Yalla
0
6.5

'Yalla'

Lo Mejor
  • La forma en la que refleja el horror dentro de lo cotidiano
  • Buena factura técnica
Lo Peor
  • -

Antes me auto convencía de que, en un futuro no muy lejano, todas esas producciones cinematográficas que viajan a la II Guerra Mundial para rescatar sus historias se transformarían en películas acerca de lo ocurrido en Palestina. Ya no. Supongo que porque he comprendido, con el paso del tiempo y la ampliación del conocimiento, que hay una importante parte de la industria -y de la sociedad- a la que no le interesa mirar en esa dirección. Y para la que Oriente Medio es una zona en constante guerra en la que las vidas valen mucho menos que en Occidente. Por fortuna, sí hay cineastas que han decidido rescatar lo que allí ocurre y compartir con el mundo una realidad que no debería continuar velada. Uno de los últimos en hacerlo ha sido Carlo D’Ursi con ‘Yalla’.

Este corto de ficción, rodado en blanco y negro, nos traslada a una zona desértica cuya ubicación no conocemos hasta los compases finales. Allí, unos niños juegan al fútbol. Animándose constantemente con ese vocablo que en árabe sirve para casi todo. “Yalla” puede ser una orden, un aplauso o un aporte de coraje. Es casi universal y, por tanto, es extraño cuando no aparece en las conversaciones. Aquí, el director y Sergio Barrejón, con quien escribe el guion, se valen de esto para construir un interesante juego en el que “Yalla” es la única palabra que aparece. Todo lo demás lo dicen los gestos, los movimientos y las miradas.

Además de valerse de un vocablo ‘cotidiano’, D’Ursi y Barrejón también se refugian en una escena cotidiana. El inocente juego de unos niños, un baile a escondidas y un intercambio de guiños que, dependiendo del lugar del mundo en el que te encuentres, pueden tener un final devastador. Así lo vemos en el cortometraje, en el que se refleja el horror con muy poco. Un horror al que los afortunados no estamos acostumbrados, pero que forma parte del día a día en la Franja de Gaza.


Yalla
Foto: Festival de Cine Iberoamericano de Huelva

Sin más palabras que ese grito universal y en diez minutos, este corto logra llevarnos a un lugar muy lejano en todos los sentidos. Y recoger ese terror que persigue a los palestinos año tras año, mientras el mundo permanece impasible. Mirando desde la distancia, como el dron que siempre el caos en ‘Yalla’. Desde una posición superior, segura y todopoderosa. Sesgando las vidas de inocentes que ven cómo su futuro se desdibuja por el mero hecho de haber nacido en un lugar concreto.

Con un buen trabajo interpretativo y una mejor narración, el cortometraje logra el impacto que persigue. Y remueve conciencias o, al menos, tendría que hacerlo. Jugar al fútbol entre amigos no debería ser peligroso en ningún lugar del mundo.

‘Yalla’ forma parte de la programación del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, que puede seguirse a través de Filmin.

Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

Crítica de ‘Biografía del cadáver de una mujer’: las historias que hay que contar

Previous article

Crítica de ‘Ferrotipos’: sobre la vulnerabilidad de las mujeres

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cine