talento y desde mi sofá. Lloro, me retuerzo, grito y me angustio, porque me transmiten lo que, supongo, buscan transmitir. Esa emoción que nunca puede dejarse de lado cuando hablamos del Baztán, de esta historia, de este personaje cuyos pasos nos guían.

La tensión, aun así, está presente desde el principio. Las respiraciones, los cambios de plano rápidos, los primeros planos que nos acercan a las emociones de los personajes, todo nos mantiene en tensión. Reconocemos las caras que deben atemorizarnos, y de hecho la película comienza con un hecho bastante desagradable que nos persigue hasta el final. Aunque se menciona demasiado poco a Inguma, y visitamos mucho menos el Baztán que en otras ocasiones, también el clima de siempre, de las anteriores películas, está ahí. Este lugar es un lugar mágico, y de verdad te crees que puede suceder cualquier cosa. Vuelvo de nuevo a la música, porque en esta tercera entrega me ha parecido aun más contundente que en las anteriores. Un mejor transmisor de emociones.

El guion vuelve a ser un buen guion. Hay una escena en particular entre Imanol Arias y Marta Etura, con esos primeros planos de los que hablaba antes, que disfruto de verdad, de sonreír para mí y pensar: qué bien. Porque, sí, en esta trilogía se han hecho bien las cosas. Algo que vengo diciendo desde hace años y que he repetido en innumerables ocasiones es que el equipo de la película sabía bien cuál era la esencia de esta historia. Por eso han hecho buenas adaptaciones, y por eso han hecho una buena trilogía y punto.


Ofrenda a la tormenta (2020)

Un buen final

He tenido oportunidad de ver ‘Ofrenda a la tormenta’ dos veces; las dos veces la he disfrutado. Sobre todo en su tercer acto, cuando hemos recordado todo aquello que tenemos que responder, cuando tenemos esas pequeñas revelaciones que completan el puzzle y que necesitan ser finiquitadas, cuando hay que respirar hondo y enfrentarse de verdad. Cuando Amaia se desnuda por completo, y nos habla con la mirada y con los gestos más que con las palabras. Lo complicado que era esto; era muy complejo tomar el mundo interior de un personaje así, porque qué personaje, y convertirlo en imágenes.

Lo compleja que era ‘Ofrenda a la tormenta’. Si echamos la vista atrás y recordamos todo lo que hemos visto en este viaje, no podemos contar con los dedos de las manos los misterios que se nos han presentado. ‘Ofrenda a la tormenta’ tenía que dar una respuesta satisfactoria a todos esos misterios, porque la mayoría no se habían cerrado, mientras seguía cuidando a su personaje principal, también a los secundarios, porque también tienen historia. Y tenía que seguir cuidando ese valle. Su historia, su tradición, sus creencias, sus demonios, sus posibilidad. Sacar esta película adelante me parecía, en mis primeras lecturas de la obra literaria, casi imposible. Lo han hecho. Y lo han hecho bien.

‘Ofrenda a la tormenta’ estará disponible en Netflix el próximo viernes 24 de julio.

Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

Izaro recorrerá parte de España este verano con la gira ‘Cuando Se Pueda’

Previous article

Katy Perry actuará en Tomorrowland: Around the World el 25 y 26 de julio

Next article

You may also like

Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cine