ActualidadCríticas (Series)DestacadosSeries

Crítica ‘Van der Valk’: una larga agonía sin nada que aportar

0

El género policiaco es uno de los más recurrentes en ficción, siendo tratado en numerosas ocasiones por distintas productoras. Esto hace que en líneas generales tenga unas características muy concretas: casos sin resolver, unos protagonistas muy peculiares y una estética muy poco original. Es cierto que es una de las tipologías de series más explotadas, mientras escribo estas líneas se me vienen a la mente las clásicas ‘Mentes Criminales’ o la saga ‘CSI’ y sus derivadas, junto a un largo etcétera. Sin embargo, se siguen haciendo producciones de este tipo, como es el caso de ‘Van der Valk’.

El éxito de este tipo de series se sitúa en un punto. Se trata de formatos que buscan continuamente la emoción en el espectador gracias a una trama plagada de acción y una estética muy peculiar que rodea a los protagonistas. Con esas premisas está comprobado que, normalmente, lo tienen todo para que una serie funcione. Lamentablemente, eso no sucede con ‘Van der Valk’. Su primer capítulo tiene una duración de 1h y 30 min, siendo excesivamente largo y sin aportar nada nuevo en una trama que se repite continuamente.

El punto fuerte de la ficción se encuentra en su duración: 3 episodios, algo que explica por qué es tan repetitiva y cargada de mitos. ‘Van der Valk’ ha sido dirigida por Max Porcelijn, Colin Teague y Jean van de Velde.  La serie no trae nada nuevo y es una reversión del clásico de los 70 basado en las novelas de Nicolas Freeling. En esta nueva y corta entrega, nos encontramos con un cínico jefe de equipo: el comisario Simon Piet van der Valk (Marc Warren), que desobedece continuamente las órdenes de su superiora Julia Dahlman (Emma Fielding). Completan el equipo la inspectora Lucienne Hassell (Maimie McCoy), el sargento Brad de Vries (Luke Allen-Gale), el forense Hendrik Davie (Darrell D’Silva) y Job Cloovers (Elliot Barnes Worrell).

Lo de siempre

En esta serie nos encontramos lo de siempre pero sin nada nuevo. Es una clásica historia policiaca en la que se respeta todo. Con una personalidad un tanto arrogante y cínica, Van der Valk opta por la astucia y no tiene ningún tipo de reparo para guiarse de su instinto y deducción lógica.  Tiene unos rasgos completamente distinguidos y que suelen funcionar bien con el público, pero, en este caso, no es así. Cuesta comprender sus reacciones. Se nota que ama su profesión pero, todo parece que se ha hecho como los primeros minutos del capítulo: corriendo.

En líneas generales y por encontrar algo positivo (más allá de su punto fuerte), hay que decir que en estos 90 minutos que hemos podido ver nos encontramos con una serie muy conectada con la sociedad. En ‘Van der Valk’ no dudan en hacer alguna que otra crítica política y social. Esto hace que sea una ficción apta para todos los públicos. Aunque el protagonista tienda a ser bastante infantil en algunos momentos.

‘Van der Valk’ es una serie para pasar el rato y con un humor un tanto malo que tiene poco sentido en la trama. Esto hace que, dentro de lo que cabe, sea una serie que no tiene un rango de edad en concreto. Se trata de un batiburrillo de ideas lanzadas al aire, pensando que, alguna, quizás y si se alinean todos los planetas, pueda funcionar. Es evidente que en el fondo, no se han cuidado excesivamente las tramas y no es para menos. Con un solo capítulo de la miniserie visto, es más que suficiente para decir que no es una trama perfecta. Es inconcebible que siendo una serie renovada basada en un clásico, cometa el error de entregar al espectador, en menos de 15 minutos de capítulo, quien es el culpable y que pretendan mantener la incógnita hasta el final. El espectador no es tonto y se las sabe todas, no puedes esperar sorprenderlo con un error tan tonto pero importante.

La ciudad tiene vida

Si tuviésemos que destacar un punto positivo de esta serie no es otra que la ciudad de Ámsterdam. La atmósfera que genera la conocida capital holandesa hace que nos olvidemos de todo lo malo de la serie. Que es bastante.

Van der Valk’, a nivel técnico, es aceptable, pero lo es especialmente por la estética y la fotografía. La ciudad juega un papel fundamental y tiene unas localizaciones perfectas. En el primer capítulo te hacen un recorrido por los canales y una visita por el Rijkmuseum. Hace que te entren ganas de coger un avión cuando pase la pandemia y plantarte en Holanda y perderte entre sus calles.

En definitiva, ‘Van der Valk’ es un quiero y no puedo. Duele decirlo así y más siendo una serie que debería funcionar relativamente bien. Pero, no es así. La ficción se desarrolla a medio gas. Tiene elementos que deberían encajar muy bien por separado pero, no es el caso. La parte positiva es que, si no sabes qué ver un fin de semana por la tarde, puedes terminarte la temporada en unas cuatro horas.

Van der Valk

3.8

LO MEJOR
  • Ámsterdam
LO PEOR
  • Una trama tradicional
  • Personajes planos
  • Una trama excesivamente larga

India Martínez y Marc Anthony juntos en ‘Convénceme’

Previous article

‘Aquí no hay reglas. Netflix y la cultura de la reinvención’: perfecto para descubrir sus políticas y filosofía

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up