DestacadosEl Personaje (Series)Series

‘El Ministerio del Tiempo’: Irene Larra es la determinación

0

Uno de los aspectos que más valoro como espectadora de ‘El Ministerio del Tiempo’ es la constante evolución de la serie en todos los aspectos. En trama, en estilo y ritmo narrativos y, por supuesto, en los personajes. Si echamos la vista atrás, todos ellos han crecido de una o de otra manera. Y, manteniendo la esencia, poco tienen que ver con los que conocimos en los primeros compases de la serie. Una evolución que vemos perfectamente reflejada en el caso de Irene Larra.

Pensando en ella, hace tiempo llegué a la conclusión de que es todo lo que una mujer puede desear ser. Principalmente porque, aunque el pasado la visite de tanto en cuanto, es una mujer libre. Que está donde quiere estar, que se muestra al mundo tal y como es y que se siente respetada. También es una mujer que rompe con todo tipo de clichés y estereotipos, auténtica y orgullosa de sí misma. Una mujer que ama ser mujer y en la que la sororidad y la lucha feminista juegan un papel básico.

No puedo evitar mirarla con orgullo y a la vez con el anhelo de llegar a tener la fuerza, la valentía y la seguridad que ella misma ha creado. Hasta ahora, he disfrutado de todas sus poderosas escenas y también de ese cambio que se ha ido cocinando a fuego lento. Ahora, Irene es una mujer mucho menos alocada, más centrada y que, sobre todo, antepone el deber y su trabajo a todo. También al deseo sexual y al deseo de una mayor libertad que en otro tiempo fueron su prioridad.

Independiente, segura, inteligente, determinada, generosa, valiente, resolutiva, empática y una inmejorable agente. Comprometida para con la historia de España y para con sus deberes, pero sobre todo para con las mujeres que, como a ella le ocurrió, han sido silenciadas durante demasiado tiempo. Irene Larra es el espejo en el que todos querríamos mirarnos.

Más que una superviviente

Irene Larra

La despedida de Salvador Martí a Irene no fue otra que un regalo. Un sueño cumplido. Ese departamento de memoria histórica femenina por el que tanto había peleado. Porque Irene es una mujer que lucha por las mujeres y que las admira profundamente, como por ejemplo ocurre con Clara Campoamor. Pero también se ha convertido en un ejemplo para el resto, en alguien a quien admirar. Su personaje es una prueba de la fuerza y el impacto de las ficciones, que muchas veces son consideradas como un mero entretenimiento. Pero que, como ocurre con ‘El Ministerio del Tiempo’, van mucho más allá.

Algunos dirían que Irene es una superviviente. Y lo es, por supuesto. Pero el gran acierto de los hermanos Olivares y de todo el equipo de la serie ha sido apostar porque esto no la defina. Estamos acostumbrados a ver a las mujeres maltratadas o rechazadas como eso, como supervivientes que tratan de salir adelante con un importante peso a sus espaldas. Pero las víctimas de maltrato o las mujeres que han sido oprimidas por su círculo y por la sociedad son ante todo seres humanos. Capaces de construirse a sí mismas. De tomar un camino y recorrerlo tirando a un lado las piedras de su mochila. De salir del túnel y de vivir, como cualquier otro haría. Y eso es algo que hemos visto en Irene Larra.

Conocemos su pasado y el impacto que tuvo en ella. Pero no es, ni de lejos, lo más importante del personaje. Su pasado no la define, como tampoco lo hacen los tópicos o los estereotipos que siempre hemos visto relacionados con supervivientes como ella o con su propia orientación sexual. A Irene la definen su carácter, sus ideales y sus acciones. Como ocurre con Julián, con Amelia o con Alonso. Y, aunque esto parezca demasiado obvio, no es algo que estemos acostumbrados a ver en la pantalla.

Una pieza fundamental

El Ministerio del Tiempo
Foto: RTVE / David Herranz

Irene Larra es uno de los ejes de la serie y del Ministerio. No creo que la historia de España pudiera haberse salvado en tantas ocasiones sin ella. Y tampoco creo que la serie se hubiera sostenido, con el paso de los años y las modificaciones en el reparto principal, sin su presencia. Al principio, cuando cruzamos por primera vez las puertas del Ministerio, nadie imaginaba que este personaje se convertiría en uno de los muros de carga de toda la ficción. Pero así ha sido. Sin darnos cuenta, se ha ido situando como una de las piezas centrales del puzzle. Decisión, por cierto, más que acertada.

A nivel interno, también lo ha hecho. Su organización, su conocimiento y su determinación siempre han sido fundamentales para el funcionamiento de toda la institución. Sus propios compañeros son conscientes de ello, y saben que pueden confiarle una importante parte de la responsabilidad. Porque siempre, sin importar las circunstancias, va a cumplir con su deber. Irene siente que el Ministerio es su verdadera familia, la que la ha valorado y querido como merece y la que ha permitido que tenga la vida que soñaba casi sin saberlo. Por eso tiene un compromiso absoluto con Salvador y compañía. Y lo demuestra en cada misión.

Como agente de campo, es implacable. Su enorme seguridad, que se transmite con una increíble fuerza, le permite ser periodista, mujer de la alta esfera o bandolera. Lo que requiera la situación y la época. Es ese agente al que confiar tu vida y esa amiga que sabes que siempre va a protegerte, incluso de ti misma. Una maestra y, como decía antes, un espejo en el que mirarse, al que Cayetana Guillén-Cuervo ha otorgado una personalidad arrasadora.

Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

Michelle Jenner, Roberto Enríquez y Hugo Silva serán los protagonistas de ‘La Cocinera de Castamar’, la nueva serie de Atresmedia

Previous article

Disclosure presenta, ‘My High’, una colaboración junto a Aminé y Slowthai

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up