Críticas (Series)DestacadosSeries

Crítica: ‘Maldita’ es una historia vista mil veces, y carece de fuerza

0

‘Maldita’ empieza como empiezan los grandes relatos, los relatos clásicos, los relatos de siempre. Érase una historia perdida en el tiempo, de la Espada de Poder y la joven mujer que la empuñó. La llamaron demonio, hechicera, salvadora. Así empieza ‘Maldita’, y yo me vuelco con ella porque me encantan los relatos de siempre, los relatos clásicos, los grandes relatos. El entusiasmo, sin embargo, se me pasa pronto.

Pocas veces una obra de fantasía funciona cuando se adapta a la gran pantalla; supongo que es difícil convertir palabras evocadoras en imágenes poderosas. Ni siquiera que sus responsables literarios estén implicados garantiza que pueda salir bien. No sé cómo será ‘Maldita’, la obra de Frank Miller y Thomas Wheeler, en papel, pero en pantalla no funciona. Está repleta de clichés, de historias que no conectan entre sí, de otras que no interesan, de personajes carentes de ese rasgo distintivo que provoca que queramos coger una espada y defenderlos a muerte. No brilla en ninguno de los aspectos en los que deben brillar las obras de fantasía, y ni siquiera es correcta en todos ellos.

Me llevo muy pocas cosas positivas de este visionado. Me ha gustado Katherine Langford, y desde luego me ha gustado que las historias empiecen a abrazar la diversidad y la representación de todas las realidades que existen, porque así es como debe ser. Porque existen, no son un cupo. El problema de ‘Maldita’ no es este; el problema de ‘Maldita’, porque ya estoy viendo venir a algunos, no es que quieran meternos con calzador todo esto, no es que quieran cambiar la historia y patinen. No tiene nada que ver con eso.

El problema tiene que ver sobre todo con la narración de la historia, y también con el guion, que es un guion más bien vacío que se dedica a repetir fórmulas ya vistas y que no busca innovar en ningún aspecto. El conflicto principal no está representado ni desarrollado con la suficiente fuerza como para tener un impacto en el espectador, y muchos de los que son un simple complemento a la trama principal hacen aguas por todas partes. Este es el problema. Supongo que, al final, es un problema de fuerza. No tiene fuerza. ‘Maldita’ no tiene fuerza.



Algunas consideraciones generales

‘Maldita’ narra la historia de Nimue (Katherine Langford) y el pueblo Fey. Los Fey no son humanos, tienen magia en sus venas y por esta condición son perseguidos por la Iglesia. Tomando como base y como referencia el ciclo Artúrico, Nimue se convierte en esta ocasión en la elegida para empuñar la Espada de Poder y también para salvar a su pueblo, que empieza a sentirse indefenso y condenado.

Resignado a resistir como pueden la violencia de los Paladines Rojos contra ellos, también la indiferencia del Rey de Britania ante este conflicto, y la neutralidad que muestra el gran mago Merlín (Gustaf Skarsgård), que debía protegerlos y sin embargo les ha dado la espalda. Merlín tiene, por otro lado, sus propios conflictos internos, como también los tiene la propia Nimue, que se ve de pronto en el centro de la batalla, sintiéndose una niña y sin comprender nada de lo que sucede.

Esto es un poco ‘Maldita’, o al menos un resumen de sus primeros pasos. Empieza con imágenes rápidas, que se entrelazan entre sí, con flashbacks que nos ponen en el contexto del viaje que vamos a realizar con la protagonista. Advertimos una conexión con Merlín, y vemos batallas desde el primer momento. Algunas bien llevadas, otras no. El primer episodio es, sobre todo, una presentación de este mundo, que tiene un ambiente medieval y los típicos escenarios británicos (preciosos, aquí no puedo decir nada negativo). Es una gozada, por cierto, que los cambios entre escenas y escenarios se realicen a través de animaciones fantásticas, que encajan con la estética de la serie. Así que es una pena que, a medida que avanzan los capítulos, se olviden de este recurso.

En ‘Maldita’ hay magia, seres mitológicos, ofrendas, maldiciones, batallas. Si uno puede pasar por alto las debilidades de la historia y del guion, supongo que podrá pasar dos días viviendo con tranquilidad en este universo. Viendo esta serie sin demasiado esfuerzo. Dejando pasar las escenas sin tener que prestar una atención especial. He de decir, en cualquier caso, que no siempre me ha parecido entretenida, y que algunas historias se me han atragantado del todo; otras, dentro de sus fallas, al menos sí me tenían pendiente. Pero volvemos a lo mismo: la mayoría no tiene fuerza. El conjunto no tiene fuerza.


Maldita
Cr. Netflix © 2020

Algunos detalles concretos

Mi problema con esta clase de obras fantásticas, recordando también ‘Carta al rey‘, que Netflix estrenó hace no mucho, es que tanto los conflictos como los diálogos siguen una base muy concreta y muy definida, vista mil veces antes. Siento que los autores no se molestan en hacerlo suyo; toman las fórmulas que históricamente han funcionado y crean una historia que, claro, se ha visto mil veces. Y siendo así puedes correr el riesgo de aburrir al espectador por falta de originalidad, por falta de personalidad. Como se ha dicho en un sinfín de ocasiones: ya todo está escrito, ya todo está creado, pero siendo un autor puedes jugar con los elementos y las herramientas. ‘Maldita’ no juega con nada, no se arriesga con nada. No tiene nada de personal. Los conflictos son conflictos base, los diálogos son diálogos base y los personajes son personajes base.

Lo vemos en el personaje del Rey, a quien hemos visto mil veces antes con otros rostros y cuyas escenas me hubiera gustado omitir. ¿Qué valor tiene este personaje? También incluso en su madre, que es un personaje muy secundario y que me molestaba sobremanera. ¿Por qué? Porque está repitiendo, porque no tiene personalidad, porque no tiene matices, porque no tiene historia, ni coherencia, ni, al final, sentido. Lo vemos incluso en Merlín, porque han dado una vuelta a la figura histórica que conocemos, pero dentro de esta novedad en realidad no hay ninguna novedad. No tiene nada que destacar, ni siquiera las sorpresas que pretenden acompañarle son sorpresas. Y es bastante irritable, por cierto. Que yo diga esto de alguien con un personaje de un Skarsgård…

Los conflictos no se desarrollan con naturalidad; se nota que son creados porque tienen que ser creados, no se desprenden de las acciones que se van sucediendo. Y se abren varias historias en varios escenarios, pero algunas no son capaces de tener una evolución continuada, bien porque en realidad no encajan en el conjunto, bien porque hay otras que importan más, y por tanto se les da una prioridad en cuestión de tiempo en pantalla.

Así que de algunas cosas nos olvidamos, hasta que volvemos a tener una pincelada que, en fin, nos puede sacar de lo que estamos viendo. Con tantos frentes abiertos se arriesgan, otra vez, a aburrir, pero también se arriesgan a no poder cuidarlos bien y por tanto a perder ritmo, otra vez la coherencia y otra vez el sentido último de la historia. Nos perdemos por el camino, pero porque ‘Maldita’ también se pierde, se entorpece a sí misma.

Y nunca se termina de sentir lo épico de la historia, tampoco visualmente. Algunas batallas, de hecho, dejan bastante que desear. No sé si Katherine Langford hubiera logrado lo épico, la fuerza de la que hablaba antes, con un mejor guion; ella me ha gustado sobre todo en el aspecto emocional, porque tiene emoción y porque creo que entiende bien el carácter del personaje. Nimue es lo mejor de ‘Maldita’, pero lamentablemente esto no dice demasiado teniendo en cuenta que todo lo demás no brilla. A veces, como digo, ni siquiera responde de forma correcta.


Maldita
Cr. Netflix © 2020

‘Maldita’, en resumen

Es un producto más de Netflix. No creo que vaya a dejar huella en ningún espectador que se acerque a descubrirlo, pero puede llegar a entretener a quien se deje llevar por estos escenarios y este tipo de historias. No puedo asegurar que se desee verla hasta el final, porque a medida que avanzan los episodios uno comprende que es una historia carente de emoción, por la falta de sorpresas, por esa falta de fuerza, y porque las resoluciones ya las conocemos de antemano. Así que, precisamente, en manos de cada uno. Si podéis disfrutar de algo así sin necesidad de plantearos nada, adelante con ‘Maldita’. Disponible en Netflix desde este viernes 17 de julio.

Maldita

4

Lo mejor
  • Puede ser entretenida
  • A quien apetezca ver una ficción ambientada en un mundo medieval mágico, bien
Lo peor
  • No hay sorpresa, ni emoción, ni fuerza, porque la historia ya la hemos visto, las resoluciones ya las conocemos y los personajes no tienen carácter auténtico
  • Algunas subtramas ni siquiera interesaran
Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

‘Cuestión de justicia’ y todo lo que cambió en mí

Previous article

Izaro recorrerá parte de España este verano con la gira ‘Cuando Se Pueda’

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up