CineDestacadosEl Personaje (Cine)

Anakin Skywalker, el alma de ‘Star Wars’

0

Incluso cuando no está, siempre está ahí. Incluso cuando la historia no va de él, sigue habiendo ecos de su figura, su importancia, su influencia, todo lo que dejó a su paso. ‘Star Wars’es muchas cosas; es aventura, es emoción, es política, es lucha. Es contradicción y miedo y esperanza. Y amor, y amistad, y familia. Y, al final, es Anakin Skywalker.

Anakin Skywalker es el alma de ‘Star Wars’. Con él empezó todo y en él encontramos todo lo que es esta saga galáctica que ha conquistado a millones de personas. Hace unos días hablaba de Luke Skywalker como nuestro primer héroe, y es cierto: él fue el primero en estos términos, como fue el primer personaje al que entregamos nuestro corazón. Pero Anakin, llegando después, es el comienzo. El porqué, el conflicto, la pasión, la dualidad. Es mucho más que un héroe, y es mucho más que Darth Vader; es mucho más porque es todo a la vez.

Es lo bueno y también lo malo. El joven Anakin, el aprendiz que adoptó Qui-Gon, el que creció junto a Obi-Wan Kenobi, el que conectó desde el primer instante con Padme, el que amaba a su madre… Ese Anakin era bondadoso, inteligente, resolutivo, enérgico. La Fuerza se sentía en él de tal manera que hasta nosotros, espectadores contemplando escenas ficticias, podíamos sentirla. Anakin era impresionante; su destreza para arreglar, manejar, comprender cosas era impresionante; la valentía y la determinación con las que luchaba por lo que quería, por lo que amaba, eran impresionantes. Anakin estaba lleno de buenas intenciones, de pasión y de emociones. A veces, como si me creyera esa ficción y la convirtiera en realidad, no puedo evitar preguntarme qué podría haberse hecho por él para evitar el desenlace; creo que no hubiera sido suficiente con dejar que sintiera y viviera como un humano cualquiera, sin restricciones Jedi de por medio. Creo que desde el principio estaba condenado. Creo que, sencillamente, tenía todo lo bueno pero también todo lo malo.

Anakin Skywalker - Episodio I

Porque Anakin era también arrogante, orgulloso y conflictivo. Porque desde el principio fue consciente de todas esas grandes cualidades mencionadas y nunca aceptó menos de lo que creía merecer; porque siempre creyó merecer más de lo que tenía, incluso aunque lo que tuviera fuera un gran maestro como Obi-Wan Kenobi que solo quería construir para él un camino adecuado a sus posibilidades. Este camino era lento, porque el aprendizaje de los Jedi es lento, y Anakin nunca lo aceptó. Porque Anakin nunca fue un Jedi, como él mismo terminaría reconociendo. Porque había demasiadas emociones dentro de él, y la Fuerza las alimentó en direcciones opuestas.

Anakin Skywalker - Episodio II

Siempre he sentido que la emoción más poderosa en Anakin es el miedo. Miedo a no ser quien puede llegar a ser, miedo a no estar al lado de quien ama, miedo a perder a quien ama, a perderse a sí mismo, a convertirse en algo que teme. Repasando su historia, desde el principio y hasta el final, el miedo ha dominado prácticamente cada uno de sus pasos. El miedo ha alimentado su ira, su sed de venganza, su rabia, su conversión al lado oscuro. El lado oscuro no le prometía miedo, le prometía soluciones que necesitaba para poder evitar lo anterior: perder a la gente que amaba. Anakin ha pasado buena parte de su vida asustado, y la prueba de que este miedo era una especie de barrera que le impedía ver más allá es que en el último instante, como Luke supo ver, se arrepintió de las cosas que había hecho. Analizando el ‘Episodio III‘ me di cuenta de que todos esos actos equivocados en los que se dejaban ver sus maldades no estaban sino propiciados por sus bondades; hizo lo que hizo porque quería demasiado, y porque estaba demasiado asustado.

Nunca fue un buen Jedi, no podía serlo. También le agradecemos esto, porque a través de su figura, y sin necesidad de recurrir a discursos formados, comprendimos que la Orden Jedi, aunque también repleta de buenas intenciones, tiene sus faltas y sus defectos. Lo comprendimos, en primer lugar, con Anakin; después vino todo lo demás, pero también en este sentido fue el primero. Renunció a ello, sigo pensando que porque no le quedó más remedio que sucumbir a todo lo malo que había dentro de él, y se convirtió en Darth Vader. Son uno, pero aunque una cara de la moneda no exista sin la otra… Siempre serán dos. Siempre los sentiré diferentes, sin dejar de sentirlos uno.

Anakin (Darth Vader después) siempre nos gusta como personaje, porque es complejo y atractivo, pero en muchosmomentos nos distanciamos de él. No nos gusta que ponga en cuestión cada palabra del bueno de Obi, no nos gusta que sea tan arrogante ni nos gusta que esos aires de superioridad constantes se sientan allá por donde pisa. No nos gustan sus actos malvados, ni nos gusta que se deje llevar por una ira que en muchas ocasiones le nubla y le quita la razón. Pero al mismo tiempo somos capaces de ponernos en su lugar, comprender su sufrimiento, en muchos momentos sentirlo y dejarnos llevar por él. Y lo queremos. Queremos a Anakin, lamentamos lo sucedido, nos hubiera gustado que fuera diferente aun siendo conscientes de que si hubiera sido diferente no tendríamos una historia tan buena como la que tenemos.

Anakin Skywalker - Episodio III

Esta es la grandeza del personaje. Sus bondades nos acercan a él, y las tenemos casi hasta el final, hasta ese ‘Episodio III’ en el que, como expliqué en su día, veíamos las sonrisas más honestas que hemos tenido de él; su lado oscuro lo convierte en el personaje más complejo de la saga y justifica la misma existencia de ésta. Anakin Skywalker pasará a la historia como uno de los personajes que más impacto ha causado en la historia del cine, incluso antes de llegar a la gran pantalla. Es un inolvidable.

Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

Amazon Prime Video estrena en exclusiva #ELDOCUMENTAL de Alejandro Sanz

Previous article

Episodio final de ‘Velvet Colección’: colorín, colorado, este cuento se ha acabado

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up