Te quiero, imbécil
0
5.6

Te quiero, imbécil

Lo mejor
  • Sigue los patrones clásicos de las comedias románticas; los afines al género disfrutarán con ella
  • Tiene buenos momentos de humor, como los protagonizados por Ernesto Alterio
  • Es agradable y entretenida
  • Quim Gutiérrez en un papel que ya conocemos pero que ojalá le sigan dando toda su vida
Lo peor
  • No dice demasiado en ningún aspecto, ni tampoco innova, por eso se queda en un simple "no está mal"

‘Te quiero, imbécil’ es el nuevo largometraje de Laura Mañá, y llega a nuestros cines este viernes 24 de enero. Protagonizada por Quim Gutiérrez y Natalia Tena, que pasean por Barcelona acompañados de otros rostros conocidos como el de Alfonso Bassavé, esta película se resuelve con las fórmulas típicas de la comedia romántica, que conoce y aplica con solvencia. Tenemos hasta banda sonora icónica a cargo del dúo escocés The Proclaimers y esas 500 millas que tantas veces hemos recorrido.

Marcos tiene más de 30 años, su novia ha roto con él después de que este le pidiera matrimonio, le han echado de su trabajo de siempre y tiene que volver a vivir con sus padres. Al comprender que tiene que comenzar una nueva vida, se da cuenta de que no es para nada un hombre del siglo XXI. No entiende de tendencias, de modas ni tampoco del nuevo papel de las mujeres, y entonces siente la necesidad de dar un cambio radical a su imagen y su pensamiento, para lo que recurre a un gurú de Internet.

Escuché muchas carcajadas a mi alrededor durante el visionado de la película, y yo misma le reconozco alguna que otra por mi parte, y también más de una sonrisa cómplice con las imágenes. ‘Te quiero, imbécil’ puede ser una buena película para ver un domingo cualquiera en que lo único que quieres es pasar un buen rato, aunque también tengo que decir que no pude compartir el tipo de humor del que se sirve en ocasiones. En un momento determinado me encontré pensando que, si bien era una película dirigida por una mujer, seguramente el guion estuviera a cargo de un hombre. A lo mejor esta sensación explica un poco a qué me refiero. Sin limitar el humor, a mí hay cosas que ya no me hacen gracia, aunque tampoco me he sentido particularmente ofendida por lo visto y creo que hay un esfuerzo por situarla en los tiempos que estamos viviendo.

Quim Gutiérrez en Te quiero, imbécil
Quim Gutiérrez en ‘Te quiero, imbécil’

No hay gran crítica social escondida en la comedia, pero queda en pantalla un reflejo de varias de las cosas más cuestionables de nuestra sociedad, y quizá esté en esa exposición sin juicios la crítica que muchos buscan. En la excesiva dependencia de la tecnología para todo, para ligar y para buscar consejos y soluciones, en el esfuerzo que hacemos por adecuarnos a tendencias que no dicen nada de quienes somos, en la necesidad constante de exhibirnos y gustar. Hay cositas, desde luego, pero no parecen formar parte de un discurso excesivamente pensado; parece, más bien, algo que se obtiene de manera natural de la propia historia, y solo quien quiera hacerlo.

El punto fuerte de ‘Te quiero, imbécil’ es Quim Gutiérrez. He tardado años en comprender que es la persona que más gracia me hace en este país, pero es así. Es mi cómico favorito. Y no necesito mucho de él: una de sus miradas a cámara, uno de sus discursos atropellados, esa tierna torpeza que suele acompañar a sus personajes en este tipo de películas… Protagoniza las mejores escenas de una película cuya trama gira en torno a él y cuyo papel tiene bien aprendido. En este sentido, qué bien que una comedia romántica pueda pilotar en torno a un hombre que se enamora y sufre y cambia y está confundido. A su lado, Natalia Tena. El rollazo que tiene esta actriz es innegable, y el tipo de personaje que se construye con ella (¿que se ha construido para ella?), siguiendo un arquetipo muy concreto, aporta un aire fresco en la película, aunque confieso que no he terminado de caer en su embrujo. También gustará Ernesto Alterio. Me he sonreído solo de recordarlo.

Natalia Tena y Quim Gutiérrez
Natalia Tena y Quim Gutiérrez

‘Te quiero, imbécil’ es, en fin, una típica comedia romántica que, sin que me haya resultado excesivamente divertida, me invita a pensar que muchos espectadores pasarán un buen rato viéndola; sigue una historia de amor que ya hemos visto otras veces pero que no deja de resultar agradable y puede servir como entretenimiento para una tarde cualquiera.

Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

El spinoff de Riverdale, KATY KEENE

Previous article

Andrés Suárez presenta su nuevo single ‘Despiértame’

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cine