Ferrotipos
0
7

'Ferrotipos'

Lo Mejor
  • Reflejo de la vulnerabilidad de las mujeres y del poder
  • Reparto, con especial mención a Susana Abaitua
Lo Peor
  • -

La sexualización del cuerpo de las mujeres y la vulnerabilidad de las mismas está directamente relacionada. Pero esta última también está enormemente relacionada con el poder y con la coerción. Así nos lo muestra Nüll García en el cortometraje de ficción ‘Ferrotipos’. En él, conocemos a una joven modelo que acude al estudio de un reconocido fotógrafo para formar parte de su nuevo proyecto. Una vez allí, haciendo gala de su posición de poder, el fotógrafo le explica que en su nueva serie analógica busca capturar la vulnerabilidad y la inseguridad de las mujeres cuando se desnudan ante un hombre heterosexual que las observa completamente vestido. Un planteamiento en el que ya se aprecia el sometimiento que ejerce el artista.

También se aprecia en la reacción de la joven modelo, que trata de encontrar diferentes caminos para evitar el desnudo. No porque sea especialmente celosa de su cuerpo. De hecho, antes de entrar en el estudio nos dan pistas acerca de esto último. Es la posición inferior en la que se siente y en la que la ha situado el fotógrafo la que provoca que su desnudez sea incómoda. Que se sienta casi como una violación a su intimidad.

Nüll García sabe bien cómo mostrar esto a través del texto, pero sobre todo del subtexto. Y juega con esas relaciones de poder que no se ven, pero que se sienten. Y que cualquier mujer, en cualquier ámbito de la sociedad, conoce. Pero la vulnerabilidad está bien reflejada sobre todo a través del trabajo de Susana Abaitua. La actriz nos tiene ya acostumbrados a interpretaciones honestas y auténticas, emocionales y emocionantes. Y, aunque aquí dispone de un menor tiempo y de un menor espacio, por el formato, el trabajo en la piel de esta modelo es impecable.


Ferrotipos
Foto: Festival de Cine Iberoamericano de Huelva

En general, el reparto es un punto más a favor de ‘Ferrotipos’. Con un Adolfo Fernández que impone y genera rechazo a través de la pantalla y una Alba Flores a la que, sencillamente, siempre da gusto ver. Al contrario de lo que ocurre muchas veces con los cortos, en los 14 minutos de duración de este, sí conocemos una importante parte de los personajes. Tenemos esa base que nos permite dibujar algunos trazos de su personalidad y que aporta una mayor profundidad a la historia. Esto, el asentamiento de unos pilares sólidos y el desarrollo satisfactorio de la trama, es lo mejor de un corto que se sitúa cómodamente en el notable.

También es común, y positivo, que los cortos nos dejen con ganas de más. De un análisis más profundo o de una mayor documentación acerca del tema que tratan. Aquí, pese a estar hablando de ficción, también ocurre. Porque ‘Ferrotipos’ se fija en algo que todas las mujeres conocemos, pero que no estamos acostumbradas a ver bien reflejado en la pantalla.

‘Ferrotipos’ forma parte de la programación del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, que puede seguirse a través de Filmin.

Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

Crítica de ‘Yalla’: el horror al otro lado de la colina

Previous article

C. Tangana, galardonado con el Premio ‘El Ojo Crítico’ de RNE de Música Moderna

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cine