Star Wars - Anakin y Obi
0
7.5

'Star Wars. Episodio III: La Venganza de los Sith'

Lo mejor
  • Por fin parecen haber encontrado el ritmo necesario para contar esta historia y que destaquen, y brillen, todos sus elementos
  • ¡Anakin Skywaker! Los conflictos que le devoran y que quedan patentes en cada escena, también las escasas pero honestas sonrisas que nos hacen ver lo cerca que estaba de la felicidad. Todo lo relativo a él, ¡todo!
  • ¡Obi-Wan Kenobi! ¡Quién puede no querer a este personaje! Y ese "you were my brother, Anakin. I loved you"
  • ¡Palpatine! ¡Qué villano! El viaje que hemos realizado con él hasta esta película es magnífico. Y lo poderoso que se sabe, ¡magnífico!
  • Emocionante hasta el final, ¡qué buena película!
Lo peor
  • Los minutos que debían ser los más emotivos y tensos de la película se convierten en un baile entre dos personajes a los que apenas apreciamos. Esta escena se eterniza hasta la desesperación y aunque le agradezco a George Lucas que no metiera el dedo en la llaga de mi sufrimiento con Anakin y Obi, no le perdonaré jamás que no lo hiciera

¡Guerra! Así empieza este ‘Star Wars. Episodio III: La Venganza de los Sith’. ¡Alegría! Así decido empezar mi texto. Esta película sí es una buena película. Esta película es ‘Star Wars’. Quizá un ‘Star Wars’ diferente, menos inocente, un ‘Star Wars’ que busca más espectacularidad de la que debería (ay, los minutos finales), pero es ‘Star Wars’.

Disfruto mucho viendo este final de la trilogía protagonizada por Anakin Skywalker (Hayden Christensen), que se confirma como el personaje más complejo de la saga. Sigue teniendo sus cosas reguleras: se abusa de primeros planos extraños que nos sacan de la escena, algunas de las escenas de acción también son algo reguleras y otras se sienten inconclusas, como la primera conversación entre Palpatine (Ian McDiarmid) y Anakin. Pero, en general, todos están mucho mejor, la narración tiene más sentido, la historia más intensidad y más emoción, y los minutos inmediatamente anteriores al clímax son fantásticos, pues la tensión es tal que no sabes qué puede llegar a suceder. George Lucas se sigue entreteniendo en los detalles, pero en esta ocasión no se hace pesado: es verdaderamente entretenido. Divertida incluso. Sobradamente mejor que las anteriores; casi tan buena como las primeras (mejor, en mi opinión, que el Episodio VI).

Tres aspectos muy interesantes de esta película. Empiezo con Palpatine, porque seguramente sea a quien menos líneas dedique pero quiero darle el lugar que se merece. ¡Cómo me gusta este personaje! ¡Cómo lo desprecio y cómo lo aprecio y cómo me gusta verlo en pantalla! ¡Cómo mueve los hilos, cómo se sale con la suya, qué poderoso es y qué poderoso se cree! Cuántas exclamaciones, no ponía tantas desde el Episodio IV, pero coincidiréis conmigo en que este personaje lo vale.

Star Wars - Anakin y Palpatine

En segundo lugar: Obi-Wan Kenobi (Ewan McGregor). Empiezas esta trilogía queriendo descubrir qué sucedió con el padre de Luke (Mark Hamill) y Leia (Carrie Fisher), y terminas enamorado de este tipo de aspecto corriente, humor fácil y grandes principios. Qué grandísimo personaje es Obi. No me extraña que en su caso se hayan decantado por una ficción para él solito; el conflicto que tiene en esta película, y que evidentemente arrastra después, da para una serie y para mucho más.

Star Wars - Obi-Wan Kenobi

Con su conflicto y el de Anakin, hubiera dado para un mejor final, por eso da tanta rabia que el clímax sea poco más que dos monigotes danzando en un mar de lava. Seguramente me hubiera deshecho en lágrimas si a George Lucas le hubiera dado por poner a Anakin y Obi a hablar del miedo, de los conflictos de los Jedi, de las contradicciones y las injusticias de la Orden, de los sentimientos que no pueden tener pero tienen, pero lo hubiera preferido a esta coreografía que se eterniza y que termina por llevarse el significado de lo que está sucediendo. Dos hermanos luchando entre sí, pero además dos visiones, dos emociones, dos respuestas enfrentadas en un escenario compartido. Esto no va o no debería ir de luchas físicas; o a lo mejor es que muchos de nosotros hemos visto algo que en realidad no es. Claro que tiene que ser espectacular, claro que tiene que haber una batalla, claro que la ira de Anakin y el deber de Obi tienen que encontrar su conclusión de esta manera, pero creo que hubiéramos necesitado más parloteo y menos baile.

Star Wars - Obi vs Anakin

Anakin es la estrella de esta película. Su evolución hacia el lado oscuro se completa, pero antes de eso, al tiempo que el miedo, la ira y el odio se consuman, vemos en él más sonrisas honestas, menos arrogantes; una especie de antesala de la felicidad que no llega a experimentar. Y en todo momento una manipulación muy clara por parte de Palpatine, que utiliza el miedo de Anakin para hacer que se arrodille. Tenemos que hablar más de cómo Anakin se resiste hasta el último momento, de que su primera decisión al conocer la naturaleza de Palpatine es exponerlo ante Windu (Samuel L. Jackson) y no unirse a él. Tenemos que hablar más de ello porque explica muchas cosas de este gran personaje.

En ‘La venganza de los Sith’ se demuestra que Anakin nunca ha pertenecido a los Jedi. Él lo sabe y se pone en palabras: “no soy el Jedi que debería”. Lo asume, e intenta ser el Jedi que puede ser. Supongo que habrá quien piense que sus acciones son estúpidas e inexplicables; a mí me parece que está, sobre todo, asustado. Se percibe en cada escena. Y está en el lado en el que debería estar, hasta que ya no puede más con tanto miedo, con tanta ira, con tanta rabia, con tanta impotencia.

Ese miedo (siguiendo la línea ya marcada por Yoda) le lleva a tener dudas. ¿Por qué tiene que renunciar a lo que ama? ¿Por qué tiene que renunciar a Padme? ¿Por qué hacerlo, si hay otras salidas, otras soluciones? ¿Por qué se prohibiría algo tan bueno, tan bonito, tan rico como es el amor? Anakin traiciona a Obi, Anakin traiciona a todos los que quiere, pero en realidad lo hace porque los quiere y porque no puede someterse a cosas que no entiende. Y en ocasiones se aferra a cualquier razón para justificar sus actos, pero lo cierto es que sus actos pueden ser perfectamente justificados (que no apoyados) teniendo en cuenta quién es y lo que ha vivido. ¿Estoy defendiendo a Anakin Skywalker? Creo que, por encima de cualquier otra posición, estoy comprendiendo a Anakin Skywalker. Y esto es, para mí, la clave de ‘La Venganza de los Sith’.

Star Wars - Anakin

En fin, quedaos con todo esto (o no) y volved a verla. Qué buena es esta película. Por la historia, por la narración, por las acciones, por los personajes y por los conflictos que se plantean a partir de todo lo anterior. Es buena. Justifica la existencia de esta trilogía.

Judith Torquemada

Estas son mis canciones favoritas de ‘Once Upon A Mind’, el último disco de James Blunt, después de un mes escuchándolo en bucle

Previous article

‘Relax, Take It Easy’, la canción tras la tragedia

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Cine