CineDestacadosEn Profundidad (Cine)

‘Eternals’: defectos y virtudes

0

Había ganas de ‘Eternals’ entre quienes siguen teniendo ganas de este universo. Me incluyo, pero quizá con las reticencias comprensibles en quien ha tenido que decir adiós a su personaje más querido, en primer lugar, y al grupo de superhéroes que le hizo engancharse a esto, en segundo lugar y en general. Las reticencias, en cualquier caso, tienen más que ver con la nostalgia que con las dudas por el futuro, porque en Marvel tengo una fe casi absoluta. Creo que siempre han tenido bastante claro lo que quieren y la dirección que deben seguir para hacer de este universo cinematográfico el más grande la historia. Hasta el momento se ha avanzado bien, no veo motivos para dudar. Pero, bueno, ahí está la nostalgia por el tiempo pasado, que suele pesar.

Había, en cualquier caso, ganas de ‘Eternals’, película de origen y aun así una de las más ambiciosas hasta la fecha. Quizá, si obviamos el peso emocional de ‘Infinity War’ y ‘Endgame’, la que más. Porque ‘Eternals’ no prometía solo llevar al espectador al espacio, algo ya conseguido en las entregas de Thor o Guardianes de la Galaxia. ‘Eternals’ prometía sumergir al espectador en una mitología que, para quienes solo han conocido lo visto en pantalla, era completamente desconocida. Una mitología repleta de personajes que presentar y desarrollar en una sola película. Tarea complicada.

Y cuando hablamos de seres superiores la cosa suele complicarse aún más, porque se espera una grandiosidad, un aire etéreo, una gracia divina que no siempre es fácil ilustrar. Poniendo de nuevo la atención en las entregas de Thor, solo cuando se abandonó esa grandilocuencia propia de un dios se consiguió una película digna para este. Así que, en fin, había ganas, pero también había incertidumbre, incluso después de conocer que Chloé Zhao (‘Nomadland‘, 2020) sería la máxima responsable del film.

Con todo esto, con las ganas, la nostalgia y la incertidumbre conviviendo dentro, me senté en la butaca de una sala de cine (todos al cine, venga) consciente de que estaba a punto de abordar un nuevo estadio para Marvel. La fase 4 empezó con ‘Black Widow’ y nos ha dejado también la disfrutable ‘Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos’, pero ‘Eternals’ era el paso grande. Pues bien: a mí esta película me ha gustado, pero entiendo la decepción que ha supuesto para muchos, porque la comparto en buena medida.

Tiene virtudes. También tiene defectos. Es una película que tarda en encontrarse a sí misma y que puede confundir al espectador, pero también regala escenas hermosísimas marca de la casa Zhao, y marca de la casa Marvel, y uno de los conflictos más atractivos y con más potencial del Universo Cinematográfico de Marvel. Vamos por partes. Habrá spoilers.

Un defecto alargado en el tiempo


©Marvel Studios 2021. All Rights Reserved.

El principal defecto de ‘Eternals’ está en su primera mitad, que es atropellada y torpe, y cuyas consecuencias lamentablemente arrastra hasta el final. Los encuentro muy poco inspirados en el arranque. Con escenas y diálogos carentes de naturalidad. No es que posteriormente el guion sea una joya, pero al menos se siente más compacto. El ritmo es imposible de seguir, por la lentitud a veces, por la rapidez otras. No parece encontrar el tono. Y el que tenía que ser el principal foco de esta película, comprender la naturaleza de estos seres diferentes y cómo conviven con los humanos, se pierde por el camino.

A ‘Eternals’, en fin, le cuesta arrancar. Los primeros minutos son bastante soporíferos porque estos personajes no se están moviendo en un buen escenario. La decisión de presentarlos separados para después reunirlos tiene una intención narrativa, claro está, pero no está bien ejecutada.

Ni queda bien entrelazada con los numerosos flashbacks de los que en un momento dado llegué a escribir: ¿qué van a contarme, la historia de la humanidad? No, querían contarnos la historia de los Eternos con la humanidad, pero está tan torpemente presentado que llegó a sacarme de mis casillas. Sobre todo, porque está supeditada a una historia de amor que tampoco se desarrolla bien. Entenderlo me hizo pensar que esta película no parecía de Marvel. Y lo pensé con connotaciones extremadamente negativas.


©Marvel Studios 2021. All Rights Reserved.

Esa primera hora es una larga presentación tras otra de personajes, con Ikaris (Richard Madden) y Sersi (Gemma Chan) como grandes protagonistas. Si el primero ha llegado a interesarme, lo cierto es que Sersi, con mucha pena lo diré, me ha parecido un personaje carente de carisma. Todos los demás me han agradado lo suficiente como para querer saber más.

Pero, y esto es importante, no conocemos su carácter tanto en esa larga presentación, por mucho que se hayan esforzado en ella, como, de manera más natural, cuando realmente llega la acción. Es la mejor manera de hacerlo, a mi modo de ver las cosas. Y no es fácil tampoco esto, porque son nuevos y tienen que suplir a otros que nos han gustado mucho. Pero la máxima de “mostrar, no contar” siempre es una buena decisión que aquí no se toma hasta más adelante.


©Marvel Studios 2021. All Rights Reserved.

Las imágenes son preciosas, claro que sí, pero no dejan de sentirse superficiales, porque por mucho que la banda sonora nos indique que se trata de un momento importante, y por mucho talento que tenga Chloé Zhao para capturar los atardeceres, la realidad es que el espectador difícilmente está dentro de tanta ostentación a los veinte minutos de encontrarse con algo por primera vez. Ni tampoco a los cuarenta a menos que la historia haya resultado lo suficientemente emocionante, y no es el caso.

Tiene que transcurrir una hora hasta que por fin se comprende el verdadero conflicto de la película: este nuevo grupo de superhéroes tiene que decidirse, después de conocer su verdadera identidad, entre cumplir el cometido para el que fueron creados o salvar a un planeta que aman. Ahí es donde empieza a funcionar ‘Eternals’. Sin necesidad de sustos con bichos gigantes, que no siempre, además, lucen especialmente creíbles.

Lo que funciona bien en ‘Eternals’: el gran conflicto


©Marvel Studios 2021. All Rights Reserved.

Empezaré por señalar un pequeño pero relevante detalle. Esta película explica bien el por qué de la ausencia de los Eternos en todas las guerras pasadas de la humanidad. Lo explica bien y lo convierte, de hecho, en un conflicto, para con ellos mismos y también en un conflicto entre ellos. Así quedan encajados dentro del universo sin posibilidad de cuestionar su existencia hasta el momento. Bien.

Poco a poco van llegando momentos estimulantes, como la primera vez que el espectador vive el mal que acecha a Thena (Angelina Jolie). Pero es cuando ese conflicto relativo a la humanidad se despliega cuando las virtudes de ‘Eternals’ también lo hacen. Cuando la profundidad de los personajes se va conociendo, cuando su existencia empieza a importar, cuando las escenas toman ritmo y hasta te hace reír alguna (pocas, la verdad, pero tampoco hemos llegado hasta aquí por las risas). Hay conversaciones sobre los Vengadores, referencias al universo, la promesa de que se sigue expandiendo (con el personaje de Kit Harington, entre otras cosas). Una comida que promete un buen futuro para este grupo de superhéroes y uno de los conflictos más interesantes de todos cuanto hemos visto, como ya he señalado.

La Tierra va a destruirse porque un Celestial debe nacer. Hace miles de años, se plantó una semilla que crecería a través de la energía vital de millones de seres vivos. Así que sólo cuando la población se haya engordado lo suficiente ese ser superior estará preparado para nacer, pero una vez que lo haga, el planeta quedará destruido. A partir de aquí cobran sentido los atardeceres y hasta cobran sentido los bichos, que en realidad responden al nombre de Desviantes.


©Marvel Studios 2021. All Rights Reserved.

El momento de nacer ha llegado y la misión de los Eternos es ayudar al surgimiento de este Celestial. Tras esto, también sus recuerdos, como el planeta, serán eliminados. Así que estos personajes tienen que aceptar su identidad y el hecho de que han podido vivir decenas de vidas que no recuerdan, que están guardadas y procesadas como datos extraídos de una máquina con el objetivo de mejorarla de cara al futuro. Nacieron con ese fin: ser máquinas que obedecen a la programación de su creador.

Pero descubriendo la verdad (la verdad nos hará libres), se descubren también en la tesitura de decidir si están dispuestos a acabar con la vida de las millones de personas de las que han cuidado y disfrutado durante miles de años. Es decir, el conflicto reside en cumplir el destino para el que fueron creados o actuar como seres libres, quizá creados por alguien superior pero evolucionados hasta ser capaces de pensar por sí mismos. Esto sí interesa, y también todo lo que sigue.


©Marvel Studios 2021. All Rights Reserved.

Las disputas entre ellos y la tensión por el resultado final. Que podemos intuirlo, pero lo cierto es que ya nunca se sabe, porque Thanos chasqueó los dedos en ‘Infinity War’ y cambió un poco la manera en que afrontamos (o afronto, quizá tenga que hablar por mí) los finales de Marvel. Este concretamente, además, nos deja otra imagen bellísima: la del Celestial convertido en piedra. Del tramo final no tengo demasiada queja. Lo disfruté.

‘Eternals’ va de menos a más. Para cuando Ikaris y Makkari andan peleando, yo me descubro pensando que no quiero que acabe. Que en sus primeros minutos me ha aburrido considerablemente y que ahora me está entreteniendo y me está haciendo disfrutar. Así que le perdono los defectos y me entrego a su último tramo, disfrutando de unas virtudes que tardan en aparecer pero aparecen. La gama coral de personajes, sus relaciones, esos conflictos, las últimas escenas y el no saber. Lo observo todo contenta porque, además, la natural y lógica inclusión de personajes que se salen de lo que el cine todavía sigue considerando la norma siempre me pone contenta. A ver si algún día la recibo también con naturalidad, porque de verdad se haya naturalizado.

‘Eternals’, a modo de conclusión


©Marvel Studios 2021. All Rights Reserved.

Me decepciona un poco que no se haya sabido ejecutar y explotar todas las posibilidades de ese conflicto de una mejor manera. También me decepciona un poco que algunos tramos los haya visto con algo parecido al aburrimiento. Y que no se nos presente con profundidad el mundo que queda tras estos seres. Pero, con todo, de ‘Eternals’ me ha entusiasmado el conflicto principal, aunque tarde en mostrarse. Tanto me ha entusiasmado que por ello casi olvido sus defectos.

Tenemos aquí un nuevo grupo, al que todavía no llamaré familia, que puede funcionar, que tiene historias por contar y personajes que desarrollar. Casi como sucede con los Vengadores, pero estos son menos divertidos. Salvo por el chiste de Superman. Bien ahí.

Judith Torquemada
Periodista, feminista, marvelita, Taylor Swiftista. Escribo sobre cine, libros y música. También soy contadora de historias junior y fantaseadora muy profesional. Se me da bien aprenderme letras de canciones y enamorarme de personajes ficticios. Aragorn dijo: por Frodo. Lo suscribo y lo amplío: por Ned Stark. Yo soñaba cada día poder alcanzar la playa, desde aquí, desde mi casa.

Los efectos positivos de fumar en cachimba

Previous article

Marta Nieto: “Tenía que tener, todo el tiempo, muy claro en mi mente que estaba escuchando”

Next article

Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up